• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Barbastro, Opina, Opinión

Vacaciones en paz

DSC06046Así es como se titulaba, el pasado viernes 19 de agosto, la recepción en la Aljafería a los niños saharauis en la que el Presidente de las Cortes de Aragón hacía unas manifestaciones que han levantado las iras e incluso la mofa de la oposición al gobierno de Aragón . Quizá el señor Cosculluela haya vivido unas plácidas vacaciones al margen del río revuelto que su tacticismo ha propiciado después de anunciar su dimisión sin más, estudiada y planificada como ya se viene haciendo machaconamente en el Gobierno en funciones de la Nación, es decir, “sine die”. Ahora, en vísperas de que resucite la guerra en el seno de la coalición que gobierna la Comunidad, Antonio Cosculluela afirma en sus declaraciones que su decisión está en manos de los grupos y de su partido y que él está dispuesto a seguir con su habitual seriedad las funciones a las que se ve claramente capaz y dispuesto compatibilizando la presidencia en cuestión con su puesto de alcalde de Barbastro. Está claro que todo este barullo le ha molestado, especialmente la actitud del partido Podemos al exigir que abandonara uno de sus dos cargos y después al manifestar su intención de presentar candidato a la presidencia. Sin esta actitud beligerante de uno de los socios, el Partido Socialista habría podido consensuar dentro del pacto un nuevo presidente y solucionar el tránsito rápidamente. Creo que el nuevo reglamento de la cámara regula así esta circunstancia dejando bien claro que la nueva presidencia habría de ser del mismo partido que ostenta el cargo. Pero el nuevo reglamento no está aprobado y por eso cada uno de los grupos se ha manifestado según sus intereses y esto puede resultar un río muy revuelto en el que “pescar”.

Cosculluela no ha vivido, creo, unas vacaciones muy plácidas. Ante su disyuntiva personal eligió la opción de una vocación municipalista que tanto le ha caracterizado añadiendo un problema más a la difícil gobernanza del Partido Socialista en Aragón. Él mismo había empujado, con sus votos logrados en Huesca, la creación de este Gobierno y de ninguna manera desea que su decisión pueda desestabilizar el precario trayecto que debe afrontar la cámara en unos días difíciles en que dibujar unos presupuestos sin saber siquiera dónde estará el límite del endeudamiento o las aportaciones del Estado con las que financiar la Sanidad o Educación públicas.

Por mucho que él defienda su capacidad de gestión en el ayuntamiento, a los ciudadanos de Barbastro no se nos escapa la nula capacidad de atraer empresas al polígono industrial en un momento en el que desde Cataluña se produce un brexit que hace huir al cobarde capital de la locura independentista. En la ciudad del Vero se necesitan más creación de puestos de trabajo que certámenes feriales o festivos variopintos. Al alcalde le pedimos una dedicación exclusiva para que proyectos enquistados como la variante norte , los accesos a la ciudad , las pistas polideportivas o, por lo que atañe a quien suscribe este texto, el apoyo prometido para una nueva forma de movilidad urbana más sostenible y ,si pudiera ser, basada el la peatonalidad y en la bicicleta. No es verdad que se pueda atender y cumplir con los compromisos si se quiere abarcar tanto desde el personalismo y no se sabe dar cumplimiento a unas promesas que se pierden en la noche de los tiempos comprendiendo en sus expectativas y plazos varias legislaturas municipales. Como dirían desde nuestro refranero, “Quien mucho abarca poco aprieta” y por eso, señor Cosculluela, no se escude en una táctica de viejo zorro de la política porque los tiempos se deben manejar muy cerca de la palabra dada y más en una tierra en la que el respeto a la promesa y al honor son cualidades innatas a un carácter recio, indomable y testarudo frente a la turbiedad o ambigüedad en la política.

         

Previous ArticleNext Article

2 Comments

  1. Hemos pasado de “elijo a mis vecinos” a, si perjudica a mi partido, “elijo a mi partido”.
    Una generación perdida con este señor. Hasta a los de Podemos les ha sorprendido que “no ha hecho nada llamativo en un año”. Pues lo mismo podemos decir, en 20 años!!

  2. Suscribo al cien por cien el comentario de Fernando y el artículo de Pedro Solana. Pobre Barbastro. Sobre el artículo una aportación que pretende ser aclaratoria. Existen dos pactos. Uno el de Lambán-Echenique para que Cosculluela deje uno de los cargos ( recordar y ruego se me corrija si me equivoco, que el código ético escrito interno del PSOE en Aragón dice que ” una persona, un cargo ” ) y otro el de la Mesa de las Cortes que dice que el presidente de la Cámara debe ser del PSOE. A la vista de lo que esta pasando se está viendo que Podemos, ahora, no quiere cumplir el acuerdo de la Mesa de Las Cortes y que además vendrá incorporado en el futuro nuevo reglamento de las Cortes que todavía no está en vigor, presentando su propio candidato. Argumenta, con razón, que el primer incumplimiento y que ha desatado la actual crisis institucional, fue el pacto Lambán-Echenique. Es decir, el PSOE exige el cumplimiento del pacto de la Mesa de Las Cortes cuando no estaba dispuesto a cumplir el pacto Lambán-Echenique sobre la duplicidad de cargos de Cosculluela. Autoridad moral, pues, poca o ninguna. Pero es que además, para aumentar el embrollo y achatarrar el puesto de presidente de las Cortes de Aragón, segunda autoridad de la Comunidad, Cosculluela dice que ahora igual no se va y está a expensas de lo que le diga su partido. En este caso el PSOE cumpliría el pacto de la Mesa de las Cortes pero incumpliría el Lambán- Echenique a no ser que Cosculluela dejara la alcaldía de Barbastro, y, me parece grave, contravendría las disposiciones de su propio código ético interno. Todo un despropósito. Pero hay más. Cosculluela dijo que seguiría de alcalde de Barbastro, dimitiría de presidente de Las Cortes pero seguiría con su acta de diputado. Una persona, dos cargos. Parece ser que el código ético es papel mojado. En el origen de este culebrón encontramos la falta de voluntad de Cosculluela de cumplir el pacto Lambán-Echenique. Creía el hombre que podría hacer como en la Diputación Provincial de Huesca y no pasaría nada. Pero ahora ha descubierto que más allá de Almudevar pasan cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies