• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Barbastro, Naturaleza

Montañeros de Aragón coloca su tradicional Belén montañero en la Peñeta de Barbastro

Por Pedro Solana
belen
José Masgrau y Pedro Escartín junto al Belén. Manuel Rodríguez.
belen2
La estrella para iluminar el Belén y la hoguera para calentarse.

Como se suele decir, no hay dos sin tres.  Por eso, los Montañeros de Aragón de Barbastro han vuelto a invitar a toda la ciudad a su Belén más mundano, más fácil, accesible y a la vez más cercano. Sí, porque después de pisar nieve en el Pico Bataillance, en su Belén de altura y de cantar villancicos a los pies del Tozal de Güell, en su Belén senderista, hoy tocaba el Belén Urbano. Un Belén que se hace desde el año 1999, año en que quisimos regalar a la ciudad un evento con motivo de nuestro cincuentenario como Club. Un Belén con vocación ciudadana, por eso tenemos siempre a nuestro alcalde como un  participante más, y en esa vocación ciudadana estamos consiguiendo que cada año los barrios concernidos en el recorrido, y los demás poco a poco también, se impliquen a fondo por ejemplo para regalar un trago de vino dulce en porrón al recibir a la concurrencia en el puente de San Francisco, corazón del barrio de San Joaquín, o a reconfortar a los participantes con una taza de caldo caliente, en el campo base del barrio de San Juan.

belen3
Belén montañero en la Peñeta. MAB.

Sólo al coronar la cima de la Peñeta llega el momento del calor de la hoguera entremurana, junto al Portal más alto sobre la ciudad desde el que rezar, cantar y decirle a todo Barbastro que estamos en Navidad, y que al finalizar el año es mejor abrazarse con fuerza para poder afrontar lo que la providencia nos depare siempre unidos, en nuestro pueblo querido. Además,  si alguien se siente flojo, nada mejor que un chocolate caliente con torta y a seguir cantando e incluso este año bailando ya que los dulzaineros del Somontano han amenizado con sus melodías todo el recorrido.

En fin, al apagar las antorchas una vez concluida la fiesta, permanece todavía presente en algún rincón de nuestro corazón el poder verlas, aún centelleantes, subir en  esa larga fila, cada año más nutrida,  por la cuesta oscura hacia la barbacana.

Que no se deje de crecer en esta ciudad. Que nadie se sienta ajeno a la alegría y que todos seamos capaces de juntarnos en la Peñeta para sentir  la fuerza de esta comunidad que enraíza y estrecha sus vínculos cada año un poco más por Navidad.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *