Barbastro, En portada, Sociedad

Los nazarenos de Barbastro cuelgan el tambor hasta la próxima temporada

Cuadrilla 2016 Carcaixent

Nazarenos de Barbastro.

Las jornadas previas a la Semana Santa 2016 fueron muy intensas para la Cuadrilla de Concurso de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, que tras meses de duros ensayos volvió a participar, meritoriamente, en diferentes concursos.

La Unión de Tambores de la Provincia de Zaragoza celebró el domingo, 28 de febrero, el VIII Concurso de Tambores y Bombos de Villa de Alagón, XXX Encuentro de la UTPZ obteniendo, la Cofradía de Jesús Nazareno de Barbastro, el Segundo Premio quedando a tal sólo 1 punto del primer clasificado. Una jornada, como cada año llena de emoción, nervios y reencuentros, pues “El Nazareno de Barbastro”, como es ya conocido, es participante veterano en este concurso, en el que siempre es recibido con mucho cariño.

Santi Riquelme PremioEl sábado 12 de marzo la Sección participó en el XXIV Concurso Tambores y Bombos Villa de Ejea, donde de nuevo consiguieron el Segundo Premio. Además cada año, toda la Sección de Instrumentos participa con casi un centenar de cofrades, en la parte de Exaltación.

Para finalizar los actos previos a la Semana Santa, el domingo 13 de marzo, participaron en el XLI Concurso y Exaltación Instrumentos Tradicionales de la Semana Santa de Zaragoza, clasificándose en 12 posición.

Por último, este domingo 24 de abril, participaron en el Concurso Nacional de Tambores y Bombos de Carcaixent, Valencia, clasificándose en Sexta posición.

En este concurso un jurado profesional valoró además otras aptitudes rítmicas y de la percusión, siendo premiado, el jefe de la Sección de Tambores, Santiago Riquelme, con el Premio Especial de Crítica, premio que se otorga por la habilidad, técnica y experiencia con el tambor.

La Cuadrilla expresa su satisfacción de manera personal y colectiva por sus logros durante, lo que es ya una vida de concursos. Cada uno de sus componentes valora el camino recorrido junto a sus compañeros como algo muy positivo, que ya más que una afición, cuando hablamos de a lo que el tambor y el bombo se refiere, es casi como una forma de vida, les llena y les satisface a todos a muy diferentes niveles.

Es algo que unen a su sentimiento Cofrade, haciéndolo aún más fuerte, y añadiéndole valor, algo que unen a su fe y a su ser.

Dicen sentir como un escalofrío les recorre de arriba a abajo al oír: “El Nazareno de Barbastro”, al oír el sonido de las cornetas heráldicas antes de salir a tocar, cuando cesan los murmullos del público y se oye el golpe de baquetas para empezar a tocar. “Es un sentimiento indescriptible que sólo puedes vivirlo”, nos dice Santiago Riquelme.

Esperan poder seguir durante muchos años viviendo juntos ésta sensación para la que no encuentran palabras.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.