• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Opinión

Cuando fuimos los mejores

Por Luis Domínguez (Ciudadanos)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

“Cuando fuimos los mejores, el dinero se gastaba, se podía comprar todo, incluso vuestras almas…”

Nada mejor para introducir el tema del que os quiero escribir hoy, que esta letra de una canción de Loquillo. “Cuando fuimos los mejores”, resume en esa frase lo que le está ocurriendo a nuestra ciudad y a alguno de sus gobernantes.

Aún me acuerdo de un pleno antes del verano, cuando escuche estas bonitas frases a mi persona:”Señor Domínguez usted quiere matar moscas a cañonazos” y mi favorita “No le auguro ningún futuro en política”. Sabias palabras, la verdad, viendo de quien venían, de una persona que lleva más de 30 años en primera línea política, de la que ha hecho su profesión.

Política y profesión, para mi una mala combinación cuando se unen en un largo periodo de tiempo.

Por que para un puesto de director general, jefe de producción, director industrial o cualquier otro puesto de alta dirección, con una responsabilidad y sueldo equiparable a los de un político profesional, se elige siempre a los mejores tras largos procesos de selección, y en cambio a estos políticos NO se les exige.

Solo por curiosidad, observad las ofertas de trabajo para esos perfiles, nadie se sorprende que se busquen personas licenciadas, con una notable capacidad de análisis, experiencia laboral en puestos similares, por no hablar de idiomas, y entre otras muchas cosas disponibilidad para viajar.

No os confundáis, no quiero simplificar esto en una “titulitis” aguda, que desgraciadamente hemos padecido muchos años. Sólo me gustaría resaltar lo separada que está la realidad laboral en el mundo real y lo que les exigimos a nuestros políticos profesionales.

Soy de los que opina y cree que en política, cabemos todos, pero siempre como una experiencia de servicio a los demás pero para un determinado tiempo, no para hacer carrera profesional, en un sector con muchas tentaciones. Como hemos ido viendo a lo largo de los últimos años.

“Las responsabilidades de un directivo implican decisiones que pueden elevar o hundir una empresa…” decía un artículo de una revista económica, en política los que sufrimos esas malas decisiones somos todos los ciudadanos.

Cuando en la carrera profesional de cualquiera, político o no político, se nos exige siempre estar al día, mediante cursos o formación continúa, es porque todo cambia y evoluciona, y lo que servía hace 10 años ahora ya no vale. Esta claro que un político, como cualquier otro profesional, no puede saber de todo, tampoco nadie se lo pide. Por eso rodearse de personas muy validas o buscar consejo externo, suele funcionar en muchos ámbitos. ¿Por qué no en política?

No tendría que valer únicamente tener un discurso amable, ser moderado sin meterte nunca en ningún charco y asistir a todo tipo de actos, esto podría servir hace 20 años, ahora me temo que ya no es suficiente.

Sin ir mas lejos, hace unos días, en la entrega de un premio a un amigo, el salón del acto estaba a rebosar de políticos de todas las categorías, de 1ª, de 2ª, de regional y de preferente, vamos que había tal numero que ocupaban todo el salón, dejando apenas un hueco para la familia y amigos del premiado. Y aquí viene lo bueno, cuando entró el premiado nadie le hizo el menor caso, a parte de la familia, porque nadie (o muy pocos) conocían al premiado. Pero eso si cuando le entregaron el premio, ninguno de los que hacia 5 minutos no lo conocían, no perdieron la oportunidad para hacerse la foto correspondiente. Siempre la foto. Y esa manía que tenemos ahora de “politizar” todo, independientemente del acto. Como si lo importante fuesen los políticos y no la sociedad.

Termino con mi resumen mensual de la actividad política municipal, poco movimiento. Supimos por fin los verdaderos motivos del traslado de la carpa interpeñas (cayó en nuestras manos una denuncia al Ayuntamiento por posible infracción de la ley de carreteras), a lo mejor algo tuvo que ver nuestra denuncia en los medios. Tras una comisión de hacienda, que anunciaba pleno extraordinario, no se dio opción por parte del equipo de gobierno de presentar propuestas a las ordenanzas fiscales, por lo que decidimos presentar las nuestras en formato propuesta a pleno. Tras casi 4 horas de pleno, cumplimos nuestro objetivo que era demostrar la nula voluntad del alcalde de realizar reformas en las ordenanzas. Y desgraciadamente se ha confirmado lo que nos temíamos, otro año más sin arreglar las entradas a nuestra ciudad, suma y resta.

Ahora eso sí, sigamos sin cambios y alguno que cante eso de “cuando fuimos los mejores…”

 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Previous ArticleNext Article

3 Comments

  1. Felicidades Luis, ya era hora de que alguien abriera las ventanas de un Ayuntamiento ocultista y ranciado. Esta ciudad necesita gobernantes con altura de miras y que piensen más en los ciudadanos y menos en medrar a costa de los demas. Y lo de “matar moscas a cañonazos”‘ son ellos quien lo hacen, pues la costosa e innecesaria ronda norte es un ejemplo de su prepotencia e ineficacia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies