• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Barbastro, Opinión

Cuéntame

CuéntameHace 100 años, en septiembre de 1916 Andrés Martínez Vargas funda en Barbastro el primer Instituto Nipiológico de España, con el objetivo de disminuir la mortalidad infantil mediante consejos a las madres acerca del modo de cuidar a los niños y la concesión de ayudas para su alimentación.

Su primera instalación estuvo en unos bajos de la calle Romero número 25, (actualmente calle Escuelas Pías 9), junto a lo que fue después el Cine Coliseo, para luego pasar hasta 1936 a la calle Conde número 5.

En una evaluación de sus primeros diez años de funcionamiento, se calculó que se habían salvado 430 niños, lo que suponía una reducción del 80 % de la mortalidad infantil previa a su creación. Estadísticas tan favorables sirvieron de apoyo para la difusión de este tipo de instituciones en Aragón y España.

Como reconocimiento a su labor, el Ayuntamiento cambió el nombre de la calle Portillo por el de Dr. Martínez Vargas. Desde 1975, el Instituto de Enseñanza Secundaria de su ciudad natal, Barbastro, lleva su nombre como homenaje.

Cuando yo jugaba en esas calles no conocía esta historia. Habían pasado 50 años desde su fundación el día que yo nací en Casa Puertas, en la esquina de la Calle Portillo con la Calle Mayor.

El nombre que le dábamos a las calles, no correspondía con el que aparecían en los letreros. La calle Argensola era la calle Mayor y la calle Martínez Vargas, era la calle Portillo.

Cerraba la manzana la calle Escuelas Pías, que cuando se inauguró el Instituto Nipiólogico era la continuación de la actual calle Romero. Era una zona con mucho movimiento.

Supongo que sería similar al que había en aquellos años de su fundación, cuando la ciudad de Barbastros seguía apiñada en torno al casco antiguo y todos los bajos eran comercios.

Por aquel entonces, mis padres regentaban una carnicería en la calle Mayor (donde ahora está el jardín de la UNED) junto a la imprenta Correas. Se encontraba en la llamada Casa Salas.

Por encima, donde ahora está el edificio de la UNED, estaban La Calera, la armería Lacau y la funeraria Valle. En la acera que yo vívía había un zapatero remendón, la tienda del señor Mariano, un centro de Higiene y Casa Valentina.

En la calle Portillo (Martínez Vargas) había varias carnicerías. Actualmente aún queda una abierta. Yo recuerdo especialmente, la tripería de Rosa y la huevería de Morancho, donde también vendían hielo en barras.

Morancho se encontraba en lo que fue la continuación de la calle Romero, actualmente Escuelas Pías. Encima estaba lo que fue el Cine Coliseo inaugurado en agosto de 1932 con un aforo de 551 personas. Se cerró a mediados de los años 60.

Yo no lo conocí, pero si recuerdo los domingos de cine en los Escolapios, al final de esta calle. Una zona bulliciosa de niños cuando todavía estaba el Colegio de las Monjas.

Todo aquel trajín de pequeños comercios tenían los días contados cuando crearon el Nuevo Mercado donde actualmente está el supermercado Simply en la plaza de la Tallada.

Era un mercado circular interior con puestos a ambos lados y unos pasillos muy anchos. Nunca se llegó a llenar. Fue agonizando poco a poco con la aparición de la grandes superficies.

El supermercado Simply volvió a dar vida a esta zona para favorecer el comercio en lo que fueron dos calles muy populosas, la calle la Monjas (Pablo Sahún) y calle Monzón (Joaquín Costa).

Algo similar ocurría en la Plaza del Mercado mientras estuvo un supermercado en lo que era Almacenes San Pedro, que favorecía el trasiego de personas que venían del casco viejo y la zona de las Huertas.

Precisamente, la urbanización de las Huertas es la que ha seguido manteniendo con vida la calle Portillo y la calle Mayor, aunque no tengan la misma densidad de comercio.

Es la Plaza del Mercado la que todavía mantiene una textura comercial y lúdica que recuerda aquellas calles bulliciosas. Su peatonización hace que sea un lugar escogido por las familias para que los niños jueguen y puedan seguir respirando el sabor del comercio tradicional.

Daniel VALLÉS TURMO

 

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *