Barbastro, Cultura

El Centro Cultural Entrearcos de Barbastro muestra una exposición sobre abanicos europeos

Dos mujeres observan los abanicos expuestos. Foto JLP.El Centro Cultural Entrearcos de Barbastro acoge una coqueta exposición de curiosos y elegantes abanicos, cedidos por barbastrenses que los han heredado de sus antepasados. En la muestra se pueden ver abanicos franceses,  de la época del imperio austrohúngaro, italianos, rusos y españoles de distintas épocas. El más antiguo data de 1720.

La exposición, que se puede ver hasta el 19 de febrero en horario de 17.00 a 21.00, fue inaugurada por el historiador Bizén D’o Río que impartió una charla sobre la historia del abanico, el significado de sus usos y su lenguaje. «La importancia que tiene el abanico a nivel antropológico es que es todo un mundo de expresión femenino que sale al exterior con cada gesto y con la tipología de los abanicos que se usan. Es importantísimo conocerlo y mantenerlo», explica D’ o Río.

Algunos de los abanicos expuestos en Entrearcos. Foto JLP.Según el historiador el primer antecedente del abanico tal y como hoy se conoce se remonta a los ‘flabellum’ romanos «que quizás son los que mejor difundieron la cultura del abanico y nos dejaron la costumbre y su uso».

D’ o Río destaca el papel que jugaron los abanicos como medio de comunicación en las épocas «en las que la intransigencia familiar no permitía ciertas relaciones entre jóvenes. Muchas veces era la forma que tenía la mujer de mandar mensajes al pretendiente y de expresarle sus sentimientos. Había un lenguaje criptográfico muy importante en torno al abanico con sus gestos, movimientos, … también jugaba un papel importante en la época de carnaval porque muchas veces era usado como máscara, y era una forma de decir cosas al admirador en la misma iglesia por ejemplo».

Bizén D'o Río con los abanicos de la exposición. Foto JLP.El historiador y experto en abanicos felicita al centro barbastrense por la exposición que han montado ya que es una muestra más de la «cultura popular que ha formado parte del ajuar de la mujer aragonesa, que se ha transmitido de generación en generación. Son ejemplares excepcionales y auténticas obras de arte. Las piezas expuestas son de auténtico museo de arte europeo».

Para D’o Río la variedad expositiva de los abanicos expuestos «nos da una idea no sólo del nivel económico que tuvo Barbastro en épocas pasadas sino también del cultural porque hay que pensar que la mujer tenía varios abanicos: el de paseo, el de ir a misa, el de paseo con los niños, el usado para sentarse en el parque, cuando se quedaba viuda, el de alivio de luto, según en que mes y el calor que hacía tenía más o menos calado, es decir podía tener ocho abanicos».

En próximas fechas Bizén D’ o Río volverá al Centro Cultural Entrearcos para impartir una charla sobre Barbastro y el Camino de Santiago, tema en el que ha estado investigando en los últimos treinta años.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.