• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Binéfar, Cultura, En portada

Paco Paricio: “La cultura nos transforma, nos hace más felices, más abiertos, más ciudadanos. Buscamos esa transformación con Imaginaria”

El director artístico del Festival de Títeres e Imagen en Movimiento y fundador de Los Titiriteros de Binéfar repasa la evolución de la muestra, su personalidad y desvela algunos actos que se verán en la séptima edición que se celebrará del 3 al 9 de junio
Paco Paricio.

El Festival de Títeres e Imagen en Movimiento, Imaginaria, cuya séptima edición se celebra en Binéfar del 3 al 9 de junio no se entiende sin la compañía Los Titiriteros de Binéfar. Su creador, , es el director artístico de este festival que convierte por una semana a la localidad altoaragonesa en el país de la fantasía, la imaginación y la educación en valores a través de las artes escénicas. Con Imaginaria, Binéfar ocupa un papel destacado dentro de los festivales de animación infantil y familiar que se realizan a lo largo de toda la geografía nacional. Hablamos de ello, de los orígenes y la evolución de Imaginaria con Paco Paricio, ‘alma mater’ del festival y alma de titiritero.

¿Cómo definiría Imaginaria?

Fiesta de la Cultura”. Ya imaginarás… me gusta mucho la palabra “fiesta”, sobre todo eso que encierra de celebración, de rito, de encuentro ciudadano. Desde mi punto de vista no tiene nada que ver contemplar un espectáculo en casa frente a una pantalla y verlo rodeado de vecinos, con el artista subido al escenario mirando a la cara a los espectadores; son dos cosas bien distintas. Imaginaria es sobre todo una fiesta de la cultura que busca el encuentro, creativo para ambos, entre artistas y público de todas las edades.

Entretener y acercar la cultura al público en general son premisas básicas de Imaginaria. Pero este festival tiene una personalidad propia y quiere transmitir unos valores. ¿Cuál es ese ADN que convierte a Imaginaria en un festival auténtico y distinto a otras propuestas artísticas?

Sorprender y contar; que los ciudadanos descubran algo, tal vez muy artesano o por el contrario muy tecnológico, simple, sofisticado… sea como fuere hay que sorprenderles y contarles algo, buscamos espectáculos que incluyan, como decíamos antes, “un mensaje”. Otra clave consiste en ponerse en el lugar del espectador imaginando su trayecto por Imaginaria: “ahora irá a jugar a la plaza, después se desplazará a otra plaza para ver unos titiriteros llegados de otra región, etc.”, esa empatía con el espectador que no quita como decía al principio la sorpresa.

¿Cómo surgió la idea de este festival?

Respuesta.- Varios “activistas” de Binéfar, como Francis Charles, ya habían hablado varias veces con Pilar y conmigo sobre la posibilidad de hacer un Festival de títeres en Binéfar,aprovechando el tirón de Los Titiriteros, pero fue Carlos Corzán, concejal de Cultura hace siete años, quien nos llamó y también a una nueva empresa cultural de la localidad que se llama Territorio para hacer algo de la mano y con el patrocinio municipal, y “saltó la chispa”. 

Aparentemente parece un festival pensado para niños y público familiar, pero Imaginaria abarca otras franjas de edades con propuestas para todos.

Es habitual asociar títeres y público infantil, creo que me haré viejo explicando que los títeres no son siempre y necesariamente para niños. Esto lo teníamos muy claro ya en la primera Imaginaria; por ello realizamos propuestas además de para niños, también para jóvenes y adultos. La cosa funcionó y desde el origen cultivamos con mimo esa diversidad de público, pues creo que es uno de los grandes logros de Imaginaria.

 Además es un festival que cuenta con el respaldo de buena parte de la sociedad binefarense: Colegios, asociaciones, voluntarios, empresarios,… ¿Qué supone Imaginaria para Binéfar?

 Está de moda hablar de los logros económicos de la cultura, de los puestos de trabajo, el incremento de turismo pero yo todo eso ya lo doy por sabido. Lo que de verdad me apasiona y me motiva es notar que la cultura nos transforma, nos hace más felices, más abiertos, más ciudadanos. Buscamos esa transformación con Imaginaria, con todas y cada una de las actividades.

¿Cómo ha sido la evolución de Imaginaria?

Como en todo, hemos ido aprendiendo tratando de ir cada vez un poco más lejos, afortunadamente Los Titiriteros nos movemos por muchos festivales de todo el mundo, tratamos de “recoger” lo mejor y usarlo en Binéfar, en Imaginaria. Pero no sólo espectáculos también ideas, propuestas, modos de gestión.

Imaginaria cierra cada año con una masiva afluencia de público. ¿Cuál es el secreto de llenar plazas y teatros?

 Imaginaria ha ido adquiriendo con el paso de los años algunas señas de identidad: Buscamos espacios no convencionales como son rincones poco transitados, la periferia de la localidad, cada año elegimos un barrio que no sea céntrico para realizar un pasacalle; ver la cara de los vecinos que reciben tal vez por primera vez en su barrio, un pasacalle al que acuden convecinos de todos los rincones de la localidad me conmueve mucho. Ya hemos comentado la búsqueda de diversos públicos, también la mezcla de disciplinas, pues no programamos sólo espectáculos, también exposiciones y charlas, cuidar la conexión con los vecinos sería otra de las claves.

Entretener y acercar la cultura al público en general son premisas básicas de Imaginaria. Pero este festival tiene una personalidad propia y quiere transmitir unos valores. ¿Cuál es ese ADN que convierte a Imaginaria en un festival auténtico y distinto a otras propuestas artísticas?

Sorprender y contar; que los ciudadanos descubran algo, tal vez muy artesano o por el contrario muy tecnológico, simple, sofisticado… sea como fuere hay que sorprenderles y contarles algo, buscamos espectáculos que incluyan, como decíamos antes, “un mensaje”. Otra clave consiste en ponerse en el lugar del espectador imaginando su trayecto por Imaginaria: “ahora irá a jugar a la plaza, después se desplazará a otra plaza para ver unos titiriteros llegados de otra región, etc.”, esa empatía con el espectador que no quita como decía al principio la sorpresa.

¿Cómo surgió la idea de este festival?

Respuesta.- Varios “activistas” de Binéfar, como Francis Charles, ya habían hablado varias veces con Pilar y conmigo sobre la posibilidad de hacer un Festival de títeres en Binéfar,aprovechando el tirón de Los Titiriteros, pero fue Carlos Corzán, concejal de Cultura hace siete años, quien nos llamó y también a una nueva empresa cultural de la localidad que se llama Territorio para hacer algo de la mano y con el patrocinio municipal, y “saltó la chispa”.

Aparentemente parece un festival pensado para niños y público familiar, pero Imaginaria abarca otras franjas de edades con propuestas para todos.

Es habitual asociar títeres y público infantil, creo que me haré viejo explicando que los títeres no son siempre y necesariamente para niños. Esto lo teníamos muy claro ya en la primera Imaginaria; por ello realizamos propuestas además de para niños, también para jóvenes y adultos. La cosa funcionó y desde el origen cultivamos con mimo esa diversidad de público, pues creo que es uno de los grandes logros de Imaginaria.

Además es un festival que cuenta con el respaldo de buena parte de la sociedad binefarense: Colegios, asociaciones, voluntarios, empresarios,… ¿Qué supone Imaginaria para Binéfar?

Está de moda hablar de los logros económicos de la cultura, de los puestos de trabajo, el incremento de turismo pero yo todo eso ya lo doy por sabido. Lo que de verdad me apasiona y me motiva es notar que la cultura nos transforma, nos hace más felices, más abiertos, más ciudadanos. Buscamos esa transformación con Imaginaria, con todas y cada una de las actividades.

¿Cómo ha sido la evolución de Imaginaria?

Como en todo, hemos ido aprendiendo tratando de ir cada vez un poco más lejos, afortunadamente Los Titiriteros nos movemos por muchos festivales de todo el mundo, tratamos de “recoger” lo mejor y usarlo en Binéfar, en Imaginaria. Pero no sólo espectáculos también ideas, propuestas, modos de gestión.

Imaginaria cierra cada año con una masiva afluencia de público. ¿Cuál es el secreto de llenar plazas y teatros?

Imaginaria ha ido adquiriendo con el paso de los años algunas señas de identidad: Buscamos espacios no convencionales como son rincones poco transitados, la periferia de la localidad, cada año elegimos un barrio que no sea céntrico para realizar un pasacalle; ver la cara de los vecinos que reciben tal vez por primera vez en su barrio, un pasacalle al que acuden convecinos de todos los rincones de la localidad me conmueve mucho. Ya hemos comentado la búsqueda de diversos públicos, también la mezcla de disciplinas, pues no programamos sólo espectáculos, también exposiciones y charlas, cuidar la conexión con los vecinos sería otra de las claves.

La séptima edición, ¿qué sorpresas nos deparará?

Varias. Los propios Titiriteros vamos a realizar una exposición del material antiguo, no de nuestra compañía sino de objetos y títeres que hemos recogido en nuestras actuaciones y que tienen mucho que ver con la historia de los títeres en España. Hace unos días me dijo una amiga desde el balcón de su casa: “Y todos esos premios y medallas que os dan. ¿No los podemos ver?” Los llevaremos pues a esa exposición en el Ayuntamiento. A Pilar y a mí nos hace muy felices que nuestros vecinos se sientan tan orgullosos de nosotros.

Imaginaria ha encargado a la artista binefarense Teresa Vilaplana que reside en la actualidad en Alemania, que realice unas composiciones musicales recordando sus vivencias de Binéfar, sus recuerdos, su familia y como Imaginaria versa sobre la imagen usaremos además fotografías y vídeos antiguos en esa producción especial tan relacionada con la creatividad, la música, la imagen y los recuerdos.

Acostumbrado a recorrer con su compañía los escenarios españoles, ¿qué aporta Imaginaria con respecto a otras propuestas escénicas de su género que se celebran en nuestro país?

Una de las diferencias importantes es que se trata de un gran festival con artistas excelentes que no se realiza en una gran ciudad si no que se da en una población pequeña de manera que los espectadores tanto locales como forasteros pueden desplazarse a pie de un espectáculo a otro. Otra característica, a mi juicio, hermosa es que los que vienen, tanto artistas como público, reciben el acogimiento alegre y agradecido de los vecinos, eso que parece tan lógico y natural se da especialmente en Binéfar.

Y ¿qué imagen tienen de este festival fuera de la frontera aragonesa?

Que Imaginaria tenga una imagen fuera de Aragón ya es todo un logro, resulta muy bueno que el nombre de una población se relacione con la cultura con los títeres, con un festival que tiene su dosis de tradición y de vanguardia. Así que aunque la idea de Imaginaria fuera de Aragón sea posiblemente pequeña es buena, eficaz y muy valiosa para la población.

Recomiende a quien todavía no conoce Imaginaria, que del 3 al 9 de junio se acerque a Binéfar.

Me permito pues este juego de palabras: Imagínate en Imaginaria, pues estoy seguro que no te vamos a defraudar, ni los artistas que vienen, ni los binefarenses.

 

 

 

 

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *