• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Bierge, Naturaleza

El Ayuntamiento de Bierge sigue con su plan de regulación del salto aunque realizará modificación el verano próximo

Desestimadas las alegaciones de montañeros y empresas de turismo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Salto de Bierge. Ronda Somontano.
Bañistas en el salto de Bierge. Ronda Somontano.

Todos los bañistas que acudan al salto de Bierge, incluidos los barranquistas que realizan el barranco de La Peonera que finaliza en la presa en el río Alcanadre, deben de pagar para disfrutar de esta zona de baño. Así lo ha ratificado el Ayuntamiento de Bierge el lunes tras desestimar las alegaciones presentadas por colectivos como la Asociación de Guías de Barrancos de la Sierra de Guara, la Federación Aragonesa de Montaña o la Asociación de Turismo Deportivo de Aragón.

Estos colectivos critican que las ordenanzas establezcan que las empresas de turismo activo con domicilio fiscal en Aragón deban de pagar de 10 euros por grupo, no pudiendo supera el número de 10 personas, sin contar el monitor.  Pero el punto que más controversia ha desatado es que deban de solicitar autorización con la antelación de como mínimo 15 días hábiles.

Para la secretaria de empresas de Turismo Deportivo de Aragón, Chus Montañes, esta decisión supone «pagar justos por pecadores. Los más perjudicados vamos a ser los que más respetamos el medio ambiente, empresas y barranquistas porque vivimos del entorno. Y los menos perjudicados serán los que han destrozado eso, han dejado el salto como un vertedero. Las medidas que se han tomado son positivas pero no son 100% las adecuadas».

Salto de Bierge. Ronda Somontano.
Una familia colombiana llega al salto de Bierge. Ronda Somontano.

Al igual que su compañera Laura Ventura, presidenta de la Asociación de Empresarios de la Sierra de Guara, lamenta que no se haya tenido en cuenta la opinión de las empresas de turismo de aventura: «Había que tomar medidas pero habría que haber tenido en cuenta la opinión de los que estamos ahí cada día y deberían haber hecho ordenanzas contando con nosotros».

Esta decisión ya está teniendo sus consecuencias entre las empresas de turismo de aventura ya que varias de ellas han suprimido de su carta de servicios el descenso del barranco de La Peonera. «Es inviable avisar con quince días, nadie puede predecir cuantos barranquistas tendremos. Muchas veces nos vienen clientes de un día para otro. La provincia tiene más de 500 barrancos equipados y los que van a perder son ellos porque otras empresas han decidido no hacer ese barranco y el que sale perjudicado es la zona», señala Montañés.

Desde la Federación Aragonesa de Montaña siguen reclamando el «derecho a pasar por la zona de policía del río». «El Ayuntamiento puede hacer lo que quiera con una propiedad suya pero las orillas de los ríos deben ser transitables y no nos pueden cobrar porque la competencia es de la Confederación Hidrográfica del Ebro», comenta Manolo Bara, delegado de barrancos de la FAM.

El Ayuntamiento va a seguir con las medidas acordadas al menos este verano y revisará la regulación para el próximo año. «Cuando pase agosto lo estudiaremos más detenidamente e intentaremos solucionarlo lo mejor posible», afirmaba el teniente de alcalde César Sánchez

De momento la regulación cumple su objetivo ya que se ha conseguido evitar las masificaciones, acotando el aforo a 220 bañistas más 30 barranquistas, poniendo un precio de 2 euros por entrar (a partir de 6 años).

También se plantean seguir actuando en la zona creando una pasarela que cruce el río Alcanadre para permitir a los bañistas disfrutar de una zona de playa en la orilla, dotarlo con mesas, bancos y papeleras.

La regulación ha conseguido además eliminar el colapso de autobuses cada fin de semana en la estrecha carretera comarcal. Ayer un autobús procedente de Figueras tuvo que dar media vuelta ya que los controladores del salto de Bierge le conminaron a que fuera a estacionar al centro de interpretación en el pueblo, sito a casi 2 kilómetros de la presa. Los viajeros del autobús optaron por acudir a Alquézar.

En cuanto a los bañistas que acudieron este fin de semana a bañarse se aplaudía la idea de cobrar entrada para conseguir un espacio más limpio, seguro y tranquilo. Si bien lamentan que ya no se pueda bañarse en la cascada por los desprendimientos.

Cuando el aforo se completa, los bañistas optan por esperar su turno y los menos se dan la vuelta.

 

 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies