Barbastro, Cultura

Crítica de cine: «Solomon Kane»

 Ficha Técnica

Dirección: Michael J. Bassett.
Países: Francia, República Checa y Reino Unido.
Año: 2009.
Duración: 106 min.
Género: Acción, aventuras, fantástico.
Interpretación: James Purefoy (Solomon Kane), Pete Postlethwaite (William Crowthorn), Max Von Sydow (Josiah Kane), Jason Flemyng (Malachi), Rachel Hurd-Wood (Meredith Crowthorn), Mackenzie Crook (padre Michael), Patrick Hurd-Wood (Samuel), Alice Krige (Katherine), Jason Flemyng (Malachi), Philip Winchester (Telford).
Guión: Michael J. Bassett; basado en el personaje creado por Robert E. Howard.
Producción: Paul Berrow, Samuel Hadida y Kevan Van Thompson.
Música: Klaus Badelt.
Fotografía: Dan Laustsen.
Montaje: Andrew MacRitchie.
Diseño de producción: Ricky Eyres.
Vestuario: John Bloomfield.
Distribuidora: Aurum.
Estreno en Francia: 23 Diciembre 2009.
Estreno en España: 1 Enero 2010.

Sinopsis

El capitán Solomon Kane es una máquina de matar brutalmente eficiente del siglo XVI. Armado con sus característicos alfanje, estoque y pistolas, da rienda suelta junto a sus hombres a su ansia de sangre mientras libra guerra tras guerra en nombre de Inglaterra por todos los continentes. Al comienzo de la historia, Kane y sus sanguinarios hombres se están abriendo paso salvajemente entre multitud de defensores de una exótica ciudad del norte de África. Pero, cuando Kane decide asaltar un misterioso castillo cercano para saquear las riquezas que se rumorea que contiene, su misión da un fatídico giro. Uno a uno, los hombres de Kane van muriendo a manos de demoníacas criaturas, hasta que no queda más que él para hacer frente a la muerte encarnada, un demonio llamado Guadaña, enviado por el mismísimo Diablo para reclamar su alma corrupta. A pesar de que Kane logra escapar, sabe que ahora deberá redimirse, renunciar a la violencia y dedicarse por completo a una vida de paz y pureza. Su recién descubierta espiritualidad, no obstante, tendrá que superar pronto la prueba definitiva cuando inicie sus viajes por una Inglaterra asolada por diabólicos saqueadores humanos controlados por un aterrador jinete enmascarado. «Solomon Kane» está basada en una serie de novelas de Robert E. Howard, más conocido por ser el autor de las aventuras de Conan.

Crítica por Fer Broto

La semana pasada visitaba la cartelera del cine Cortés Solomon Kane, la última película del desconocido -al menos para mí- director británico Michael"Solomon Kane" llegó a la gran pantalla Barbastrense durante el mes de enero de 2010. J. Bassett, que es una cinta más del género fantástico que no ha dejado de aparecer desde la aparición de la saga del señor de los anillos, en este caso con pretensiones más modestas y con un presupuesto tremendamente inferior (unos escasos 40 millones de dólares de dólares).

Esta película adapta al cine otro personaje -que también desconocía- del escritor Robert E. Howard, y por lo que parece pretende ser el inicio de otra trilogía, algo que personalmente no entiendo, aunque la taquilla parece darle la razón -otro misterio para mí-.

Arranca la película con una puesta en escena rápida en la que vemos como el protagonista tiene un primer encuentro con el diablo en el que ya podemos observar la pobreza de los efectos especiales que en contadas ocasiones irán apareciendo en el film. Solomon Kane, para no condenar su alma, deberá alejarse definitivamente de la violencia, que había sido una constate de su ya vida anterior, en un mundo dominado por la tiranía de los secuaces del diablo.

Bueno todo esto ya nos lo explica la sinopsis proporcionada por la productora, toda esa parte intermedia resulta previsible y aburrida, que es un poco la tonalidad del film: todo el mundo ve que el protagonista va volver a la violencia y cuál va a ser el motivo, amén de ser un designio divino, que por otra parte resultan mucho más difíciles de interpretar, al contrario que los de su colega Satanas. El desenlace se mueve en los mismos términos.

Como ya he dicho, los efectos especiales son de perfil bajo, se evidencia en el desenlace, y estos efectos visuales lastran, no poco, a una cinta como esta, del género fantástico. A esto hay que añadir que las escenas de acción son aburridas y no generan ninguna emoción en los espectadores.

De los actores solamente se puede valorar el trabajo de James Purefoy que, la verdad sea dicha, pone todo su empeño y realiza una composición, no diré que brillante pero si aceptable, pero claro, se ve tan desasistido, sin un guión atractivo, sin compañeros de reparto con papel suficiente para interactuar, sin efectos visuales… Del resto como ya he dicho, no se puede decir demasiado, incluido del trabajo del grandísimo Max Von Sydow, que realiza prácticamente un cameo (apareciendo en 2 escenas).

Ya para terminar les diré que me pareció una película aburrida y eso es algo fatal para una obra de este género. Me recuerda a esos telefilmes que ponen en antena 3 los fines de semana, así que no digo que no la viera tumbado en el sofá, en el caso de que mirara la tele. En fin, igual el equivocado soy yo (ya he dicho que la taquilla así lo indica) así que por favor envíenme sus desacuerdos en forma de comentario

Previous ArticleNext Article

1 Comment

  1. De acuerdo con usted, Sr. Broto. Aunque lo cierto es que esperaba algo peor. Resulta ser un producto digno dentro de su género. Lo peor el monstruo final: es verdad, los FX son pobres y ese diablo no da el nivel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.