• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Barbastro, Opina, Opinión

Bye bye Podemos

1456847140_329618_1456850659_noticia_fotogramaTodavía está Pedro Sánchez hablando en su discurso de investidura y ya no puedo aguantarme, como me he estado aguantando todas estas semanas de dudas y reuniones , de arrogancias, inmovilismo y falta de altura de miras.

No quiero esperar a que acabe su discurso el candidato del PSOE y se empiecen a analizar sus propuestas y si estas son viables.

Pienso que todo lo que estoy escuchando me conviene y nos conviene a todos. Una de las premisas que acabo de escuchar es que hay un vehículo que nos ha de llevar al cambio y ese vehículo es apartar a quien ha gobernado España estos últimos cuatro años.

Y si esto último no me convenciera, estoy escuchando, además, una batería de medidas que devuelven la dignidad a los de abajo, a la gente sufridora de esta crisis. Alguien tenía que venir a invertir los apoyos y las amnistías a los poderosos para devolver todo lo que el pueblo ha ido perdiendo estos últimos años.

Cuando se vote en dos ocasiones esta investidura se retratarán todos. Habrá una foto que se verá en España entera y además en una España fuerte y unida, una foto en la que quien se mueva no saldrá.  ¿Y qué supondría moverse en esta foto trascendental?

Pues para mí sería no dar apoyo a quien más alto ha apuntado y a quien más ha crecido de cara a a la ciudadanía. Quien está todavía hablando, Pedro Sánchez, desde mi punto de vista ha ido creciendo como figura política y como estadista mientras pasaban tantos días de incertidumbre, de dimes y diretes y de posturas inflexibles y líneas rojas.

Todo lo que estoy oyendo ahora mismo ya lo oí en campaña antes del 20 de diciembre de la mano de un partido de izquierdas emergente: PODEMOS. Pues bien, también tengo una cosa muy clara, y no se lo voy a decir a sus dirigentes, con quienes tengo contacto directo a través de las redes. Simplemente voy a aprovechar estas líneas muy sentidas y llenas de esperanza para expresarles que si no se saben unir, dar apoyo y montar en el vehículo que conduce Pedro Sánchez y que nos aleja de las políticas de las derechas más prepotentes y antisociales, pues sencillamente les he de decir: “-BYE BYE… PODEMOS”. No contéis conmigo para una nueva campaña y nueva votación.

Previous ArticleNext Article

4 Comments

  1. Amigo Pedro, primeramente quiero decirte que respeto tus creencias , se que eres un hombre honrado y  convencido de que las izquierdas son la solución de todos los males que nos afectan. Dentro de la izquierda yo salvaría a los SOCIAL DEMÓCRATAS ( donde yo me sentiría muy agusto), pero entiendo que en España hay muy pocos. Nuestra historia reciente y me refiero del año 1931 al 1939, las divergencias entre las izquierdas fueron las que hicieron que se enfrentaran entre ellos -TROSKISTAS- MARXISTAS-LENINISTAS-PARTIDO OBRERO DE UNIFICACION MARXISTA ( llamado el P.O.U.M., en mi tierra ) y tantos y tantos otros que hicieron que la gobernabilidad fuera imposible y las consecuencias todos sabemos a donde nos llevaron. Estarás pensando y ¿ de las derechas que me dices Paco ?, pues lo mismo fuimos incapaces de sentarnos todos y hablar para llegar a acuerdos ( cosa que es lo que esta sucediendo en la actualidad. Tuvimos que esperar al año 1978 para que en este país ocurriera un milagro donde todos cedieron y nos han llevado a 40 años de paz y progreso. No rompamos esa concordia entre nosotros y que la coherencia vuelva. Un abrazo de un español que como tú quiere que todo llegue a BUEN FIN.

  2. No se preocupe señor Velázquez que, afortunadamente, todo llegará a BUEN FIN. Como debe ser. En 1936 la gobernabilidad era perfectamente posible. El estereotipo de que España era ingobernable es la versión que el franquismo, como bando vencedor, ha transmitido manipulando y falseando la historia. Simplemente una GRAN MENTIRA. España era ingobernable para los intereses de una minoría de agentes sociales, los poderes fácticos, que querían mantener los privilegios de todo tipo que tenían, en algunos casos, desde siglos atrás. No querían reconocer el papel de la gobernanza democrática, la nueva gobernanza democrática que trajo la Segunda República y los cambios sociales que forzosamente acarreaba. Esta nueva forma de gobierno dejaba al descubierto todas las tensiones y choques estructurales entre los diversos intereses de clase social, es decir, reflejaba la auténtica realidad, la auténtica foto de lo que era la verdadera sociedad española. Con transparencia, con autenticidad. Ni los grandes propietarios agrarios, industriales, mercantiles y financieros, con sus redes clientelares, ni la cúpula de la jerarquía eclesiástica, ni una parte del ejército y de la clase política que representaba aquellos intereses pudieron soportarlo ni, lo que fue trágicamente peor, permitirlo. En una sociedad democrática los problemas de orden público salen a la luz. Existe ( teóricamente ) la libertad de información. Mala señal si no se conocieran o no se quisieran afrontar. La quema de iglesias, la ocupación de propiedades privadas, la ruptura de la soberanía nacional ( Maciá, Companys ) eran gravísimos problemas de orden público y constitucional que debían ser solucionados con la debida proporcionalidad de uso de las correspondientes herramientas que el Estado tiene. El propio Franco estuvo en la represión de la llamada Revolución de Asturias de 1934. Pero el mantenimiento del órden público jamás justifica una guerra con sus devastadoras consecuencias. Si el golpe de Estado les salió mal ( que les salió ) Los Mola, Queipo de LLano, Cabanellas, Franco, debieron irse a su casa y no derivar a España hacia la guerra. Suya fue la responsabilidad ante la historia y suya fue la culpa de todo lo que pasó. La ingobernabilidad fueron ellos y los demás grandes poderes que les ayudaron y apoyaron.

  3. Completamente de acuerdo, Beturián. Yo también soy de Juan Gelmán: «Lo contrario del olvido no es la memoria, sino la verdad». Pensar que la república trajo todos los problemas de «gobernabilidad» no es ni bueno, ni malo: es mentira. Franco era un golpista. Su golpe de estado que ni triunfa ni fracasa ocasionó la guerra civil, esto es, la  lucha entre defensores de un golpe de estado y defensores de una democracia. Y luego el POUM, los comunista en Madrid, la burreta de Azaña  y lo que ustedes quieran. 
    Y ahora es cuando aparece una mente preclara y dice que soy un guerracivilista. Ya.

  4. Sr. Beturián, le agradezco su opinión sobre mi escrito, pero me da la sensación que no me ha entendido o yo no me he explicado lo suficiente para que se me comprendiera. En un momento digo que la culpa fue de los dos los unos y los otros o si lo prefiere derechas e izquierdas,. Cosa que esta sucediendo en la actualidad. Los apoyos siempre están en los dos lados.
     Esta Cataluña que hoy no nos quiere fue la que aportó mayor capital a los militares insurrectos (cosas de la vida). Seamos humildes y repartamos las culpas al 50%. Un abrazo, el diálogo siempre es necesario y el respeto fundamental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *