• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Opinión

Probablemente san Agustín compraría en Zara

Por Blas Broto
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La medida municipal de no agradecer a Amancio Ortega la donación de  una máquina de radioterapia oncológica, última generación, al hospital de Barbastro me ha causado un cierto desagrado. Hubiera preferido que mis representantes lo hubieran agradecido porque creo que los representados sí lo estamos.
La anterior medida de Amancion Ortega de donar 20 millones a Cáritas para atender a los comedores sociales, en plena crisis, fue muy criticada por algunos partidos de izquierda. Decían que estas carencias no se arreglan con la caridad sino con la justicia social.
Desde el año 2001 la fundación de Amancio Ortega  ha donado 500 millones de euros en España, para banco de alimentos, educación y sanidad. (https://www.libremercado.com/2017-04-06/la-filantropia-barata-de-amancio-ortega-500-millones-en-donaciones-1276596285/ )
Me cuenta mi amigo Chema que un conocido suyo, afectado de cancer, ha usado la moderna máquina  y en un cuarto de hora recibió el tratamiento que antes, en Zaragoza, costaba hora y media… Y, además, con una visión tridimensional del tumor.
Me cuenta que el enfermo está muy agradecido a Amancio Ortega, y me consuela.
San Agustín (que además de santo fue un filósofo de primer orden, tras una juventud muy díscola y desatada) dijo que “las cosas superfluas de los ricos son las necesarias de los pobres. Se poseen bienes ajenos cuando se poseen bienes superfluos”.
San Agustín de Hipona.
Sospecho que Amancio Ortega piensa como el santo Agustín. Actualizando el concepto de pobre por el de necesitado, lo que ha hecho al desprenderse de tantos millones de euros  es algo que no estaba obligado a hacer y que ha hecho movido por la caridad (ahora se dice solidaridad; pese a que caridad es una hermosa palabra, de raíz latina, que significa amor hacia los demás)
¿La caridad merece agradecimiento? Quizás no sea obligatorio pero es lo correcto, lo que manda la costumbre ancestral.”De bien nacido es ser agradecido” una máxima que, sin ser ley, está anidada en el corazón popular. Cuando  un humilde pedigüeño recibe limosna acostumbra a decir gracias, y no responder con un silencio sólo roto por el sonido metálico de la moneda…
Durante su mili en Barbastro Amancio Ortega también tuvo sus necesidades y carencias. Como muchos jóvenes era fumador, al igual que  su amigo de Graus, y a veces  no tenía dinero para comprar tabaco; entonces iban a ver a ese comerciante amigo del grausino, algo richahón, que les ofrecía unos cigarrillos de su cajetilla: un pequeño gesto de caridad hacia los “tiesos” soldados.
¿Era supérfluo aquel cigarrillo? ¿Tenía mérito el comerciante ricachón? Para él  era  supérfluo, pero para el soldado Amancio era una necesidad. Ya dijo Juan XXIII que “Lo superfluo se mide por las necesidades de los demás”.
Años más tarde el mismo comerciante, cuando mi padre quedó inválido con tres hijos, le dijo que si la hija mayor quería trabajar en su comercio le asignaba un puesto de trabajo… otro gesto de caridad.
Mi hermana no trabajó en Casa Artero, y con beca se hizo maestra. Y mi padre siempre le quedó agradecido.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Previous ArticleNext Article

9 Comments

  1. La verdad , Blas , me dejas asombrado cómo de esa manera tan elegante expresas la decepción que muchos sentimos. Muchos , como tú , hace años que vivimos en Barbastro y nos sentimos comprometidos con nuestra ciudad y de siempre hemos oído decir que algunas de las grandes cosas que han ocurrido aquí como la canalización del río Vero , el polígono industrial o alguna de las empresas emblema de este mortecino polígono fueron fruto de acertadísimas y muy concretas gestiones a nivel personal llevadas a cabo en despachos de Madrid , en los que jamás se nos hubiera tenido en cuenta dentro de aquellos gobiernos tan centralistas si personas significadas no hubieran dado un paso al frente por su querido Barbastro llamando a una puerta concreta en el momento oportuno para hacernos crecer.

  2. Acertado artículo de Blas e ídem comentario de Pedro. Ambos demuestran que son conocedores de la importancia del factor humano, para bien y para mal, a través de las relaciones sociales tanto a nivel individual como grupal, en la conformación de la realidad que nos toca vivir cada día y cómo una persona, en atención de sus vínculos emocionales y afectivos, de su poder económico y consecuente capacidad de influencia en el poder político de turno y/o colectivos sociales y demográficos, puede transformar la antes citada realidad y el destino de una población, un territorio y las personas que lo habitan, en la buena dirección, en la correcta dirección, porque así lo permiten las reglas del juego de este sistema capitalista de libre mercado en el que vivimos, independientemente de que esto a uno le guste o no. Es un ejercicio de pragmatismo y realismo. Más allá de disquisiciones filosóficas que pudieran alargarse eternamente sobre la justicia social y la caridad, esta constatado que ambas, en mayor o menor grado, han coexistido desde los mismo orígenes de la humanidad y seguramente lo seguirán haciendo mientras convivan seres humanos sobre este planeta. Entrar en una polémica sobre si son galgos o podencos mientras se muere el paciente en nuestras manos es de una lógica demencial y destructiva. Y ahora vamos a los hechos, en un lenguaje lo más claro y correcto posible, pues veo que ni Blas ni Pedro mencionan la historia. Resulta que el señor más rico de España y uno de los mayores del mundo, Amancio Ortega, que realizó el servicio militar en Barbastro, que mantiene desde entonces relaciones con alguno de los vecinos de esta población, la cual ha visitado de forma privada y de incognito alguna vez, ha realizado a través de la fundación que lleva su nombre, una donación de equipo médico para combatir el cáncer, al sistema hospitalario de la sanidad española, incluido el hospital de Barbastro y por un montante para todo el Estado de 300 millones de euros. El grupo municipal del PP presenta una moción al pleno para que se le agradezca esta donación a Amancio y de paso se le ponga al día sobre la actualidad socioeconómica de Barbastro. En el pleno votan en contra de la moción el PSOE y Cambiar Barbastro y a favor el PP, el PAR y Ciudadanos. Además, en el Cruzado Aragonés del sábado tres de febrero aparece un escrito, sin firma y por lo cual hay que pensar que está en la línea editorial de El Cruzado, en el que se desacredita el contenido de la moción del PP y se vierten unas consideraciones sobre este tema verdaderamente desafortunadas. Pocos días antes y en un programa de radio de la cadena local COPE una periodista abunda en la misma línea. O sea, a ver si lo entiendo, un multimillonario o magnate o llámenlo como Vds. quieran, hace una donación importante de equipo médico que puede salvar vidas al hospital de mi pueblo, y el alcalde y su equipo de gobierno municipal junto con el concejal de Cambiar Barbastro, aprueban en pleno no agradecérselo oficialmente y ni siquiera tomar un café con él y cambiar impresiones. Además una periodista de medios locales tacha poco menos que de extravagante la iniciativa del PP apoyada por el PAR y Ciudadanos. Solo les falta decirle a Amancio Ortega que no mande nada al hospital de Barbastro, que la incidencia del cáncer en el sector sanitario de Barbastro es cero. Juzguen Vds. mismos en que mundo vive algún alcalde, algunos concejales y alguna periodista. Y sí, sí, esto es verídico, aconteció en el año de gracia de 2018 en la ciudad de Barbastro,corregimiento, digo, provincia, de Huesca, siendo alcalde-presidente de su Excmo. Ayuntamiento D. Antonio Cosculluela Bergua y publicándose en aquella población una gaceta, digo, semanario intitulado El Cruzado Aragonés así como una radio emisora de voces intitulada COPE. ¡ Tierra trágame !

  3. Durante mucho tiempo la realidad ha estado conformada por la publicación u ocultación de las cosas. A los gobernantes de izquierda les molesta que alguien haga algo, porque quieren aparecer como salvadores o preocupados en exclusiva de nosotros… solo ellos saben cuales son nuestras necesidades y solo ellos saben cual es la solución. Si hay otro filántropo y preocupado por los demás ocultan la realidad, o le quitan importancia…
    Si un rico se mete en el camino progre de procurar (en exclusiva) el bienestar del pueblo, les parece mal y le preguntan al rico: “”¿por qué no me has llamado antes para la Foto? Esa iniciativa me corresponde a mí, como gobernante, y la he de explotar yo””
    En este pueblo, antes ciudad, la puesta en marcha de un secadero de cereal sepublica de una Foto con 8 políticos, pero la entrega de una máquina que cura el cancer con ninguna foto.

  4. Magníficos comentarios los de Solana, Beturian y Asombros. Se pude decir más alto pero no mas claro. Yo no puedo añadir nada más. ¡¡Felicidades!!

  5. Buen comentario Maria Asombros y ojala que alguno del grupo de los desagradecidos y de los indiferentes no necesiten nunca utilizar el equipo donado por Amancio Ortega, ni ellos ni nadie por supuesto, aunque la realidad no es esta y últimamente la prevalencia del cáncer parece una epidemia o pandemia, llámalo como quieras. El cáncer de este pueblo, antes ciudad como dices acertadamente, es otro, es un conjunto de personas que tienen nombre y apellidos y que en este tema de Amancio Ortega, como en muchos más, ya se han retratado aunque no se hayan hecho ninguna foto. Se la harán el día que puedan apropiarse de su imagen y de su mensaje, colgarse la medallita, aunque el mérito sea ajeno.

  6. Es un sistema de estos tiempos: los riquísimos no solo controlan los mercados; también controlan los trabajos que pretenden reparar los daños que esos mercados causan. Que alguien posea miles de millones es monstruoso: que los use para decidir a quién se ayuda es la guinda del pastel. Son dineros que deberían entregar en impuestos para que los Estados definan, según los mecanismos democráticos, qué vidas mejorar con ellos, cómo. Y, en cambio, gracias al desprestigio de esos estados y a sus batallones de abogados fiscalistas, los que deciden son Gates, Soros o Sackler. Y esperan, faltaba más, que se lo agradezcamos. 

    Esto lo dice Martín Caparrós, un tipo que aún conoce la diferencia entre algunos conceptos. Pero claro Caparrós en un rojo trasnochado, un periodista perroflauta, un incoherente revanchista. Ya. Que Inditex eluda (no evada) impuestos es una obviedad perfectamente demostrable, al igual que lo hacen todas las multinacionales. Que a mí me gusta más cobrar que pedir la paga, también. Allá cada uno con su nostalgia de obrero pidiendo la caridad al señorito, mientras agarra la gorra con las dos manos.

    1. Está muy bien toda su retórica en el comentario y dice verdades como puños. De acuerdo. Pero no apunta en absoluto cual o cuales son las vías para solucionar, bajando al detalle concreto, esta situación. A la hora que cayeran hostias ( su agresivo apellido ) ¿ iría Vd delante, en primera línea ? ¿ daría la cara abiertamente ?, porque en estos temas soluciones sin dolor no existen y bajas, incluso de fuego amigo, existen, y no pocas. Mientras tanto la vida sigue y la gente del común tiene necesidades básicas, de ahora, de mañana mismo, como remediar sus enfermedades. Y si lo puede hacer en la sanidad de Barbastro mejor que en la de Huesca, Zaragoza o Barcelona. Es más saludable económica y anímicamente. Pero claro, la pobre a lo mejor no está concienciada políticamente. Lo que debe sufrir. Igual no duerme por las noches. Cuando tenga posibles soluciones nos avisa ¿ vale ?.

      1. Querido José María,
        mi “agresivo” apellido solo tiene la función de preservar al anonimato, exactamente igual que su “escueto” nombre. Y, en el caso de que cayeran hostias, decidiría en ese momento lo que hacer pues proyectar futuras realidades es, desde mi punto de vista, territorio exclusivo de la literatura. Pero como intuyo, por su respuesta, que no me explicado bien, reitero mi idea: si el señor Ortega pagase sus impuestos, como hacemos muchos otros, me parecería maravilloso que donase parte de sus legítimos beneficios empresariales en dotar al Hospital de Barbastro de mejores medios que los que actualmente posee. Y lo aplaudiría y sería una necedad negarlo. Pero no es ese el caso, a tenor de diversas informaciones que usted mismo puede leer(hay muchas más que puede encontrar con facilidad):

        https://www.elmundo.es/economia/2016/12/08/584936bc268e3eb2568b4653.html

        En este otro supuesto, lo que está haciendo el señor Ortega es, por un lado, no pagar los impuestos que le corresponde a su grupo empresarial y, por otro, hacer actos de caridad en el siempre emocional tema de la salud. Y solo digo que entre la justicia y la caridad, elijo siempre la justicia. Y el tema de la caridad tiene la complejidad de lo inmaterial, pues como receptores siempre preferimos la propia a la ajena y la cercana a la lejana.
        Y no, no tengo soluciones si lo que usted pide es dotar de ideología a otro ente inmaterial: excede no solo de mi capacidad, también de mi voluntad, pues la sanidad solo debe responder a la eficacia desde cualquier punto de vista. Y tampoco tengo posibles soluciones, más allá del cumplimiento de la legalidad, pues por encima de las sagradas costumbres de algunos están las sagradas leyes de todos. Si creyese tenerlas me haría político, se lo aseguro, para intentar llevarlas a la práctica.
        Siga con salud.

        1. No se preocupe Armando, se explicó Vd. bien y lo entendí a la primera y ya le dije que decía verdades como puños pero hacemos comentarios en planos diferentes. El suyo se mueve en el terreno de principios morales y filosóficos y el mio ya no, quizás porque ya soy viejo, Vd. es más joven y mis niveles de escepticismo acerca de la ética de las relaciones socioeconómicas bastante elevado. Observar durante décadas el funcionamiento de nuestra sociedad me ha llevado hasta aquí. Posiblemente de joven yo fui como Vd y le ruego no tome esto como un trato paternalista. No voy a entrar en la polémica del pagar o no impuestos ( evidentemente hay que pagarlos, eso es indiscutible ) de las fuentes de información, de la ingeniería fiscal-financiera de las multinacionales, etc….no quiero polémicas, esto sería interminable, ni de cuestiones ontológicas de justicia y caridad. En el fondo admiro su altruismo. Cuando hablo de la ideología política creo que no me entendió, no me refería a la sanidad como ente inmaterial, eso es absurdo, me refería a la gente del común que menciono un poco antes. Y si tuviera soluciones, Vd o cualquiera otra persona, lo último que debe hacer es meterse en política. En esta política, en nuestra política. No duraría ni dos minutos. Los propios políticos profesionales, y de su propio partido, le harían pedazos. Hay muchos botones de muestra en España y Aragón. Por último vayamos al escenario del crimen. La fundación Amancio Ortega ha hecho una donación de equipo sanitario al hospital de Barbastro. Un hombre al que la boleta del sorteo lo mandó a hacer la mili a Barbastro. El hombre más rico de España y casi del mundo. Incluso ahora ha trascendido que con el equivalente a 150000 euros de su aportación se va a redactar el proyecto del nuevo Centro de Salud de Barbastro. Pues a mí me parece muy bien y pienso que como es de bien nacidos ser agradecido, teniendo en cuenta que el sr Ortega ha visitado Barbastro alguna vez de riguroso incógnito, es decir, ha mantenido alguna vinculación con esta ciudad tras su paso cuartelero, es cuestión de pura educación, debería hacerse a nivel institucional municipal, concertar una entrevista con el y hablar de este y otros asuntos. Creo que me muevo más en el plano de una realidad prosaíca, de mi percepción subjetiva del peso de las relaciones personales en la conformación del contexto social, pero en fin, es sólo mi apreciación particular y puedo estar, faltaría más, perfectamente equivocado. Tienen que pasar varias generaciones, y yo ya no estaré en este mundo, para que esta sociedad funcione, a nivel popular, con sus parámetros mentales, correctamente idealistas. Lamento quedar ante Vd como un pobre diablo de baja calidad ética y, digámoslo porque a lo mejor lo piensa, un perro del capital. Intentaré mejorar al año que viene, pero no creo. Por lo demás, ahora en serio, páselo bien y como decían algunos por este Somontano hace muchísimos años, que viene al caso: ” Salud “

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies