• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Barbastro, Ronda de Relatos

La estrella verónica y las piñas mágicas

Autoras del cuento Verónica Estraña y María Esteban / Ilustraciones de José Antonio Cosculluela - usuarios de Down Huesca

La estrella Verónica vivía en el cielo con sus amigas. Bailaban por la noche y se divertían todas juntas, mientras vigilaban que pasaba en el reino.

Una malvada reina vivía en un palacio tan grande y moderno que tenía un vestidor enorme con capas de muchos colores, era tan grande que te perdías dentro de él . Y es que la reina era muy presumida.

La malvada reina tenía unas uñas muy largas y era muy mala. Lo peor de todo es que hacia piñas mágicas que cantaban canciones y cuando las personas las escuchaban se ponían tristes y no paraban de llorar.  Así consiguió tener un gran mar de lágrimas en su reino, donde podía observar lo bien que le quedaban sus capas.

La princesa Sol en cambio era muy delicada, vivía en el reino vecino  tenía el pelo suave y los ojos verdes, unas manos muy bonitas y era una persona muy dulce y hermosa. Un día estaba en el bosque cogiendo flores, cuando   se encontró con la malvada reina que había ido a coger piñas. Como había sido navidad había regalado tantas que se le habían acabado.

La princesa era divina, rica, bonita, famosa y muy feliz, por eso cuando la vio la reina malvada se puso verde de envidia y entonces decidió destruir a la princesa.

Así que envió una cesta de piñas mágicas a su reino. Pero lo que no sabía era que la estrella Verónica lo estaba viendo todo. Y como no le gustaba lo que había planeado la malvada reina ya que la princesa era su amiga, cogió la cesta de piñas y la tiro al mar de las lágrimas que se había formado por culpa de las piñas de la reina.

Cuando esto sucedió hubo una gran explosión mágica y la magia desapareció, las personas dejaron de llorar y se vengaron de la reina destruyendo su gran palacio y su enorme vestidor ahora era la  malvada reina la que no paraba de llorar.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *