Barbastro, Naturaleza

Jornadas Montañeras de Barbastro

Por Pedro Solana
gerardobielsa
Gerardo Bielsa y José Masgrau. Carmen Guardia.

Estas últimas semanas se han celebrado las Jornadas Montañeras tradicionales en Barbastro gracias al club Montañeros de Aragón y a sus actividades realizadas desde el club o desde la iniciativa de algunos de sus socios. Evidentemente también hemos podido disfrutar de actividades de otros amigos invitados para la ocasión ya que desarrollan frecuentemente sus objetivos por cualquier macizo del planeta. Es una forma amena e intensa de conocer montañas lejanas a través de imágenes y testimonios escuchados de cerca y de la mano de los protagonistas en cada aventura.

gerardobielsa1
Gerardo Bielsa con la familia de Montañeros de Aragón. Carmen Guardia.

Esta tradición montañera se remonta, en su primera época, a la década de los setenta cuando se comenzó a traer a Barbastro a primeros espadas del panorama montañero nacional o internacional. Aquellas antiguas Jornadas despegaron y  tomaron velocidad de crucero casi de forma paralela a la Semana Cultural Barbastrense de aquellos años de la Transición.

Las charlas y proyecciones se hacían en el salón de actos que había en la Casa de la Cultura o Palacio de los Argensola antes de que fuera reformado para albergar la Escuela Municipal de Música. Tenemos recuerdos muy emocionantes de haber recibido a los conquistadores de la cima del Everest, en el año 77. Eran vascos y fueron los primeros españoles en hollar el techo del mundo. En aquella época se conseguían fuertes patrocinios privados y por ello esta expedición llevaba el nombre de una importante empresa que fabricaba pilas. Era la expedición TXIMIST al EVEREST. También pasó por nuestra ciudad el montañero y pirineísta francés Louis Audoubert, asombrando a todo el mundo por sus escaladas en corredores o espolones míticos de los Alpes. Incluso hubo una ocasión en que se reunió a un nutrido público en el desaparecido cine Argensola  ya que venía César Pérez de Tudela para contarnos la tragedia aragonesa vivida en la cara norte del Eiger y que supuso la muerte de la cordada Rabadá-Navarro, sin duda la más significada de la historia.

janer
Los hermanos Janer con Carmen Guardia, José Masgrau y Carmen Rodríguez. MAB.

Es cierto que los primeros años de la década de los ochenta las Jornadas languidecieron y no se llegaron a celebrar unos años, pero a comienzos de los noventa y con nuevos bríos en los primeros pasos de una nueva junta directiva se reforzaron con nuevos escenarios como el salón de actos de la UNED y más tarde el Centro de Congresos. Durante estos últimos veinticuatro otoños, siempre como aperitivo de las fiestas navideñas y los belenes montañeros así como de las asambleas anuales de socios, se han producido proyecciones y conferencias de montañeros de primera fila. Sería difícil recordar ahora la totalidad de quienes  han acudido pero son de destacar por ejemplo Carlos Soria , Edurne Pasabán, el tristemente desaparecido José Ramón Morandeira o nuestro querido paisano Carlos Pauner, que nos  dejó helados en una sala de la UNED repleta y expectante, yo diría que más bien muda, escuchando el relato de una bajada en solitario y en difíciles condiciones de la cima del Kanchenjunga, un ocho mil que casi le cuesta la vida y que  devolvió a Carlos al cabo de tres días desaparecido y  dado por muerto en la prensa regional.

pauner
Pauner regresó a Barbastro. MAB.

Ni que decir tiene que nuestros hermanos de Peña Guara de Huesca sintieron el apoyo de Montañeros de Aragón de Barbastro el año 83, cuando, para celebrar su cincuentenario, lanzaron la expedición Aragón 8000, hacia la conquista del primer ocho mil para Aragón, el Gasherbrum I. Hicimos venir a  los seis expedicionarios: Javier Escartín (qpd), Lorenzo Ortas, Ignacio Cinto, Toño Ubieto, Víctor Arnal y Jerónimo López para participar en una cena-colecta en el restaurante Flor seguido de una velada con rifa de regalos en el pub de moda en la época en  la calle Benasque, el SKALL, donde se obtuvo mucho dinero con el que ayudar económicamente a nuestros amigos. Una vez conquistada la cima, repitieron visita a las Jornadas Montañeras con el audiovisual de la hazaña. Estos últimos años volvió a pasar Lorenzo Ortas  con una espléndida charla sobre pirineísmo.

En cuanto se pudo disponer del Centro de Congresos a partir del 2006 pudimos ofrecer durante las jornadas unas exposiciones fotográficas en las que había imágenes-reflejo de actividades de cada una de las secciones de nuestro club. Unas veces en las aulas modulares y otras incluso en el auditorio, se han podido vivir noches mágicas sobretodo con protagonistas “de casa”, en estas últimas ediciones de las que se podría destacar a relevantes aventureros como Diego Ballesteros o Javi Subías y a la vez no me quisiera olvidar de figuras de nuestro Club como el malogrado Pepe Chaverri  con sus conquistas por todo el mundo reflejadas en excepcionales proyecciones.

En fin, todos estos años se ha sabido rendir homenaje a una actividad, el Montañismo, que es inherente a Barbastro desde hace más de un siglo por lo que esta ciudad ha sido y es una referencia de este deporte a nivel regional y nacional.

De todas formas no quisiera acabar este relato sin agradecer a personas tan cercanas como Jairo Lanau con sus compañeros Cristóbal Cuello y Daniel Amat, los hermanos Janer de Monzón, Gerardo Bielsa de Castejón de Sos, Manu Córdova de Zaragoza y el habitual y muy querido Javi Subías por haber amenizado estas jornadas tan recientes pero también tan presentes en nuestro corazón y memoria. Memoria de todo un club que se siente afortunado por aglutinar a muchas generaciones de barbastrenses que han sabido hacer de la aventura, el deporte y la naturaleza su particular motor espiritual.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.