• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Opinión, Ronda de Relatos

Es mitos chistabins

Fernando Romanos Hernando*
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Tiempo habe, que no i heba luz, ni internet, ni TV, ni an, i heba tanta carretera como en i hai agora, la chent se guiaba pe’l sol, la luna yera bela cosa más que una pastera blanca en el ccielo, y la chent teneba igual como agora, miedos y easperanzas, suenios, ilusions, langarias, tarranturas, y en ixe mundo an que complegan sentimientos y naturaleza chunto con es ballestros del pasau ye an que fan el suyo chacillón es mitos, criyencias que han perdurau transmitidas de boca ta orella, perque más d’antes vba criyer-ie la chent como si verdat fesen. Estas criyencias son elementos que con chicotas diferencias han traquetiau en todas las culturas y per ixo nos acercan a la universalidat, per ixo fan que lo propio, lo intimo nos achunte con el mundo enlá.

La Valle Chistau ha gosau estar una de las que más en ha conservau, encá que es mitos, a l’igual que el zaguer follamen de l’agüerro cay fendo-se follarasca, tamién buena ripa mitos ha perviviu en las mentes d’es güelos más güelos. Y belatra, ya perdida, per decumentos y toponimia.

El mito ixemenau per tot el mundo, sobre un hombre granizo, cerrudo, que vive en es boscaches y montes, que tramena per albarosas y fabars, que se caciega y s’enfeixona per entuixanos y cillars, pero sin fer mal a dengún, ha arribau en nusatros en la figura de Chuanralla u Chanrualla, gracias a es cuentos que feban fer uellos de caparra a borches y borchas… viyendo u entrefilando-se a Marieta engalzada per Chanrualla u Chuanrralla. Ye el mesmo ser que l’hombre de Mataire, hombre cerrudo y salvache que viviba per part del Pacín de Llerga, yera amigo d’es onsos y si s’espiguardaba bel pastor le zorruspaba la leche del braguer a bela craba u bela uella, s’alaminaba a la leche, pero sin fer mal a dengún. Ye la mesma representación del granizo Rancapins de la Comuna.

Si gran yera Chuanralla u Chanrualla, chicotz yeran es duendes, criyaturetas nombradas per tot el mundo enlá y a qui les empoderan toda clase de cosas inexplicables: zalicatreo d’objetos, tarramoteras incomprensibles, cosas que han diu a perdiguera sin saber cómo, basta la posibilidat d’entrar en casas y mesmo en la mente y el cuerpo de la chent. Dengún no ha puisto apercazar-ne garra, ni an viyer-los, ni saber-ne l’augua clara, pero totz saben que Es Galleguetz baixan per la chuminera, agarrapizando-se a es carrals, dimpués al chambrol y acucutando, ta viyer qui baixa es uellos y aduenyar-se d’es suyos suenios, d’es suyos pensamientos. U l’hojalater, un duende que fa más d’una cincuentona d’anyos, va fer pasar buena cerola y miedo a las chents de la Comuna fendo escatapurcios inexplicables per las falsas, igual como Es Micaletz, duendes dolents y malfiaus, que viviban en un forau chunto a la fuent de Foricón y saliban a l’escureciu a fer mal y afocinar a es chistabins esminchaus y de buena voluntat. U es diaplerons, duendes chicotz como pulces que s’acubillaban en canyutos, despertaban la noche Sant Chuan, solsticio de verano y qui es trobaba, teneba la suerte que troballaban ta él, fochaban sin reblar n’as fayenas de la facienda, fendo creixer el patrimonio sin guaire esfuerzo.

¿Y aguarda qué son las moras? Sino fadas d’augua. ¿No nos ricuerda esto al mito de la sirenas?. Encá i hai chent que ricuerda y cuenta que una muller beroya de tot con coda de pez y cuerpo de fembra saliba entre es lemos de las auguas de l’ibón de Plan. Y en i hai bel atro qui diz que no teneban coda de pescau sino patas planas con un telo entre es didos como es patos, ixe ye el mesmo mito que las Lamias. Atro mito que gosa repetir-se ye la culebra con poders, una representación terrenal d’es dioses que ya es egipcios la teneban y se repite en todas las culturas. Aquí en Chistau tenén el mito de Es Diamantes, culebrotas que teneban una piedra en mel medio la cabeza que esturdiba a qui se las miraba u Es Lacuercos, culebras cerrudas que campaban per entuixanos y que embabiecaban a las mullers tetaderas ta zorruspar la suya leche. Estes culebrucios podeban allegar a ixambrar y empestuciar lugars anters.

Bel mito s’ha funiu de tot, como l’hombre que se feba lobo, u es diaples que viviban en las fonduras de la tierra, pero quan la chent deixan morir el mito, tenén la toponimia que nos ricuerda que más d’antes va existir y las personas que nos van visitar fa más de cien anyos van anotar es testimonios de la chent de par d’alabez. Asinas tenén la plana del Diaple, y la exprisión A rebelle el diaple. Y el mito licantropo tamién ye chistabín encá que haiga puisto funir-se de las mentes. El investigador Elcock, en el siglo XIX, teneba decumentau que la chent criyeba en un hombre que se feba lobo y que le deciban Galupa. Yo no he trobau (encara) qui ricuerde esto, pero seguro que no s’entivocaba guaire el güelo que le’n va contar a Elccok alavez, porque hoy tenén dos esprisions que han quedadas fosilizadas: yes más malo que Galupa, y tamién, yes un galupán. Funix el mito, pero no funix la parola ta recordar-nos que el mito más d’antes va existir.

Y acabar parlando de las Bruixas que heban estau en la mente de las cheneracions d’antes basta no guaire tiempo, mullers que teneban poders, u bien que es teneban, u bien que la chent les empoderaba, per miedo, superstición u per no comprender qualques cosas que pasaban. Las bruixas se tornaban animals, más que más gatos negros, diz que podeban volar, entrar n’as casas a fer mal, dovinaban el futuro, feban maldaus y podeban malcorar a la chent u fer ploramiquiar un criet semanas ta angunia de la suya mai. Diz que podeban aprender es suyos poders en un libro verde u tamién dando la man a una atra bruixa que morise, que tot morindo le pasaba es poders.

Esto ye una chicota lista. Pero en i hai más, y con segurancia, nos percutirín de trobar-ne atros que pocos conoixeban. Es mitos son un sustrato común a todas las culturas, nos fan más universals, son el fil que nos achunta con es antipasaus y son una fuent de la sabiduría popular, tenén que ricordar-los, conservar-los y dar-les la valura que se merixen ta que no funixcan.

* Fernando Romanos Hernando, ye profesor d’instituto y escritor en aragonés, vinculau a Chistén, gosa escribir en chistabín.

Nota: LETRAS MUDAS: En chistabín no cal leyer las R finals de parola (braguer, puyar, tornar, pastor; se pronuncian, bragué, puyá, torná, pastó) ni debant de guión (criyer-ie, viyer-los, puyar-ie, tener-lo; se pronuncia, criyeie, viyelos, puyaie, tenelo), tampoco la T zaguera gosa sonar (tot, chent, verdat, fuent, se gosan pronunciar; tó, chet, verdá, fuen), encá que cal escribir-las como fan todas las demás lenguas que presentan este fenomeno pa no vulgarizar y respectar la etimolochía.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Previous ArticleNext Article

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies