• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Ronda de Relatos

Pa la mía querida navata:

David López Ripalda (Traducción de Ibai Bona)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

De tu no nos ne queda que lo nombre tuyo. Almadieros en Nabarra, navaters chesos y d’a Galliguera u raiers en Catalunya, asina como todos los ganchers que t’acompanyan. Querida navata, quí con fundamento podría pensar que un pantano sería la tuya tumba?

Los hombres que te construyiban y las mullers que lis aduyaban (por aquellas envueltas yera oficio d’hombres, que no hoi) yeran hombres y mullers libres, aventurers montanyeses y treballadors incansables, que navegando ríos imposibles y asumindo risgos extremos furniban la madera necesaria a todos los lugars y ciudatz d’a cuenca d’o río a lo que perteneixemos. Ye decir, de todos los ríos.

Sé de primer mano l’esfuerzo que comporta este oficio, porque l’he aprendiu con a intención de que no caiga en l’olbido y seguro en o proposito de levar madera d’o Pirineu dica Tortosa, sulcando lo nuestro motor de vida. Lo río nuestro.

He tallau sargas en a mingua de chinero, las he retuertas y remalladas. Las acopladeras son doble recias que las sargas de demás y sirven pa unir los trampos, y pasar un tano ye de millor fer con l’aduya d’otro montanyés.

Las sargas perén remulladas, y la bota plena, porque dimpués de retorcer y remallar 7 u 8 acopladeras las tuyas manos i son royas. Sudas, anque fa frior y t’escuecen las manos. Las bambollas d’o día anterior reventan y se i fa duricias. No pasa cosa, chaparrazo d’a bota y a por otra acopladera. Ye lo mío oficio, SOI NAVATERO.

Agún tenemos a saber-las vergueras que retorcer y remallar. Tenendo present que pa construyir una navata nos fa falta bellas 12 acopladeras y 50 sargas, empecipio a fer-me una idea d’a cantidat de personas de Tierra Plana y d’a Montanya que sobreviviban dedicando-sen a este ancestral oficio. A día d’hoi, nos quedamos sin chent, qué ye pasando?

Navata querida, lo vocabulario que t’arrodía ye unico. Yes mas important que no creyebas. Capitol, Rameras, Remallar, Ropero, Barandau, Zancarrón, Cencella, Mortesas, Acopladeras… Todas estas palabras y buena cosa mas, desconoixidas pa muitos y interiorizadas pa belotros son mas porcions d’o tuyo legau.

Por no charrar de l’exquisito regalo que pa lo mío pareixer habría d’estar lo millor oficio d’o mundo. Un navatero yera capable d’unir lo Pirineu con o Delta de l’Ebro y en o suyo paso beneficiar a todas las poblacions. Un navatero usaba todos los recursos naturals de forma eficient, sustentaba a la suya familia y vertebraba todo lo territorio sin necesidat de carreteras. Feba uso, amaba y cudiaba las primers autopistas d’a historia, las autopistas fluvials. Os Suyos Ríos.

Una navata feba ella soleta lo que hoi queremos fer y no sabemos. Una navata uniba lugars y vals, ríos y sotos, ciudatz y personas, mar y montanya. Arrienda chent treballaba por y pa tu, querida navata. Estiés motor de desenrollo pa todo lo país y de todos los países.

Si a día d’hoi, lo precioso nombre tuyo hese cayiu en l’olbido, ya no quedaría dinguno capable d’entender lo que significa realment vivir en a montanya. Ya no quedaría brenca esperanza pa reinventar-nos.

Por a tuya esencia, por todo lo que representa lo nombre tuyo, por la fuerza y valentor necesarias pa continar y no desapareixer. Por a emoción que m’embacila en escribir-te esta carta. Por a dignidat d’os lugars que se niegan a desapareixer y por a dignidat de todos ixos naufragos d’o destino que desapareixioron por culpa de politicas hidraulicas hoi ya obsoletas.

No a lo pantano de Biscarrués. No a lo pantano de Yesa. Sí a la vida.

 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies