• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Monzón, Opinión

La España que se despuebla y el fraude democrático

Por Carlos Allue
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La España interior se vacía a marchas forzadas. Dentro de muy poco ya no quedará casi nadie. La juventud sobre todo fluye cada vez más a las grandes ciudades. Y allí, la esperan los trabajos de muy baja remuneración y una burbuja del alquiler, que se le llevará la mayor parte de su sueldo.  En el medio urbano, nadie ha controlado a los especuladores, y  llevamos varias décadas sin construir vivienda pública social en régimen de propiedad o alquiler. Y en el medio rural, nadie ha planificado inversiones, ni ha regulado de forma distinta la PAC para favorecer a los pequeños y medianos productores y asentar de esta forma a las personas  en  los pueblos. Tampoco se han favorecido los mercados de proximidad y calidad alimentaria.

De pronto, todo el mundo descubre esta tragedia hace tanto tiempo anunciada. Es el plan del capital. Grandes urbes, con ejércitos de asalariados a bajos precios por la presión de la oferta, y el resto del territorio, tarde o temprano, comprado a bajo precio por un nuevo latifundio en forma de multinacional, con explotaciones intensivas agrícolas y ganaderas.. Economías de escala para productos agrarios  cada vez más competitivos ;  que sean sanos y de calidad ya es otra cosa. Las multinacionales de los productos fitosanitarios harán su agosto. Si ahora ya no sabemos lo que comemos, prepárense para entonces.

La paradoja es que nuestro sistema electoral favorece a los territorios frente al criterio proporcional de población. Es decir, un diputado por Huesca o Ávila, se obtiene con muchos menos votos que uno por Madrid, Barcelona o Sevilla, por ejemplo.  De resultas de todo ello, el congreso, y no digamos el senado, están llenos de diputados y senadores rurales, y son la mayoría frente a los urbanos. Y ahora viene la pregunta : ¿Cómo han permitido estos señores, que teóricamente son nuestros representantes, y son mayoría frente a los diputados y senadores urbanos,  que llegáramos hasta aquí ?.

Pues muy sencillo:  retomando la tesis defendida  en mi anterior artículo “Las elecciones locales y el político profesional”, esto sucede por la sencilla razón de que NO NOS REPRESENTAN, NI QUIEREN REPRESENTARNOS. Ellos sólo se deben a las cúpulas de los partidos que los seleccionan en listas y a su propio interés profesional en continuar en el desempeño del puesto público.

Esta democracia, llamada representativa, es un fraude.

 

 

 


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Previous ArticleNext Article

6 Comments

  1. Debería usted especificar cuando dice mayoría de diputados rurales (frente a urbanos) que provincias engloba dentro de cada categoría porque a mí me parece una división muy extraña. Pongamos por ejemplo la provincia de Zaragoza con 7 diputados: ¿es rural o urbana?¿y Badajoz con 6 diputados y una densidad de población de 31,07 hab/Km cuadrado ?
    Si consideramos rurales a las provincias con menos de 5 diputados, algo que podría considerarse «rural» (veánse las comillas) tenemos 64 diputados (no he contado los dos que aportan Ceuta y Melilla). Pues no parecen mayoría de nada.
    Modificar los 350 diputados hasta 400(algo que permite la Constitución) y consecuentemente aumentar el tamaño mínimo de la circunscripción única y aplicar Saint Laguë en lugar de D’Hont… podría servir para empezar. Otra cosa es que haya una mayoría necesaria tras las elecciones dispuesta a cambiar una legislación electoral…que no les beneficia.

    El ejemplo del Senado es muy diferente en composición. Es otra historia.

    La UCD sobrerrepresento el voto de las provincias pequeñas para asegurarse el poder «ad eternum», pero no hay mal que cien años dure… ni cuerpo que lo resista. Después PSOE y AP(perdón, quiero decir PP, marca electoral post Naseiro) se han aprovechado de esa situación consiguiendo, casi siempre, los diputados más baratos.
    En lo demás, señor Allué, de acuerdo en todo.
    Saludos.

  2. Yo creo que asistimos a los efectos de muchas decisiones ligeras y equivocadas que se han adoptado durante los ultimos años. El modelo de crecimiento ha perjudicado a enormes espacios de España. Recuerdo en los años 80 oír decir a Ramon Salanova que había que ordenar y encauzar la evidente despoblación de Aragon… a nadie le oí decir esas cosas. Más tarde, a finales de los 90, el consejero Biel manifestó en el Heraldo que la solución al asentamiento eran los centros de interpretación de las comarcas y los palacios de congresos. Cuando lei la entrevista una mañana, en la barra de La Matilde, salí tan consternado que aún lo recuerdo.
    En España en un momento dado se optó por meter muchos miles de millones en el AVE , para llegar a todas capitales de provincia, pese a que con el Talgo y buenas vías los viajes sólo durarían unos minutos más. Los catalanes exigieron algo aberrante: que el AVE cruzara barcelona soterrado, pese a que el proyecto era por el exterior al aire libre… Y, en cuanto a la escasez de recursos se refiere, tenemos un concierto con el País Vasco que nos chupa la sangre del resto de España de modo vergonzante, para que allí, por ejemplo, los salarios públicos sean un agravio insultante hacia quienes les apoquinamos ese nivel de vida. A su alrededor abandono y sobriedad.
    Pero de eso ninguna culpa tiene la ley electoral ( que no es de UCD sino del PSOE, pues data de 1985)
    En España no hay ninguna planificación económica económica de altura conocida en los últimos 40 años, tal como se hizo en los 60 de la mano de excelsos economistas como el sabio Ullastres, Sarda’, Mariano Rubio, Estape’…) Y es así porque el estado autonómico impide una visión global, unas decisiones generales, quedando todo reducido a lo corto, a lo inmediato:; centros de interpretacion, y palacios de congresos.

  3. Yo creo que estamos asistiendo a las consecuencias de infinidad de decisiones ligeras y equivocadas que se han adoptado durante los ultimos decenios. El modelo de crecimiento ha perjudicado a enormes espacios de España. Recuerdo en los años 80 oír decir a Ramon Salanova que había que ordenar y encauzar la evidente despoblación de Aragon… a nadie le oí decir esas cosas. Más tarde, a finales de los 90, el consejero Biel manifestó en el Heraldo que la solución al asentamiento eran los centros de interpretación de las comarcas y los palacios de congresos. Cuando lei la entrevista una mañana, en la barra de La Matilde, salí tan consternado que aún lo recuerdo.
    En España en un momento dado se optó por meter muchos miles de millones en el AVE , para llegar a todas capitales de provincia, pese a que con el Talgo y buenas vías los viajes sólo durarían unos minutos más. Los catalanes exigieron algo aberrante: que el AVE cruzara barcelona soterrado, pese a que el proyecto era por el exterior al aire libre… Y, en cuanto a la escasez de recursos se refiere, tenemos un concierto con el País Vasco que nos chupa la sangre del resto de España de modo vergonzante, para que allí, por ejemplo, los salarios públicos sean un agravio insultante hacia quienes les apoquinamos ese nivel de vida. A su alrededor abandono y sobriedad.
    Pero de eso ninguna culpa tiene la ley electoral ( que no es de UCD sino del PSOE, pues data de 1985)
    En España no ha habido ninguna planificación económica económica de altura conocida en los últimos 40 años, tal como se hizo en los 60 de la mano de excelsos economistas como el sabio Ullastres, Sarda’, Mariano Rubio, Estape’…) Y es así porque el estado autonómico impide una visión global, unas decisiones generales, quedando todo reducido a lo corto, a lo inmediato: centros de interpretacion, palacios de congresos y piscina en cada pueblo.

  4. La ley electoral vigente (2011) es la reforma de la ley de 1985, que a su vez desarrolla los artículos 68 y 69 de la Constitución Española. Y estos desarrollan la ingeniería electoral de Torcuato Fernández Miranda. Ambas leyes(1985 y 2011) se han limitado a desarrollar los planteamientos de la UCD. Como usted puede ver, el cambio del reparto de escaños desde el año 77 ha sido mínimo, es decir, seguimos con el blindaje constitucional de la UCD y la sobrerrepresentación de la España interior, granero electoral de algunos. En la tabla que aparece aquí puede comprobarlo:

    https://es.wikipedia.org/wiki/Legislaci%C3%B3n_electoral_espa%C3%B1ola

    Podría perder el tiempo intentando explicar el engendro, pero hace solo dos días, Enric Juliana lo hizo muy bien:

    «Los fundamentos de la legislación electoral vigente se establecieron antes de la restauración de la democracia. La arquitectura del nuevo Parlamento ya estaba esbozada en la ley de Reforma Política, pieza clave de la transición y obra maestra de Adolfo Suárez, aprobada en referéndum el 15 de diciembre de 1976 con un apoyo social muy amplio. Esa ley establecía que el futuro Congreso tendría 350 diputados elegidos por provincias y que los 207 senadores serían escogidos por escrutinio mayoritario.

    Una vez superado el referéndum de la Reforma, Suárez comunicó a la oposición democrática las reglas para unas primeras elecciones libres. Esas normas fueron aprobadas en un real decreto del 18 de marzo de 1977, semanas antes de la legalización del Partido Comunista de España.

    Inicialmente, Suárez era partidario de un sistema a doble vuelta, al estilo francés. Algunos políticos franceses atentos a la evo­lución de España se lo quitaron de la cabeza explicándole que el mecanismo de segunda vuelta ­estaba estimulando en Francia la alianza electoral de socialistas y comunistas (elecciones presidenciales de 1974).

    Se optó finalmente por un sistema proporcional con doble corrección: la ley d’Hondt premiaría a los partidos más votados y la asignación provincial de los escaños daría una excelente prima a la España rural. El equipo de Suárez encargó encuestas y calculó que un partido gubernamental de perfil centrista (la futura Unión de Centro Democrático) podría acariciar la mayoría absoluta con un 36% de los votos, si ganaba en la España interior. Los cálculos de la Moncloa resultaron ser correctos: con el 34%, UCD consiguió 165 escaños en aquella primera convocatoria, once por debajo de la mayoría absoluta.

    La oposición democrática aceptó esas reglas del juego. El PCE, pendiente de su legalización, no cuestionó unas normas que le supusieron una fuerte penalización en tanto que tercer partido. Posteriormente, el modelo electoral suarista quedó protegido por el artículo 68 de la Constitución en lo que se refiere a la circunscripción provincial y la proporcionalidad. La estabilidad del régimen electoral es una de las características del sistema político español. Sin la protección constitucional, España ya habría cambiado las reglas del juego en más de una ocasión.

    Cuarenta y dos años después, la ley inspirada por Torcuato Fernández Miranda y perfilada técnicamente por los fontaneros de Suárez durante el largo invierno del 77 le puede jugar una mala pasada a la España conservadora. La fragmentación de la derecha podría colocar al PSOE en posición UCD gracias a la prima electoral de la España interior. Haz que pase, dice Sánchez.»

    Pues igual pasa. Y eso que el golpista creía que había quedado todo atado y bien atado.

    Pero podría enlazar usted esa entrevista de Biel que dice, según usted, que hay que hacer un palacio de congresos como método de asentamiento de la población. Me encantará leerla.

  5. Coincido plenamente con lo expuesto por Carlos en su artículo. El problema es la verdadera naturaleza del sistema político-económico en el que vivimos, que no sólo es propio de España sino del resto de países que nos rodean y de la casi totalidad de los del planeta, de ahí, si observamos, el acelerado proceso de urbanización a nivel mundial que tomó carta de naturaleza sobre todo a partir del siglo XX. Es decir, estamos ante una cuestión de estructuras profundas de organización social en todos sus niveles de producción mercantil, cultural, ideológico, político, todos ellos consustanciales entre sí en una interacción permanente. Que haya una ley electoral que permita más o menos diputados, que sean urbanos o rurales, que sea más o menos transparente, es todo una cuestión meramente formal incluso de menor calado. El problema lo señala Carlos en su último párrafo, que sólo puede afrontarse desde un cambio de escala de valores éticos y morales por parte de sus señorías, claro que de producirse este hecho dejarían de serlo seguramente y ya ni siquiera se hubieran metido en política si se les hubiera exigido de antemano, algo, por otra parte, absolutamente imposible por el tipo de moralidad que el propio sistema político genera y sostiene. Vamos, que cambia la conducta y ética de los responsables y representantes políticos o no hay nada que hacer por más vueltas que se le dé. La pregunta del millón es ¿ para cambiar las personas hay que cambiar el sistema o son las personas quienes, previo exámen de conciencia, cambiarán el sistema y su organización social ?. Yo veo que pasan los años, las décadas, y esperar que salgan de las personas otros estados de conciencia que permitan cambiar el sistema es algo ilusorio, muy naïf. Prácticamente imposible. Pero si hemos de pensar en otro sistema que fabrique otra escala de valores alguien tendrá que tirar la primera piedra, seguramente, por lo menos sería lo deseable, el grupo social, minoría, vanguardia, llaménle como quieran, más preparado técnicamente y, sobre todo, más íntegro ética, moral e ideológicamente. La España vacía o vaciada, igual que el Portugal, la Francia, China, Brasil, países nórdicos, USA, etc….vacíos o vaciados, responde a un modelo concreto que es el que prevalece en casi todos los países del mundo actualmente: el sistema capitalista. Ojo, que esto pasa también – y la cito – en una China con un capitalismo estatal gobernada por el partido comunista. A todos toca. Y a grandes rasgos. En España » el vaciado » empezó lentamente en el siglo XIX para acelerarse brutalmente tras la guerra civil en las décadas de los cincuenta, sesenta y setenta del siglo pasado, hasta el día de hoy. Con la dictadura franquista y con la democracia borbónica. Con la primera la planificación que se hizo agravó los desequilibrios territoriales de España favoreciendo al Pais Vasco, Cataluña y Madrid, cuna y residencia de la burguesía y poderes económicos peninsulares en una clara demostración que quienes mandaban eran ellos y el dictador un títere útil para sus intereses. Aragón, por ejemplo, se desertizó y Zaragoza se agigantó. Con la segunda más de lo mismo, siguió la misma dinámica a pesar de un cambio formal del sistema político. Es decir, da lo mismo dictadura, democracia, autonomías o no autonomías. El sistema capitalista tiene su propia lógica de gestión de recursos, inversión, producción, beneficio y su teoría ha determinado que la España interior, en general, no le es rentable y queda abandonada. En un capitalismo renano o escandinavo aquí es cuando aparece el Estado con elementos correctores para evitar que un país se desarticule. Desde la propia inversión pública, donde no va a aparecer la privada, hasta la regulación del mercado. En un capitalismo latino, ibérico y español por más señas, con el modelo más retrasado, el país seguirá sufriendo por alguna generación más. La esperanza es lo último que se pierde. ¿ Y si en lugar del sistema capitalista se prueba con otro socialista o un mix socialista-capitalista ? ¿ que será de la España vacía ?. Nadie tiene una bola de cristal pero antes debe hacerse la pregunta de como transitar de un sistema a otro sin romper la vajilla, y me temo que en la España de hoy y del corto plazo ese escenario ni se contempla por falta de base.

  6. La entrevista con Biel la recuerdo aproximadamente a principios de los 90, y entonces no había periódicos digitales, luego no puedo saber el enlace, pero si hubiera en el Heraldo una hemeroteca como la del ABC o La Vanguardia (antigua «Vanguardia Española») se podría buscar.
    También pienso, como dice José María, que los Planes de Desarrollo por una parte fomentaron la emigración hacia el País Vasco, Barcelona y Madrid, pero justo es reconocer que acometieron en sentido contrario una política socializante de tierras del interior, mediante la expropiación de latifundios para parcelarlos y construir pueblos de colonización con el original diseño romano (una cruz, un foro en el eje, y calles paralelas) Unos Unos poblados que han servido para poblar grandes zonas antaño desérticas que ahora disfrutan de buenos regadíos.
    Esas medidas las quiso hacer en la República Marcelino Domingo con su Ley de Reforma Agraria (Domingo un maestro de Tortosa, osea marino, y que no sabía nada de agricultura) Cuando las expuso a Azaña (que entendía bastante de tierras, pues tenía propiedades por Alcalá que había administrado) Azaña quedó horrorizado y asustado…: Domingo quería entregar a los colonos, en el verano, una casa, una mula y unas tierras sin cultivar. «¿Ha pensado Vd. qué va a comer la mula si esas tierras tardarán 11 meses en producir paja?» El ministro no había caído en la cuenta.
    Respecto del artículo de Juliana hay cosas que me rechinan un poco; parece que da a entender que UCD acopió votos exclusivamente de la España interior, cuando barrió en todas partes, ya miraré qué resultados tuvo en la periferia y provincias más pobladas. Incluso miraré, en derecho comparado, cómo se regula cada Ley Electoral por el mundo. El asunto electoral es una materia muy delicada e importante, pues mediante un «chis garabís» puede ser que el que gane… pierda; por eso aquí se articuló la materia mediante ley orgánica que exige una alta mayoría de votos.
    Por lo tanto la expresión de Juliana «» Sin la protección constitucional, España ya habría cambiado las reglas del juego en más de una ocasión»» carece de sentido jurídico, pues como reconoce Armando Hostias esa «sagrada» Ley Orgánica de 1985 ya fue modificada en 2011. A mi juicio esa ley no se modifica porque los grandes beneficiados son los partidos nacionalistas, que llevan mandando desde hace 40 años; por ejemplo: según una reciente encuesta ERC con el 2.1% de los votos saca el 3.1% de escaños (11 diputados) Pasar de 2,1 a 3,1 es casi un 50% de más, una barbaridad (si mi decadente álgebra no me falla)
    La justicia electoral se logra con circunscripciones electorales grandes, donde hay menos pérdida de votos en «restos». Alcalá Zamora proponía que la circunscripción electoral fuera la Cuenca Hidrográfica…, y es para pensarlo. Así, en la circunscripción del Ebro estarían los partidos nacionalistas catalanes, vascos, y resto de partidos españolistas. A ver si ERC sería capaz de incrementar un 50% su representación…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies