• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Remitidos

Qué hacer después de practicar deporte

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Practicar deporte se vende como una de las actividades humanas más completas. Ayuda, como el consumo de alimentos saciantes, a controlar el apetito, tonificar el cuerpo y mejorar la confianza en nosotros mismos. Realizar una rutina deportiva ayuda a neutralizar la ansiedad por la comida, y junto con el té y las infusiones, supone un apoyo para eliminar la costumbre del picoteo entre horas.

Desde www.aromasdete.com explican que hay muchos tipos de tés, especialmente para aquellos deportistas que gustan de tomar un té después del ejercicio. Y es que el té tiene beneficios para la salud como elemento depurativo y generador de sustancias químicas relajantes. Desde sus promotores remarcan que la mayor demanda entre los deportistas reside en aquellos que practican deporte en horas nocturnas y necesitan un potente relajante.

¿De qué nos sirve hacer deporte? ¿El deporte únicamente ayuda a estar mejor físicamente? Diversos estudios apuntan a la relación entre ejercicio, resistencia, creatividad y sensación de bienestar. Sin embargo, la ciencia neurológica aún no ha emitido resultados definitivos, por lo que los investigadores se afanan en estudiar la relación entre salud y deporte.

Hasta ahora, sabemos que la actividad física, y el deporte como parte de ella, produce una serie de cambios en el cuerpo tanto a nivel físico como en las reacciones del cerebro. Las primeras, son ampliamente conocidas por investigadores y ciudadanos: una actividad física regular moldea la figura y fortalece la resistencia del cuerpo. Las mayores dudas a día de hoy residen principalmente en comprender cómo actúa el ejercicio en el funcionamiento del cerebro y las emociones humanas.

Hemos consultado a diversos especialistas en deporte y salud para comprender algo más de qué ocurre en el cuerpo humano mientras hace deporte y sobre todo, tras esta actividad.

El deporte como activador corporal

Tal y como explican los expertos consultados, la realización de actividad física tiene una traslación en el funcionamiento químico del cuerpo, algo que afecta especialmente a la zona del cerebro. En él, se liberan miles de reacciones químicas que regulan el organismo en el campo físico y de bienestar mental de la persona.

En este ámbito, interesa conocer y confirmar qué tipo de relación existe entre el hecho de realizar una actividad física intensa y elementos psicológicos como la atención y la concentración. Así, diversos estudios han puesto su foco de investigación en desentrañar los mecanismos que hacen funcionar este engranaje en concreto.

El responsable de que el deporte aumente la capacidad de concentración de una persona y su aptitud para la atención en los procesos que se desempeñan es precisamente la activación muscular. Esto deriva en la producción de una serie de sustancias activas, muy eficaces, que son las encargadas de consumir las grasas y al mismo tiempo, mejorar el desarrollo muscular y el rendimiento del cuerpo humano.

Al mismo tiempo, según informan desde la Sociedad Española de Cardiología, el ejercicio dilata los capilares y el funcionamiento del músculo, por lo que además de tonificar el cuerpo se fortalece el corazón.

El post-ejercicio en el cuerpo y la mente

¿Cuál es el mejor momento para estirar? ¿Inmediatamente después de ejercitarse es conveniente tomar alimentos? Hemos consultado a diversos nutricionistas y entrenadores personales y estas son sus indicaciones.

En el momento que se cierra el ciclo de ejercicios, lo importante es no parar la actividad corporal de forma cortante. Regular esta transición ayudará a evitar problemas circulatorios (relajación en tránsito del bombeo del corazón) y musculares. La columna vertebral también sufre si realizamos una parada brusca, ya que se puede incurrir en lesiones relacionadas con los tendones (ciatica) o musculares (lumbalgia).

Así pues, durante los primeros minutos, lo ideal es proceder a los estiramientos. Los médicos y especialistas musculares recomiendan al menos 5 minutos de estiramiento y otros tanto de masaje relajante.

Inmediatamente después, seguir con la muda de la ropa sudada por ropa seca para evitar enfriamientos y aparición de hongos indeseados. Finalmente, se procedería a la ingesta de proteínas y carbohidratos, además de suficiente hidratación.

Mens sana in corpore sano

Pero, ¿qué ocurre después del ejercicio? ¿Cómo reacciona el cuerpo ante la ausencia de actividad?

Los expertos explican que una vez el cuerpo ha parado su actividad física, no ocurre lo mismo con los segregadores de sustancias, de tal forma que es precisamente en el momento de finalización del ejercicio cuando se generan importantes cantidades de hormonas: testosterona, adrenalina, cortisol o endorfinas, entre otras.

Estas sustancias están detrás de la sensación de euforia que se experimenta tras completar un ejercicio físico, pero también de relajación. La duración de cada uno de estos efectos secundarios del ejercicio físico depende de la intensidad del mismo.

Tampoco se provocan las mismas reacciones en personas que mantienen un entrenamiento constante, matizan, cuyas reacciones están atenuadas por esa rutina corporal, y quienes se ejercitan puntualmente, en cuyo caso el cuerpo, al no estar adaptado a las reacciones posteriores, se muestra más intenso en ellas.

¿Un potente antiestrés?

Junto con la relajación que provoca el ejercicio en los primeros treinta minutos tras finalizar la rutina, realizar ejercicio de forma habitual ayuda a generar una sensación de bienestar que muchos confunden con eliminar el estrés. Los expertos insisten en que si bien el cuerpo genera hormonas que neutralizan los síntomas psicológicos de la ansiedad asociada al estrés, lo cierto es que no actúa sobre el origen de este estrés por lo que es falso afirmar que elimina el estrés.

Resaltan que sí que es cierto que ayudan a aliviar los síntomas y fortalece la personalidad de la persona para afrontarlo, pero no actúa sobre él directamente. Aseguran que este es un error muy habitual entre los primerizos, que acuden a los centros de entrenamiento con falsas expectativas sobre el poder milagroso del ejercicio y se decepcionan si ellos no actúan directamente sobre el origen.

¿Alimenta la creatividad?

Este es otro de los grandes bulos que circulan por la Red. Cada día nuevos gurús del deporte y el desarrollo emocionan enuncian el deporte como el bálsamo que necesita el hombre para fomentar la creatividad y el pensamiento lateral.

El ejercicio por sí mismo, resaltan los psicólogos y coinciden los entrenadores personales consultados para este reportaje, no tiene un efecto directo sobre nuestra capacidad para crear conceptos nuevos. Esta capacidad es propia de cada uno. El ejercicio, resaltan, simplemente ejerce de liberador de tensiones y hormonas para la relajación.

Si una persona siente que cuando hace deporte tiene muy buenas ideas o resuelve algunos problemas que han surgido en el día a día, no tiene nada que ver con el ejercicio en sí. Esta solución o idea estaba latente en el cerebro, esperando ser liberada por cualquier activador, ejemplifican.

Del mismo modo, insisten, el deporte no tienen una relación directa con nuestra capacidad de atención, pero sí indirecta en tanto en cuanto el individuo practica dicha atención (en la colocación, en la velocidad, en el conocimiento de sus propios límites). Esta práctica, como cualquier otra, puede extrapolarla a su día a día, más allá del deporte.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies