• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
En portada, Fonz, Sociedad

La principal línea fortificada de Aragón, en la zona del Cinca, amplía los lugares de visita con los vestigios de Fonz

Buena acogida de la ruta de las fortificaciones de la Guerra Civil ubicada en lo alto de esta villa que ha pasado de ser un lugar olvidado a incorporarse a sus alicientes turísticos
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Numeroso público en la inauguración de la ruta. Javier Blasco.

En la villa de Fonz quieren seguir contando su historia y hoy la Vicepresidenta de la Diputación Provincial de Huesca, Elisa Sancho, y el alcalde de Fonz, Toño Ferrer, han abierto una ruta que recupera para los visitantes las fortificaciones de la conocida como posición defensiva de Fonz en las inmediaciones de la ermita de San José, que ha pasado de ser una zona degradada y olvidada a convertirse en un balcón natural de la ribera del Cinca que también está ligado ahora a la memoria histórica.

Más de medio centenar de personas de diferentes generaciones han participado en una visita guiada durante la que han aflorado recuerdos y testimonios desde el mirador de Santa Bárbara, primer punto del recorrido, hasta otros elementos construidos entre finales del año 1936 y 1937 entre los que se conservan varias trincheras, el observatorio hasta donde llegaban utilizando una pista militar de cerca de 2 kilómetros desde el pueblo de Fonz y el emplazamiento artillero, en el otro extremo, considerado uno de los más importantes de la inmensa Línea del Cinca.

Esta actuación forma parte del programa de la DPH para recuperar la memoria histórica en la provincia que para Elisa Sancho significa un paso hacia adelante, “un acto de justicia histórica para echar la vista atrás y que nos ayude a no cometer los mismos errores del pasado”. Sancho ha adelantado que la Diputación mantiene para esta parcela los 100.000 euros en el proyecto presupuestario que hay sobre la mesa de cara al próximo año y que se presenta este lunes.

Adrián Cabezas, María Clusa, Toño Ferrer y Elisa Sancho en una de las posiciones. J.B.

La Vicepresidenta de la Diputación ha valorado la labor que se hace desde los pequeños ayuntamientos que “con poco hacen mucho, por ejemplo en Fonz han sabido recuperar elementos que lo identifican para convertirlos en un producto cultural”. También se ha referido a la vertiente turística de esta y otras actuaciones y en este sentido apuesta por crear una ruta turística más amplio en torno a la Línea del Cinca, la mayor obra defensiva que se creó en Aragón y parte de Cataluña.

Consistía en un importante centro de resistencia ante cualquier peligro o ataque dotado de grandes fortificaciones situadas en los márgenes del río cuya envergadura queda reflejada en los 7.000 obreros que participaron en su construcción, hasta llegar a crear un sistema con 21 kilómetros de trincheras que podía albergar 20 batallones, unos 16.000 soldados
desde Boltaña o El Grado hasta Gandesa en Cataluña, teniendo a Monzón y Fraga como principales emplazamientos en la provincia y Fonz como un punto de apoyo.

El alcalde muestra a la vicepresidenta de la DPH uno de los enclaves de la ruta. J.B.

Con la vista puesta en buscar alternativas al pasado agrícola apoyándose en la cultura y el turismo, el alcalde, Toño Ferrer, considera el día de hoy la forma de concluir un trabajo que se remonta a hace 6 ó 7 años, tiempo durante el que se ha recuperado esta zona. “Hay mucho trabajo detrás, de mejorar accesos, plantación de arbolado, señalización y luego de investigación para esta ruta”, ha explicado Ferrer, que ha estado acompañado por el vicepresidente de la Comarca del Cinca Medio, José Ángel Solans, así como por el concejal de Cultura de Monzón, Adelardo Sanchís, y José María Bafaluy, alcalde de Estada, localidades que también trabajan en la recuperación de elementos patrimoniales similares para poder revisar lo que pasó hace apenas medio siglo.

El historiador Adrián Cabezas y el arquitecto Joel Ametlla, del Grupo de investigación de espacios de la Guerra Civil (Grieg), son quienes han estudiado estos vestigios y han catalogado todo lo relacionado con este destacado emplazamiento artillero que, como han detallado, estaba situado en lo que se conoce como segunda línea dentro de la fortificación del río Cinca y dividido en dos secciones, cada una de ellas construida en galería a través de pasillos subterráneos.

En esta parte es donde quiere seguir trabajando el Ayuntamiento en una segunda fase que se centraría en esas piezas de artillería excavadas en la roca a través de galerías subterráneas que singularizan a las fortificaciones de Fonz. Aunque todo esto ya puede conocerse a través de los paneles interpretativos que se han instalado en el recorrido y en una web accesible desde hoy: tricheras.fonz.info.

Recuperación de la memoria histórica en la provincia

Otras asociaciones y ayuntamientos están trabajando, junto a investigadores y familiares, en otra veintena de proyectos para recuperar la memoria histórica con el programa de ayudas que pone a disposición la Diputación Provincial. Es el caso de los vestigios de la Guerra Civil en Fraga, Castejón del Puente o Vicién, la zona del frente de Huesca por Siétamo que también cuenta las andanzas de Orwell, mientras que en Robres lo que han hecho es extraer una lápida de los caídos para trasladarla al museo de la Guerra Civil en esta localidad. A esto hay que sumar otras líneas de ayudar para exhumaciones, búsqueda de desaparecidos y otras actividades que faciliten el conocimiento de los hechos históricos acaecidos durante la Segunda República, la Guerra Civil y la Dictadura.

Inicio de los trabajos de la carretera para comienzos de año

Al hablar de los servicios del municipio, el primer edil de Fonz, Toño Ferrer, ha informado de las últimas conversaciones con el departamento de Vertebración del Territorio del Gobierno de Aragón y la empresa adjudicataria tras las que el inicio de las obras de mejora en la A-1236 están previstas para comienzos de año. Esta carretera une a la localidad con la autovía A-22 y es una de las principales reivindicaciones del municipio.

Toño Ferrer, alcalde de Fonz

 

Elisa Sancho, vicepresidenta de la DPH

Adrián Cabeza, historiador del GRIEGC 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Previous ArticleNext Article

2 Comments

  1. Conocido como el cinturón de hierro del Cinca. La Pasionaria en un mitin ya dijo que el ejército de Franco jamás entraría en Cataluña porque el cinturón de hierro del Cinca era inexpugnable. Este tipo de construcciones también evidencia dos maneras distintas que hubo de plantear la guerra. Mientras que los nacionales se apoyaban en el rápido movimiento y el avance, los republicanos preferían la estática y el atrincheramiento ( al estilo de la I guerra mundial) La frase de la Pasionaria “ no pasarán” es reflejo de ello.
    Si bien no entiendo que tiene que ver estas actuaciones turísticas con la memoria histórica. Lo que hay que hacer es leer más historia y luego visitar lugares, a ser posible sin sufrir deterioros como en Santa Quiteria, que lo han convertido en plató cinematográfico donde se echa más en falta a Jose Sacristán que a Moscardó (que por al anduvo…)

    1. Bueno, unas cuantas matizaciones. El ” No pasarán ” son dos palabras que pronunció un general francés ( ¿ Gamelin, tal vez ?, pero no estoy seguro ) de la I guerra mundial refiriéndose a la Línea Maginot. Popularizadas en Francia, al estallar la guerra en España son utilizadas como slogan político-propagandístico en la España republicana, desde La Pasionaria y otros líderes hasta el último republicano. El cinturón de hierro del Cinca es una obra pensada y diseñada ( he visto personalmente planos y documentos ) por la Generalidad de Cataluña para defender esa región, pero luego, a la hora de la verdad, en estas comarcas del Somontano y Cinca Medio, esa línea no se defendió en absoluto acantonándose ya en Lérida capital las tropas republicanas que se batían en retirada desde la ruptura del frente de Huesca pocos días antes. En Lérida resistieron unos meses. En cuanto a las tácticas de combate de ambos bandos hay que tener en cuenta la naturaleza política de los mismos ( la mayor unión o desunión en su seno a la hora de tomar decisiones ), la distribución espacial de las zonas de control y, muy mucho, la capacidad tecnomilitar de la época de aquellos ejércitos, que, gracias a las ayudas alemana e italiana proporcionaron a Franco, sobre todo en el dominio aéreo, una ventaja considerable. Poco tuvieron que hacer los Polikarpov soviéticos, conocidos como ” chatos “, ” ratas ” y ¨” moscas ” ante los Savoia Marchetti italianos y los Junkers y Messersmischts alemanes. Y hubo de todo. Desde el avance republicano desde Cataluña que llegó a ocupar medio Aragón a comienzos de la guerra, hasta el parón y retroceso de las tropas nacionales ( las republicanas también eran nacionales pero era así como se llamaba entonces a las tropas de Franco y así ha quedado en la memoria popular, aunque contingentes extranjeros hubo en los dos bandos y tanto o más en el franquista, que más que nacional o fascista sería más apropiado denominarlo nacionalista español ) a las puertas de Madrid después de haber subido como una flecha desde Sevilla hasta Talavera de la Reina en el otoño de 1936. Cuando Franco tenía todo a su favor para ocupar Madrid y, seguramente haber concluido la guerra ya, decide bajar a Toledo para levantar el sitio de El Alcázar, algo, desde un punto de vista estratégico operacional, aberrante y que le costó encontrarse a las brigadas internacionales defendiendo el frente de la ciudad universitaria en Madrid e impidiendo la caída de la capital. Mientras Franco está en Toledo, Madrid organiza su defensa y recibe refuerzos nacionales e internacionales. Seguramente la prolongación de la guerra a Franco le traía al pairo sintiéndose apoyado por Hitler y Mussolini y el gran capital internacional, sobre todo sabiendo que enfrente solo tenía a un Stalin que en el bando republicano solo provocó problemas, purgas, luchas internas con anarquistas, trotskistas, y que parecía que Franco lo tuviera en nómina. Pero esto es otro tema.
      No está de más recuperar estos sitios para que sean visitables y evitar su deterioro con el paso del tiempo, pero hay que tener cuidado con la gestión de los recursos dedicados a ello y evitar las clásicas corruptelas de subvenciones, enchufes, etc….y hacer una gestión expositiva honesta y lo más objetiva posible ( siempre será polémica ) huyendo de maniqueísmos, leyendas y tópicos que no se ajusten a un rigor científico. Lo de leer historia está muy bien, es un gran consejo. Pero estamos también en lo de siempre, hay que intentar acertar con el historiador que leemos. Nunca será un acierto pleno, pero no nos vayamos a los extremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies