• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Barbastro, Economía

El Grupo Correas invierte un millón de euros en Barbastro para cultivar y comercializar 600.000 kilos de tomate rosa

Van a construir un invernadero de 4 hectáreas cerca de Burceat
Tomate rosa Barbastro_RondaSomontano.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Tomate rosa Barbastro_RondaSomontano.
Javier Betorz, J.A. Armengol, la familia Correas y Esteban Andrés en el campo donde construirán el invernadero.

La empresa Terra Agronómica España, perteneciente al grupo oscense Distribuciones Correas, dedicado al sector hortofrutícola, es la primera gran firma empresarial que desembarca en el Somontano para reforzar más a nivel nacional la comercialización del tomate rosa de Barbastro y darle una proyección internacional. Esta empresa va a invertir un millón de euros en la creación de un invernadero de 4 hectáreas, aunque dispone de una finca de 15 hectáreas en la carretera a Burceat, núcleo agregado a Barbastro sito a 4 kilómetros de la ciudad del Vero.

El grupo Correas realiza esta importante apuesta consciente de las cualidades gastronómicas que tiene el tomate rosa de Barbastro, que como recordó Lorenzo hijo, “al principio costó entrar en el mercado nacional fuera de Zaragoza por su aspecto tan grande y amorfo, pero cuando el consumidor probó su sabor supo que estaba comiendo un tomate con sabor a los de antes. Nosotros cultivamos tomates rosa en invernaderos de Almería pero no tiene nada que ver la calidad del de Barbastro, explicó.

 tomate rosa de Barbastro. Ronda Somontano.
Plantero de tomate rosa de Barbastro. Ronda Somontano.

Con la entrada en producción de este invernadero, se espera recolectar 600.000 kilos de tomate rosa de Barbastro, de gran calidad, como recalcó ayer el responsable de la empresa Lorenzo Correas que compareció junto a sus hijos, responsables también de la gestión de la firma distribuidora, en la sede de la Asociación de Hortelanos del Alto Aragón. Los responsables de este colectivo calificaron la llegada del Grupo Correas al Somontano como “un hito histórico” en la evolución del tomate rosa de Barbastro, marca registrada y que en los últimos años ya se puede adquirir en los principales mercados del país, tiendas gourmet y restaurantes de alta cocina.

“Estamos a semanas de iniciar la campana 18 y tenemos la posibilidad de seguir hablando de empelo y desarrollo económico en la comarca –señaló Andrés-. Hay un sector de la sociedad, jóvenes y mujeres, que aquí van a tener una oportunidad. Con Terra Agronómica España se garantiza atender a lo que demanda el mercado y se abrirán nuevos en Inglaterra con un proyecto que es imposible que se deslocalice y que va estar ligado a la marca. Traerán novedosas técnicas de cultivo y ello supondrán una repercusión positiva para los hortelanos con más comercialización”.

 tomate rosa de Barbastro. Ronda Somontano.
Campo experimental de plantación del tomate rosa de Barbastro. Ronda Somontano.

La puesta en marcha de este invernadero supondrá un aumento del 50% de la producción del tomate rosa de Barbastro, como apuntó el gerente de la asociación de hortelanos Esteban Andrés. Es decir se llegará a los 2.200.000 kilos puestos en el mercado la próxima campaña que se iniciará en verano y que permitirá atender toda la demanda que tiene esta hortaliza, uno de los manjares más codiciados del Somontano.

Los trabajos para construir los invernaderos comenzarán la próxima semana y se espera que la obra dure dos meses. La intención del Grupo Correas es plantar en abril para obtener ya los primeros tomates rosa en julio. “Se va a primar la calidad frente a la cantidad”, señaló Lorenzo Correas, que destacó que la intervención será la más respetuosa con el medioambiente, con aislamientos sanitarios para evitar contagios, calefacción natural, etc. “Queremos preservar el sabor a tomate de antaño que tiene el tomate rosa de Barbastro como nos cuentan los consumidores nacionales”, afirmó.

 tomate rosa de Barbastro. Ronda Somontano.
Centro de comercialización del tomate rosa de Barbastro de la asociación de hortelanos. Ronda Somontano.

Una vez que el invernadero esté en funcionamiento en él trabajarán más de 40 personas. Serán empleos de temporada, porque durante todo el año habrá una plantilla fija de cinco o seis personas. No obstante, las intenciones del Grupo Correas son seguir invirtiendo en esta explotación y en una segunda fase crear una planta conservera para aprovechar ese 20 o 30% de tomate rosa maduro que sobra cada campaña. Asimismo, como adelantó Esteban Andrés hay proyectos en torno al espárrago de Barbastro y otras hortalizas que también podría cultivar y comercializar esta empresa y así garantizar que las temporadas abarquen el mayor número posible de meses.

El Grupo Correas es una empresa familiar nacida en 1955, entonces como Frutas Correas, y que ha logrado una expansión nacional y también en Marruecos, donde están presentes desde 2004. En ese año crearon la firma Terra Agronómica España dedicada al cultivo y comercialización de hortalizas. En la actualidad el grupo tiene 890 empleados, de los cuales la mayoría son mujeres.

Reconocimiento a los pioneros

 tomate rosa de Barbastro. Ronda Somontano.
Esteban Andrés, gerente de la Asociación de Hortelanos del Alto Aragón. Ronda Somontano.

Desde la Asociación de Hortelanos del Alto Aragón, su gerente quiso tener palabras de reconocimiento y agradecimiento para todas las entidades, administraciones, asociaciones y vecinos que han contribuido a que el tomate rosa de Barbastro en lo que llevamos de siglo XXI se haya convertido en una marca de prestigio nacional y lo más importante en un activo empresarial para la zona “que no se puede deslocalizar”. Sobre todo Andrés valoró la aportación realizada por el concejal del PAR y diputado provincial Javier Betorz, presidente de honor, creador de esta asociación y promotor de la iniciativa. “Es una satisfacción general pero sobre todo personal, porque desde los inicios pensé que poniendo en el escenario nacional y mundial esta excelente hortaliza del Somontano podríamos obtener un reconocimiento de la misma. Mucha gente no lo vio y hubo críticas, pero ahora vemos como el proyecto impulsado por un grupo de voluntarios se consolida. El nombre de Barbastro se verá mucho más reconocido en los mercados nacionales e internacionales y dará un impulso a la ciudad. Que la empresa Correas invierta un millón de euros en el tomate rosa, uno de los proyectos más grandes en este mandato en la ciudad,  quiere decir que no estábamos equivocados”.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Previous ArticleNext Article

2 Comments

  1. Felicidades al grupo Correas por su apuesta decidida por Barbastro y bienvenida sea ésta importante inversión en el sector agrícola de nuestra ciudad, para potenciar el ya importante cultivo del tomate rosa. Parece ser que tenemos condiciones para atraer inversiones agrícolas, lástima que no las tengamos también para atraer inversiones de sectores industriales con más valor añadido. Sería el complemento perfecto.

    1. Para atraer inversiones de sectores industriales con más valor añadido sí que tenemos condiciones, no caigamos en el equívoco, erróneo, de pensar que la industria no puede prosperar en Barbastro y el Somontano. A las pruebas me remito con los históricos casos de Polyone, Brilén, Tecnomat y alguna más que no menciono por temor a equivocarme en el nombre y que se ubican en el polígono industrial, del sector químico y del acero inoxidable. Algunas ya llevan aquí décadas, otras son muy recientes. Además en el terreno de las nuevas tecnologías, de la economía del conocimiento, I+D+I ( Investigación+Desarrollo+Innovación ) se valora mucho un entorno no estresante y ecológico, que incide en la calidad de vida y rendimiento del personal investigador. El problema en Barbastro y el Somontano es otro, ya viene de antiguo y es, fundamentalmente, de gestión. Más bien de la falta o carencia de la gestión de recursos habidos y por haber, y este hándicap tiene unos responsables políticos que todos conocemos: equipos de gobierno municipales y comarcales, una sociedad civil necrosizada y fallida. ¿ Que aquí podemos acabar como en El Ejido ?. Pues si se hacen las cosas bien la huerta y el sector agrícola, el pueblo y zonas circundantes lo agradecerán. Ojala. Pero una cosa no excluye la otra. Pueden convivir perfectamente industria de transformación agroalimentaria, del conocimiento, básica y cualquiera que no sea contaminante ni agresiva con el medio natural y humano. Pero todo esto hay que saberlo gestionar bien y aquí, amigo Sancho ( Sanguina ), con la gerontocracia y el politburó hemos topado. ¿ Hasta cuando ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies