• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Contraportada

Tono justo para sentirse con vitalidad

Ejercicio y Bienestar
Tonificación con cojín.
Sentir el tono muscular con peso. Ejercicio y Bienestar.

Ronda Somontano.- ¿Qué es el tono muscular?

Ejercicio y Bienestar.- Es el estado de contractibilidad ideal que tiene la musculatura para entrar en acción en cualquier momento, sin llegar a un estado excesivo de tensión, ya que su exceso o hipertensión puede resultar generador de dolencias y enfermedades.

R.S.- ¿Cómo se puede saber que se ha adquirido el tono muscular justo?

E.B.- El tono muscular justo es aquel que permite entrar en acción de manera inmediata perfectamente adaptado y preparado. No es hipertensión, sino el hecho fisiológico consistente en llenar la musculatura de sangre, lo que permite un estado óptimo para entrar en acción de forma inmediata sin ningún síndrome de adaptación que lo impida. Es como un estado de alerta muscular tranquilo.

RS.- ¿Qué hacer para alcanzar la condición de sentirse tónico?

Contraportada No 51. Imagen 3. (P ostura del hombre de Vitrubio)
Postura del hombre de Vitrubio. EyB.

EB.- Para adquirir el tono justo es suficiente con tensionar suavemente las diferentes cadenas musculares con el fin de que los músculos se llenen de sangre, adoptar algunas posturas que requieran tono muscular para mantenerla unos minutos, como la del hombre de Vitrubio (piernas abiertas en V y brazos en cruz), también realizar ejercitaciones moderadas para que se contraigan los músculos que van a intervenir a continuación en cualquier práctica motriz, pudiéndose utilizar o no algún objeto ligero como un cojín, una mancuerna, un disco. Puede realizar uno mismo un masaje tónico mediante unos ligeros golpeteos, realizar saltos de baja intensidad, contraer la musculatura suavemente sin tensionarla, aplicar fuerzas con las distintas partes del cuerpo, sentir el peso y la tensión de una pierna en el espacio paralela al suelo, los brazos, ambas piernas y todas aquellas acciones motrices que suponga activar ligeramente la musculatura para que se llene de sangre.

R.S.- ¿Por qué conviene tener un tono muscular adecuado?

E.B.- La tonificación es un proceso fundamental que forma parte de la preparación del deportista antes de entrar en acción. Popularmente se le conoce como calentamiento, aunque en estricto sentido es tan solo una parte del mismo. Para la vida cotidiana de cualquier persona es básico porque las tareas habituales, si se hacen con tono muscular, resultan mucho más fluidas, eficaces e incluso gratificantes.

El tono muscular otorga de inmediato una sensación de fuerza, poder y vitalidad, pero hay que estar muy entrenado para no sobrepasar el proceso y cargarse de tensión, lo que supone un exceso que siempre acarrea riesgos de lesión.

R.S.- ¿Cómo saber que una persona ha alcanzado el tono justo después de entrenarse para lograrlo? ¿Qué síntomas percibir para reconocer ese estado óptimo?

E.B.- En la medida que se va llenando de sangre el músculo lo primero que se percibe es calor y a continuación fuerza, una vitalidad que impulsa a llevar a cabo cualquier acción, lo que es un síntoma claro de que el cuerpo está preparado para ello, se está tonificando.

Para reconocer el estado óptimo, primero hay que actuar sobre la musculatura específica que va a tener un protagonismo dominante en las acciones que se van a emprender. A continuación realizar un simulacro o ensayo de lo que se pretende realizar: salto, carrera, caminar…, y el tipo de esfuerzo, sostenido y continuado o bien intensivo y corto, llevando a cabo algunas de las acciones de modo preliminar.

El protagonista de la acción tiene que percibir ligereza, fluidez y vitalidad, de modo que tener estas percepciones son el mejor indicador para considerarse en condiciones óptimas para realizar el esfuerzo. Si la persona siente pesadez, debilidad o cansancio quiere decir que no está en las mejores condiciones para realizar el ejercicio pretendido, por lo que necesita prepararse mejor y con mayor intensidad para adquirir el tono justo.

Esta es siempre la mejor receta, recurrir a la inteligencia sintiente y no a la inteligencia pensante para obtener el tono muscular justo, conocer los propios límites y tratar de no sobrepasarlos nunca. Conectar con el propio sentir siempre, no falla nunca.

 

 

www.ejercicioybienestar.org

         

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR