• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Barbastro, Opinión

A la huelga compañeras, a la huelga del 99%

Una perra verde
  • 17
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El pasado 8 de marzo de 2018 fue revolucionario. España se hacía eco de la Huelga Internacional de Mujeres y se abría un campo de debate que propone al feminismo como alternativa política al neoliberalismo rampante que solo defiende los derechos de unos pocos.

La respuesta no se ha hecho esperar, estos pocos que suelen ser hombres, blancos, heterosexuales y ricos defienden con uñas y dientes el status quo y sus privilegios en él. Sacan autobuses a la calle y pintan en ellos la cara de Hitler pretendiendo disuadir de la defensa de los derechos de las mujeres. Considerando que las mujeres somos menos personas o no lo somos en absoluto y atentando contra nuestra inteligencia y los datos, la información y el conocimiento. 

Pero el feminismo ya ha calado y empieza a ser un mensaje que se extiende. Un mensaje igualitario, de todas: jubiladas, bolleras, transexuales, migrantes, gitanas, ecologistas, estudiantes, nuevas masculinidades y más, y más, hasta el 99%. Se nota en la forma de hacer periodismo y también en las conversaciones tomando unos vinos, se nota en la forma de vestirnos y de apoyarnos, hay sororidad** en el aire. Un nuevo sentido común,  cooperativo, horizontal, no violento, ecologista, igualitario, pacifista y social que se hace día a día, escuchándonos, dialogando, construyéndonos y deconstruyéndonos juntas  y  que no es solo de las mujeres sino de las personas que queremos construir un mundo para todas, desde y con la pluralidad, en común. 

El feminismo reclama el derecho de las mujeres a cobrar lo mismo por el mismo trabajo, a poder salir a la calle por la noche y por el día, sin miedo y sin tener que escuchar mensajes obscenos sobre su cuerpo, como si solo fuéramos un cuerpo destinado al deseo de “otros”. El derecho a la diversión y el ocio en igualdad. El derecho a prosperar, a estudiar y a ser valoradas con las mismas oportunidades, el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y a que la medicina también tenga en cuenta nuestros síntomas, sin prejuicios…Pero no es sólo una cuestión de derechos individuales de las personas leídas como mujeres… es también una cuestión social, de una sociedad que quiere construirse con el cuidado de la vida en el centro, que quiere darle la importancia que merece al cuidado de la infancia, de la vejez, de la enfermedad y del entorno, de la naturaleza y los seres con los que convivimos. Queremos redefinir qué es la vida que merece ser vivida y hacerla posible para cualquiera, no solo para unos pocos… queremos un planeta y una justicia para todas las personas.

Por eso es tan importante esta huelga, esta huelga del 8M que redefine los límites de lo laboral y lo personal, porque a partir de ahora ya no podremos hablar de huelga general sin incluir la huelga de cuidados. Porque estamos haciéndonos, como movimiento, como alternativa, como personas y como colectivos y para ello nos reunimos en asambleas y decidimos. No seguimos instrucciones sino que nos construimos juntas contra este sistema heteropatriarcal, racista y biocida.

El próximo 8 de marzo volvemos a ir a la huelga, porque este sistema es injusto, insostenible  y no es el futuro que queremos, por eso vamos a construir un presente que nos guste, juntas, en común. Tenemos cuatro formas de sumarnos a la protesta: con la huelga laboral (que puede ser de toda la jornada o el paro de dos horas), de estudiantes, de cuidados y de consumo (que es muy importante y permite que todas, aunque decidamos ir a trabajar, podamos contribuir). 

¿Y cómo apoyamos los hombres?, pues en primer lugar, como decidas, se trata de que pienses en cómo puedes contribuir al éxito de la huelga y a tu propia transformación individual… puedes cuidar ese día, a los niños de los vecinos, a tus sobrinos, hijos o padres, puedes ir a trabajar y allí visibilizar el trabajo y la lucha de tus compañeras, puedes decidir porque también es tu día de lucha, de transformación y también estás invitado a construir…no como líder, no dominando el discurso, sino codo con codo, como compañero que se sabe en construcción en un mundo por construir. En segundo lugar, escucha, reúnete con las personas de tu entorno y decide conjuntamente cuál es la mejor forma de protestar, manifestar, construir, gestar el cambio, este camino no es individual sino relacional.

Somos muchas personas, estamos por todas partes y estamos dispuestas a responsabilizarnos de este proyecto común por una sociedad mejor, la revolución está aquí y será feminista, internacional, ecologista, pacífica y plural… y  para el 99%. A la huelga compañeras.

*VVAA: Un feminismo del 99%. Con prólogo de Nancy Fraser. Editorial Lengua de Trapo. 2018.

Manifiesto para el 99% Nancy Fraser, Cinzia Arruzza y Tithi Bhattacharya. Herder. 2019.

**Sororidad: solidaridad, amistad, complicidad entre mujeres en un sistema patriarcal, procede de la palabra soeur que es “hermana” en francés.

 


  • 17
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Previous ArticleNext Article

7 Comments

  1. A mí esto de la sororidad me suena a Sor Raimunda, que también viene del fancés «soeur», es decir todo esto me suena a monjil, con las mujeres ataviadas de morado donde antes íbamos de azul marino. Y ahora en lugar de cantar «Viva la madre superiora» se canta «Abajo el patriarcado» , pero sin señalar al único patriarcado de verdad que perdura: el de los gitanos, que todos tienen un Patriarca a quien nadie señala.

  2. Mi señora se pega largas jornadas de trabajo, a veces hasta de más de 10 horas sin comer, por un sueldo tan pequeño que menos no lo permite la ley. Además, es tan pequeño porque la tienen como ayudante cuando trabaja de oficial.

    Cuando estuvo embarazada y su situación aconsejaba ya la baja por peligro para el feto, ni la empresa ni el servicio delegado de prevención de riesgos aparecieron, pese a la insistencia.

    Cuando se nos hincharon los ovarios y nos fuimos al servicio de prevención, nos tomaron el pelo diciéndonos que eso no era allí, que de qué estábamos hablando, que a la Mutua. En la Mutua lo mismo. Al final, era en Prevención y tenían los informes hechos. Pero por algún motivo no difícil de adivinar no había ido adelante.

    Cuando ya no les quedó más remedio, la gestoría de la empresa aún tuvo los ovarios de poner la baja para después del fin de semana.

    Cuando quisimos que pagaran sus responsabilidades por la vía judicial, el abogado nos lo desaconsejó.

    Las 4 ó 5 personas que intervinieron en todo ese proceso: empresario, responsable de prevención, Mutua, gestoría y abogado… eran mujeres. Sororidad, con perdón, por los cojones.

  3. Estimada «una perra verde»:

    Creo que el 99% de la población española apuesta y cree firmemente en la igualdad de derechos y oportunidades para mujeres y hombres. Es una auténtica pena que constantemente, la extrema izquierda se apropie del concepto «Feminismo» y vaya introduciendo antiguos (muy antiguos) mantras que mezclan el feminismo con el anticapitalismo, la reforma laboral, etc. Las mujeres son sujetos individuales, con intelecto propio y capacidad de desarrollar sus propias convicciones. No tratéis de colectivizarlas o hablar por todas. Os recomiendo también, si es que realmente queréis sumar a más personas a la causa, que dejéis ya de pintar al hombre como vuestro enemigo. No somos los enemigos de las mujeres. Las mujeres son algo muy valioso e importante en la vida de la inmensa mayoría de los hombres, y como tal, son y han de ser respetadas. Feliz Día de la Mujer.

  4. Pues el mundo no se paró, todavía sois pocas las podemitas que queréis involucrar a todas las mujeres a vuestra causa marxista, no me representáis ni lo haréis jamás. Que hartazgo de feministas!!!!!

  5. Acabo de leer este manifiesto contra el heteropatriarcado, (que no s’e que significa) un manifiesto manifiestamente heteroconfuso y embolicado, y cuando leo que “la revolución está aquí y será feminista, internacional, ecologista, pacífica y plural… y para el 99%” pido a la autora que cuando hayáis hecho esa revolución pendiente me aviséis, que saldré a la calle a verla. No me la quiero perder.

  6. A mí lo que más me gustó de la huelga fué el slogan
    » LA TALLA 38
    MEA PRIETA EL CHOCHO»
    Me parece sublime, transmite poesía a la par que determinación. Sutil

  7. A las feministas les ocurre que tienen facilidad para imaginar eslóganes simples y tontainas pero ante un razonamiento de varios minutos de duración se ofuscan, se lían y empiezan a evidenciar una oquedad mental y responden insultando. Me recuerdan a Pedro Sánchez que esos 15 segundos de esloganes en el telediario los domina. Pero en el segundo 16 ya hace aguas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies