• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Barbastro, Opinión

Lo que yo he conocido y cómo lo cuenta TVE

Por Blas Broto
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Fernando García Mercadal. Arquitecto.

En 1967, a mis doce años, mi padre que tenía cuarenta y tres quedó inválido del lado izquierdo por una embolia cerebral;  y en medio de aquel infortunio tuvo suerte de que no le afectara al lado derecho, pues hubiera quedado sin habla… Aquel suceso fue un mazazo familiar y nuestro futuro quedó de repente ensombrecido  y amenazante.

Para su rehabilitación lo llevaron a Madrid, al hospital La Paz, un mastodóntico y bello edificio adonde acudían enfermos  de toda España, pegado al campo de entrenamiento de aquel Real Madrid de Benito, Zoco y Pirri. Mi madre le acompañó a la capital, alquilando  la modesta habitación de un piso del paseo de la Castellana, y los hijos quedamos muchos meses al cuidado de nuestra abuela, que dejó la casa de Costean con el consiguiente quebranto en un hogar de labranza donde todas las manos eran necesarias.

Un día fuimos a Huesca en el coche del gestor Celaya mis padres y yo, para que  un tribunal  valorara  la incapacidad de mi padre. En el trayecto Celaya hacía esfuerzos para darnos ánimos en medio de la tragedia: decía que a mi padre le correspondía la  “gran invalidez” y no mera invalidez, porque necesitaba la ayuda de mi madre para sus acciones más básicas como acostarse, levantarse, o sentarse en la taza del retrete… La calificación era muy importante porque la cuantía  de la pensión dependía de ella. Y añadió que si no lo calificaban de gran invalidez hablaría con el procurador Lamplé Operé que era amigo suyo,  para que le echara una mano; y así fue  que oí por vez primera esos apellidos tan sonoros y complementarios que nunca olvidé:  Lamplé Operé, propietario de un humilde taller de rectificados de motor,  en Huesca. Pero como el tribunal  calificó como gran invalidez  no fue necesaria aquella intermediación.

 Pasados treinta años   el presidente de aquel tribunal (cuyos apellidos mi padre citaba a menudo) ocupó un alto cargo en la delegación de Hacienda de Huesca, y tuve que entrevistarme con él por un asunto oficial, encuentro que  aproveché para preguntarle  si él había presidido  aquel jurado, que me confirmó, incluso se acordaba del caso de mi padre: “Tu padre era muy joven y lo recuerdo” me dijo.

Cuando mis padres llevaban varios meses en Madrid un día que estaba solo en casa,  alguien llamó al picaporte. Abrí y me topé con una señora muy alta, muy elegante, y muy bien vestida, de unos cuarenta años, que me preguntó si yo era hijo del señor Broto. Le contesté afirmativamente y me dijo que era la asistente social de Monsanto Ibérica, la empresa de mi padre; me tendió la mano y a continuación me pidió permiso para entrar al piso. Sentados en el comedor me sometió a un breve y educado interrogatorio sobre cómo nos arreglábamos los tres hermanos para los estudios, sobre la alimentación,  la limpieza… Creo que me pidió permiso para ver la cocina y el baño y tras aquella educada visita nunca más volvió.

Como he dicho la recuperación  de mi padre en Madrid y la  valoración de su incapacidad transcurrió entre los años 1967 y 1968. Meses  antes, en 1966,  el ministro de Trabajo Jesús Romero Gorría había inaugurado el hospital de san Jorge de Huesca, en un rápido viaje que aprovechó para inaugurar también su Universidad Laboral, y el ambulatorio de  Barbastro que diseñara el famoso arquitecto Fernando García Mercadal. (Con aquel motivo el ayuntamiento de Huesca organizó unas estupendas jornadas  el año pasado para realzar ambos  acontecimientos en su cuadragésimo aniversario)

Detengámonos en los dos sujetos que he mencionado arriba, pues creo merece la pena. García Mercadal, que de tan pequeño parecía enano, durante la II República fundó la Asociación de Amigos de la Unión Soviética, y se significó tanto en sus ideas que  tras la guerra se le impidió ejercer como arquitecto hasta 1946, a modo de castigo; una vez rehabilitado   fue designado arquitecto del Instituto Nacional de Previsión, que es como entonces  se denominaba a la Seguridad Social. A su vez el vasco ministro Jesús Romero Gorría  fue un voluntario  universitario requeté que luchó  en el frente de Huesca, durante la guerra civil, creo que  con el grado de teniente por sus estudios; estuvo en ese sangriento frente donde sus compañeros norteños cayeron a racimos en las cercanías del cementerio, a escasos metros de la Universidad Laboral que inaugurara. Gorría hizo la carrera de Derecho en Zaragoza y el doctorado en Deusto (cuando los doctorados no se regalaban)

Todo lo anterior viene a cuento porque ayer domingo, 4 de noviembre, en los telediarios del mediodía y de la noche, se insistió en la “noticia” de que la Seguridad Social no se creó en tiempos de Franco, sino con motivo de las luchas sindicales de la transición . Y por allí mezclaron imágenes de Marcelino Camacho en 1977 (diez años después del suceso de mi padre) También tuvo su minuto de gloria en la noticia un catedrático de trabajo, cuyo nombre no recuerdo, que afirmó categóricamente que la Seguridad Social no fue creación de Franco.

Ese mismo día 4 de noviembre una persona muy allegada organizó la comida del mediodía de modo que le permitiera ver  tranquilamente el programa del Corazón, donde esperaba ver cómo transcurrió la reciente fiesta de cumpleaños de Sofía de Grecia, de la cual es costumbre que se  hagan eco este tipo de  programas. Y no hubo nada. Los tiempos cambian una barbaridad, a veces dos, y ahora Podemos tiene peso en TVE.  

Recientemente oí decir a Tomás Cuesta  que en Podemos no quieren saber nada de adelantar las elecciones porque necesitan tiempo para  desarrollar  una especie de ingeniería social   que nos forje sobre cómo pensar, y nos eduque en cómo ha sido un pasado cuyo “relato”  pretende domeñar nuestro libre criterio, pasado que, en muchos casos, el narrador no ha conocido aunque  manifiesta  saber mejor que nadie.

La forja del hombre nuevo ha comenzado: los burros vuelan y muchos se lo creen. Es el  nuevo “relato”. 

 

 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Previous ArticleNext Article

1 Comment

  1. Efectivamente D.Blas, precisamente cambiando de canal tuve la oportunidad de escuchar la infame mentira que dijeron en la televisión pública, me indigné y propuse a mis amigos de Facebook hacer boicot a dicha televisión, no se puede ser más partidista y falaz, es una desgracia que esté Podemos engañando a la juventud como lo hace, los mayores hemos conocido la verdad de la historia y nadie podrá cambiarla, sin embargo la juventud si no tiene mucha cultura histórica creerá todas esas mentiras. Franco creó la seguridad social, esa es la verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies