• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Contraportada

¿Quién es el mejor tenista de la historia?

Por Juan Ignacio Lacarte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

5) Existe un imperecedero debate sobre quién es el mejor jugador de la historia del tenis. Muchos “expertos” abogarán hoy en día por Roger Federer. Menos por Peter Sampras, Björn Borg, Rod Laver, Ken Rosewall, “Pancho” Ricardo Gonzales, Frank Sedgmann, Jack Kramer o William Bill Tilden, remontándonos cronológicamente.

¿Qué parámetros se utilizan para justificar la elección? Lo primero que “salta a la vista” es la “créme de la créme” para impresionar los sentidos comúnmente, o sea, el resultado del juego. Quién más torneos gana, es el mejor. Quién más ha perdurado en el tiempo como ganador, es el campeón de la comparativa.

Pero, para muchos campeones de toda época, las condiciones de competición a lo largo de los años no son comparables. Entonces, ¿qué criterios utilizar? ¿Hay alguno adecuado, o es una mezcla de varios lo que debería utilizarse?

Un primer criterio son las victorias. Triunfar en campeonatos importantes, donde la mayoría de los “mejores” jugadores participan. Ganar, por tanto, con gran competencia,

¿Qué hay que hacer para ganar? Poner la pelota en juego con eficacia, de modo que el adversario tenga alguna dificultad para atacarla. Para conseguirlo hay que dominar unos movimientos básicos, no todos “naturales”, pero sí acomodados a nuestra anatomía. Cuanto más cómodos más seguros, más regularidad, control y versatilidad, es decir, más fácilmente adaptables a las circunstancias del juego manteniendo un buen nivel de eficacia. En sucesiones artículos aclararemos los detalles a considerar para obtener esa comodidad y eficacia

Interviene, en lugar destacado, nuestra “forma física”. Cuanto más rápido se mueve el jugador y cuanto más resistente y fuerte sea, más fácilmente alcanzará la pelota y siendo su posición corporal cómoda, también su movimiento de ataque a la pelota y su potencia de impacto con ésta.

Pero este factor ha experimentado en tiempos recientes una importante alteración, al intervenir una medicina deportiva calificada como dopage. Hoy en día hay que analizar las características que lo evidencian, pues ser el más fuerte, rápido y resistente puede obtenerse haciendo trampa.

Un jugador dopado ganará muchos partidos, aunque su nivel técnico sea mediocre, comparado con el de otros profesionales, pues siempre que el rebote de las pelotas sea un poco lento, sus adversarios empezarán a cometer errores en los momentos en que su físico se canse, y hasta en cualquier tiempo, si la velocidad de desplazamiento del dopado es tan exagerada que sea casi imposible poner una pelota fuera de su alcance, sobre todo en pistas de alto y lento rebote o con pelotas “de madera” (que alguna temporada siempre se fabrican)

Para lo que es normal en nuestro rendimiento energético muscular, a lo largo de un partido los períodos de cansancio y recuperación se alternan. Por lo tanto, en condiciones normales, el “mejor” es quién sepa controlar con menos pérdida de puntos las situaciones de cansancio. El juego no va a detenerse porque uno se canse, y hay que saber jugar en ellas a la espera de recuperar algo el reflejo muscular. En esto ayuda enormemente el nivel técnico. En progresivos artículos también aparecerán explicaciones de lo que significa “el nivel técnico”.

Por el momento estas reflexiones vienen a cuento de que se pueden ganar muchos partidos y campeonatos simplemente por ser el más rápido, fuerte y resistente… lo que evidencia el dopage sin lugar a dudas. No es una cuestión de edad o juventud. Es una verdad fisiológica. Esta afirmación quedará científicamente justificada en el próximo artículo.

Por lo tanto, puesto que el mérito del dopage es más de los médicos que del jugador, sólo pueden considerarse en el ranking del mejor tenista aquellos jugadores contemporáneos que experimenten mermas de rendimiento físico evidentes, sobre todo en partidos a cinco sets. Hoy en día, desde 1971, con la introducción de los “tie breaks” (por exigencias televisivas sobre todo) estos altibajos de rendimiento se notan menos, pero existir, existen,… aunque no para todos.

En el tenis no ha sido eficaz el dopage hasta hace poco tiempo. También lo justificaré.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies