Huesca, Sociedad

Miguel Gracia apuesta en el primer coloquio de la temporada por crear una renta básica agraria

Ante más de setenta personas del ámbito económico, social y político, el Presidente de la Diputación Provincial, Miguel Gracia, apuesta desde Huesca por articular a escala europea una renta básica agraria, dada la importancia que supondría para mantener el territorio y fijar población. Con esta idea en su mensaje, ha protagonizado el primero de los coloquios de una nueva temporada organizada por las mujeres empresarias de la provincia a quienes les ha planteado cuestiones como la redistribución de impuestos y la necesidad de promover nuevos avances en la corresponsabilidad social.

En un momento en el que sigue latente el debate de la renta básica universal, Miguel Gracia pone sobre la mesa esta medida que, ya apunta, podría financiarse con cargo al segundo pilar de la PAC, el destinado a desarrollo rural, para los agricultores que tengan esta actividad como la principal. Quien ha estado acompañado por Carmen Fernández, presidenta de la Asociación de mujeres empresarias del la provincia (Amephu), y Elena Pérez, directora del IAM en Huesca, que promueven conjuntamente estos debates.

“Hay que pensar en normativas diferentes para lo rural que para lo urbano, porque las necesidades y realidades son distintas”, ha manifestado Gracia, mientras planteaba una “legislación ad hoc”, vinculada a criterios como la orografía, dispersión o envejecimiento. El Presidente ha centrado gran parte de su alocución en una política de cohesión más consciente de los desafíos que el cambio demográfico comporta “capaz de introducir en la Estrategia Europa 2020 una mayor sensibilidad en torno a este reto”, lo que para el máximo responsable provincial supone “reclamar mecanismos de prioridad para aquellas regiones con dificultades especiales”.

En este debate moderado por la periodista oscense Isabel García ha revindicado el papel “fundamental” de la mujer en el medio rural “que sea la que lidere, gestione y trabaje directamente los proyectos en el territorio”. Así se expresaba Gracia a la hora de hablar de la diversificación económica para quien la presencia y actividad del colectivo es clave para evitar el éxodo rural. Se ha referido a la mujer como “anclaje en el territorio rural”, al traer asociado el incremento de la población, la llegada de población infantil o el mantenimiento de las escuelas.

En cuanto a la discriminación positiva para que empresas y autónomos puedan asentarse, en palabras de Gracia, Huesca y su provincia se necesitan, “no se entiende y será muy difícil el desarrollo de una sin la otra y para la capital es fundamental el territorio, un medio rural fuerte con perspectivas de futuro, con un tejido empresarial asentado en todo el territorio”. En este punto es donde ha vuelto a exigir políticas de discriminación positiva hacia el medio rural con el fin de apoyar a las personas, emprendedores y empresas que se quieran asentar de forma permanente en estos medios rurales.

A este respecto, el Presidente ha citado la adopción de medidas fiscales como la desgravación del IRPF o un tipo reducido de IVA, con el ajuste de cotizaciones a la Seguridad Social y en la parcela financiera con incentivos para asentar centros de trabajo en el medio rural y apoyo a emprendedores con créditos especiales con el fin de apoyar a quienes se quieran asentar de forma permanente en esos medios rurales. Algo para lo que considera necesario “el cambio de directivas”, en referencia a cuestiones que afectan al pleno acceso a Internet (banda ancha) y la cobertura de la telefonía móvil.

Respecto a la política fiscal, apuesta por una redefinición de los impuestos según el principio de «quien conserva recibe», que permita un apoyo efectivo a la gestión sostenible de las explotaciones agrarias y forestales. El 16% del valor añadido de la economía altoaragonesa proviene del sector agroalimentario, solo superado por el sector servicios(58%), siendo el resto un compendio entre la industria manufaturera, la extractiva, energía y agua y el sector de la construcción.

“Hay que corregir los desequilibrios territoriales, sobre todo en la despoblación que es galopante y con una tasa muy elevada de envejecimiento, eso supone una desierto demográfico” muy parecido al que se da en otras provincias de la España Interior. Así se expresaba Gracia a la hora de poner el foco en uno de los problemas: “el capital humano no se queda en la provincia, va allá donde están las oportunidades, que en los últimos años no es ni Aragón ni España”, ha señalado después de arrojar algunos datos. Huesca perderá más de 13.000 habitantes en los próximos años, “pero el drama es que unos 11.000 están en esa edad de los 20 a los 40”, ha incidido, a la vez que alertaba del déficit que hay en la educación con la pregunta de “¿por qué no se explica la realidad territorial en los colegios?”.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.