• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Contraportada

Cómo se llega a ser el mejor de la historia del tenis: Hay detalles sobre los que nadie piensa

Por Juan Ignacio Lacarte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

11) Puede observarse la complejidad de los factores cuyo análisis y progresiva comprensión otorga posibilidades de eficacia especiales (y así forjar campeones), si se tiene en cuenta que hay matices decisivos en el estudio de hechos “evidentes” que muy pocas personas advierten, y, por tanto, muy pocas los integran en sus análisis lógicos.

El jugador hace “lo que le da buen resultado” y siendo así, su conocimiento de los movimientos e ideas con los que cree controlar esos resultados le parece suficiente, pero, a menudo, ese conocimiento podría ampliarse bastante.

En el rebote de las pelotas, por ejemplo, hay detalles a considerar. Conociéndolos y comprendiendo sus consecuencias, puede modificarse (inapreciablemente al ojo no entrenado) técnica y táctica según las circunstancias, según cada golpe, adversario, etc.

El rebote de la pelota, tanto en el cordaje como en la superficie de la pista es un factor de eficacia.

Esta reglamentado, estableciéndose unas condiciones y unos límites (regla 1.3 y Apéndice 1)  En la práctica la pelota no incide casi nunca perpendicularmente a una superficie, ni de la pista ni en el cordaje.

Según el ángulo de incidencia la flexibilidad de la carcasa de goma varía bastante, y así el rebote.

Para apreciar la eficacia de un gesto técnico, del efecto inducido por él en la pelota, y del rebote de ésta en la pista, y muy importante, en el cordaje del adversario, hay que observar esta circunstancia, pues según reaccione la carcasa de goma de la pelota a los ángulos de incidencia y la tensión del cordaje (entre otros factores), puede dificultar o favorecer la propia técnica y la respuesta del adversario, y según el adversario (su técnica de golpeo)

Considerad también que aunque el rebote de todos los tipos y marcas de pelotas sea reglamentario, no todas reaccionan igual y esto ayuda o perjudica aspectos de técnicas de golpeo.

Aunque el rebote de todos los tipos y marcas de pelotas sea reglamentario, no todas reaccionan igual y esto ayuda o perjudica aspectos de técnicas de golpeo.

Según sea el rebote a la incidencia angular del cordaje puede facilitar los tiros paralelos, por ejemplo; o las dejadas; puede afectar a la carga de efecto, a frenar el bote de los golpes “no liftados”, a inhabilitar o favorecer la eficacia de los saques “abiertos” (dirigidos a las líneas laterales), etc.

Para mantener las características de ese rebote se cambian las pelotas cada cierto tiempo, y aún así, según la intensidad y duración de los puntos, en cuatro o cinco juegos las pelotas ya presentan alteraciones de rebote a tener en cuenta.

Cuando exponga los motivos de las grandes diferencias que presentaban las pistas rápidas y lentas de los años 70 del pasado siglo y su repercusión en técnicas de golpeo, creando especialistas en unas y otras por ello, por la ineficacia (relativa) de la técnica adecuada para unas en las otras, el aficionado tendrá una perspectiva más amplia del concepto de eficacia según el rebote de la pelota.

Depende de cómo sea este rebote, convierte a jugadores mediocres en campeones e inhabilita la eficacia de ciertos golpes. Cuando esto último ocurre, el nivel técnico pierde importancia (no sirve para dominar, pierde “eficacia” por tanto) y el juego es más físico que otra cosa (Un buen ejemplo de limitación técnica por culpa de unas pelotas de gran rebote es el actual Open de Australia 2019; y el resto de la temporada acrecentará las limitaciones al mérito técnico por lo que se comentará)

Establecer la eficacia de un tiro requiere analizar diversos factores, empezando por una amplia comprensión de las características del adversario (técnicas y psíquicas), de la superficie y de la pelota. Cada adversario es diferente y lo que funciona contra uno puede ser suicida emplearlo contra otro. Lo mismo con gestos técnicos: Golpes eficaces en hierba no lo serán en “tierra batida”. Otros factores de eficacia son la velocidad de la pelota, en el aire y tras botar, la precisión del bote y las características de éste, del rebote en la pista.

Este viene influido por la propia pelota, su trayectoria en el aire, y la superficie de la pista, pero hay algunos puntos generales que todo el mundo conoce, o, al menos, puede ver.

 

 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies