• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Deportes, Ocio y Vida

Otoño entre chubascos

Pedro Solana
  • 7
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los ciclistas sufrimos con rigor la maldición del mal tiempo en domingo. Varios temporales han azotado el Somontano y por eso esta mañana la amenaza lluvia  me tentaba a capitular entre las sábanas templadas de mi cama. Sin embargo, la llamada redentora de un buen amigo  me  hacía levantar de un brinco. En  breves instantes  pedaleábamos por  unos caminos, a menudo polvorientos pero ahora pesados y llenos de trampas fangosas a modo de sirenas saliendo de cada charco para  seducir a estos ingenuos marinos.

Se dice que:”-Ventana en Monzón, agua en Aragón”. Por el oeste aparecía un cielo muy gris y al este el sol se abría a porrazos entre las nubes. No quedaba otra opción que elegir pisar más piedra que barro y en esa tesitura adaptábamos la ruta al  terreno mientras caían rápidos los kilómetros. Casi tanto como el latir emocionado de mi corazón por haber recuperado un domingo perdido de antemano. ¡Ay! , pero de reojo ya veía cómo poco a poco desde el este unas hordas volanderas de algodón blanco y su trasfondo de jirones oscuros se cernían a traición sobre nosotros. Sin soplar una triste brisa acababan por atraparnos en su bárbara emboscada y por fin la lluvia  caía helada e insistente a pesar de que los chubasqueros ya estaban enfundados durante una pausa con colofón en forma de plátano engullido a toda prisa. Sólo el calor de nuestro cuerpo y las ansias de victoria  daban alas a unos pedales que giraban frenéticos en la última subida, larga y desafiante. Parecía que el mismísimo diluvio anegara un paisaje desdibujado tras las gafas chorreantes. No ha sido así. Conforme llegábamos de nuevo al hogar, audaces y orgullosos encarábamos la infame intemperie. En un veloz descenso llegábamos a Barbastro sin opción a las despedidas por lo que lamentaba no poder dar un abrazo a mi rescatador compañero. El domingo que viene repetiremos sabiendo que otro invierno inminente brindará nuevas aventuras para disfrutar muy cerca de casa…aunque llueva a cántaros.

 


  • 7
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies