• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Barbastro, Opinión

El sonido de la noche

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Tengo la suerte de vivir en una casa con una fachada al cauce del río Cinca, y otra a terreno urbano. Llegada la noche, sentado en la terraza Sur, oigo el murmullo del río…, el croar de las ranas y me sobrecoge el cielo estrellado de diamantíferas luces que surcan algunos aviones que vienen de Escandinavia y pasan camino de Alicante o Valencia…
El croar de las ranas, y  el grillar de los grillos son cantos a la vida, a la supervivencia de la especie, la invitación sonora al apareamiento.
Pero desde la ventana que asoma al terreno urbano el sonido cambia, y a veces se oyen ladridos de algún perro asustado por el ruido inesperado de un coche que pasa, o de una cazuela que cae…
Este verano, con las ventanas abiertas, un nuevo sonido que jamás  había escuchado ha irrumpido en la urbanización; es un sonido al que denomino “siar”,  los síes femeninos que salen por las ventanas abiertas,  de vecinas sopranos, o contraltos, que manifiestan de manera indubitada su asentimiento y aceptación al apareamiento. Como quiere la ministra.
Los síes evolucionan a lo largo de la noche y me evocan el hundimiento de la vieja nave del patriarcado,  cuyo trinquete y mesana golpean el mar con  SI…, SI…, SI… golpes que no cesan. Alguna vecina, cuya voz de mezzosoprano identificó, grita distinto un “¡ Claro que sí marido!” y me parece inaudito con la imagen recatada  y mohína que aparenta.
El hundimiento del patriarcado, el surgir de una nueva era en la historia de la Humanidad,  lo oigo por la noche desde mi ventana. Es un espectáculo que no me quiero perder y muchas noches me acuesto pasadas las doce.
Es la voz  oculta, acallada,  durante tantos milenios de oprobio.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Previous ArticleNext Article

5 Comments

  1. Ja, ja, ja,….Pues a ver si va ser verdad que estamos asistiendo al nacimiento de una nueva era de la historia de la humanidad en la urbanización del Ariño. Si se entera Iker Jimenez filmará un reportaje para Cuarto Milenio. Allí, que no hay contaminación lumínica, resulta que ahora hay contaminación acústica. Quizás sea, amigo Blas, el nuevo sonido del ferfer, el ferfer del siglo XXI, o los nuevos sonidos del silencio que vienen a relevar a aquella magnifica canción que hace cincuenta años grabaron Simón & Garfunkel y que se titulaba así: los sonidos del silencio. ¿ Lo sabe ya Donald Trump ?. Sugiero que aproveches la ocasión y te unas al coro de esas sacerdotisas del amor gritando a pleno pulmón y mirando al Cinca, de pie, tu propio repertorio: Sí Sí Sí…así gana el Madrid ¡¡¡…..Sí se puede, Sí se puede ( tocando palmas al mismo tiempo ). Épico, glorioso ¡¡.

  2. Pedro, no tienes ni idea del hecho histórico que te pierdes. Tiene una dimensión tan enorme que, como miras la pantalla por un canuto, no la ves en su totalidad. No es sólo el cotilleo, qué también, sobretodo por la vecina mezzosoprano que quien lo diría… es porque las cosas van tan aprisa que como no estemos los hombres bįen preparados y pertrechados podemos acabar en la papelera de la Historia.

    1. Tienes toda la razón Blas, Pedro no es consciente de esta revolución en marcha. Por mi parte espero que los hombres acabemos en la papelera de la historia cuanto antes y solo seamos cooperadores necesarios cuando se nos diga. Siempre habrá algún lugar en el planeta donde ir.

  3. Buen artículo Blas. Dejando en evidencia con sátira algunas “medidas” del nuevo Gobierno que suenan cuanto menos ridículas y llevadas al extremo del feminismo más radical. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies