• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Opinión

Soy indepe

Democracia
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Soy un demócrata, pero no respeto las decisiones de los demás, menos aún las que no me gustan. Normalmente me paso democráticamente por l’arc de triomf Leyes y Normas que no me apetece cumplir.

Soy un defensor de la libertad de expresión, a no ser que lo que digan no esté en consonancia con mis ideas u opiniones, se rotulen o se expresen en un idioma al que odio, el castellano.

Lo denomino así –castellano– porque si oigo hablar del español ya es que reviento.

Soy pacifista ­–y pacífico– siempre y cuando no estime conveniente defender a golpes mis ideas o las de los que piensan como yo. La violencia, administrada correctamente desde mi bando, no es tal, sino una fe de erratas directa y contundente. La violencia contra mí es una asquerosa forma de represión que atenaza mis derechos. Conviene tener las cosas claras.

También estimo el orden, el que yo establezco, por supuesto, ya que si no, aplico el párrafo anterior de este –mi– manifiesto y saco la mano a pasear. O lo que se tercie.

Respeto a las fuerzas del orden, siempre que no sean aquellas foráneas e invasoras mandadas por españolazos que no buscan más que conquistar aquello que les es propio.

Que no me vengan con chulerías que me planto delante de ellos, aprovechando el horario del telediario y les digo mis cuatro verdades. A ver quién me lo va a negar. Recuérdese lo de mi libertad de expresión y tengamos la fiesta en paz.

Tolerante.

También lo soy, fíjese usted, eso sí, siempre que estemos de acuerdo y coincidamos en pensamientos, palabras, obras y omisiones. De lo contrario, mi discurso se torna agrio, hosco y violento. Exento de vocabulario, es cierto, pero no hacen falta muchas palabras, opresor, fascista – o su síncopa: facha– y poco más. Lo importante es el volumen, el rictus desabrido y los ademanes de macho alfa.

Soy coherente con mis ideas. El hecho de que a veces pida para mi lo que jamás otorgaré a los demás no es más que una paradoja dialéctica que el resto no sabe entender. No es mi culpa. Lo que les pasa a los araneses es que no saben lo que quieren; pero no hay problema. Yo y los que piensan como yo sabemos per-fec-ta-men-te lo que les conviene.

Y se lo vamos a dar…, o a negar. Según les convenga.

Soy experto en finanzas. Tanto que sé interpretar, aún sin haberlo leído, los Presupuestos Generales del Estado para concluir –airado– que nos roban y que aportamos mucho más de lo que recibimos.

Repito, no los he leído, pero es que no hace falta. Eso se ve en la calle, joer.

Soy objetivo, tanto como me permiten mis entendederas, constreñidas a base de años de adoctrinamiento feroz; jamás daré la razón a quien no comulga con mis ideas, lo cual, lejos de ser de un ilógico del comportamiento, atiende únicamente a que todo el que no piensa como yo, está equivocado. Araneses y españoles, por ejemplo.

Soy todo esto y lo que me apetezca ser, porque soy tan libre de hacer lo que me dé la gana como de prohibírtelo a ti, así, por la cara, a gritos y a golpes, si hace falta.

La democracia es esto, la libertad que se me otorga para interpretarla como me venga en gana. ¿Quién me lo va a impedir?, sólo un antidemócrata, eso está claro.

Soy, así, soy indepe.

¿Qué pasa?

 

 

 

 

 

 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Previous ArticleNext Article

3 Comments

  1. Tienes tooooda la razón en tu mano amigo.
    Puedo entender lo abochornante y patético que resulta habitar en un país de políticos ladrones, de banderilleros, de pega patadas a pelotas, y de aspirantes a creyentes de izquierda que confunden finalmente si el dinero que están cogiendo es para los pobres o para su propio beneficio mientras otros juegan a hacer como que piensan distinto…
    Pero eso es lo que tiene vivir en comunidad. Que siempre hay ladrones,marranos que ensucian el ascensor o impagadores de cuotas…pero el resto, los trabajadores que mantenemos este país para los que vengan,no tenemos la culpa.
    Tienes derecho a votar,tienes derecho a protestar…e incluso tienes derecho a pretender un cambio…por que no?. Pero respetando al resto. Porque al pretender separarse de todo,también me estas rechazando a mi…y te recuerdo que formas parte del mismo Reino de Aragón que para bien o para mal, un día nos unió.

  2. Tú eres un indepe porque te han adoctrinado con que tienes derecho a serlo. Y porque nadie te ha enseñado que no tienes tal derecho. Además de un indepe eres un bobobanana por culpa de la educación-adoctrinamiento de unos maestros que en Cataluña lucen camisetas amarillas y verdes en otros sitios. Un educación patética.
    Y la opresora Madrid no ha sabido explicar que no hay tal derecho, porque la Resolución 1514 de la ONU niega el derecho a decidir la escisión de un Estado, en su artículo 6: http://www.un.org/es/decolonization/declaration.shtml
    El machaca-machaca de unos iluminati, y el mirar para otro lado de otros, ha hecho de ti un bobobanana que sueña con que en una Republica escindida de España las flores florecerán todo el año, no habrá gripe en invierno y esas chicas de 1,8 que se pasean por las pasarelas de moda, serán fáciles de enamorar y encamar.
    Ya me lo contarás que si todo es verdad me haré catalán

  3. El artículo está escrito con ironía, no merece más comentarios. Sí, este es un país de banderilleros ¿ cual es el problema ?. A Federico García Lorca lo fusilaron junto a dos banderilleros. Eran pobres y anarquistas, de la CNT. Y seguro que estuvieron orgullosos de ser banderilleros.

Responder a eduardo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies