• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Lifestyle

Los riesgos laborales en la era digital

Por Sara Domínguez

Los accidentes laborales y las enfermedades contraídas como consecuencia del trabajo cuestan cada día la vida de 7.500 personas en todo el mundo. Garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores es, por tanto, una obligación tanto para las empresas como para los gobiernos.

Estos incidentes, accidentes en el trabajo y las enfermedades profesionales superan el daño al propio trabajador, pues pueden salpicar también a familias y empresas, poniendo en riesgo su economía en muchos casos.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), asegura que los días de trabajo perdidos debido a motivos relacionados con la seguridad y la salud constituyen cerca del 4% del PIB mundial. Desde esta organización están constantemente impulsando medidas para favorecer la integración entre gobiernos y empresas que aseguren la salud de los empleados en su puesto de trabajo.

La OIT plantea como reto imprescindible minimizar los daños personales y económicos lo máximo posible, pero para cumplir ese desafío es necesario que participen todos los actores implicados: gobiernos, empleadores y trabajadores, y por supuesto también los sindicatos. Solo de este modo se puede avanzar para frenar los datos de la siniestralidad, teniendo como principal aliado para reducir esa mortalidad y esos daños, la prevención del riesgo.

La era digital, cómo afrontar los riesgos laborales

A los problemas que todavía quedan por resolver en materia de prevención de riesgos laborales se suman nuevas causas de lesiones, enfermedades y muertes profesionales. El entorno laboral cambien de manera constante y esto obliga a plantear nuevas medidas de prevención que vayan diseñadas para reducir esas nuevas formas de siniestralidad.

Nadie duda de que la digitalización y las tecnologías de la información y la comunicación pueden ser aliados para garantizar mayor nivel de seguridad en el trabajo. Mediante disciplinas como la Inteligencia Artificial, las máquinas pueden sustituir puestos de trabajo con altos índices de mortalidad o lesiones.

La tecnología aparece ya como telón de fondo o como compañero en la vida de muchas personas. En la actualidad, es casi imposible imaginar la vida sin conexión a internet, sin dispositivos móviles, de modo que a los accidentes de tráfico, los riesgos en la industria o las caídas desde grandes alturas se suma un nuevo enemigo en el terreno laboral, el exceso de trabajo.

Trabajar más horas, sinónimo de siniestralidad

Otro dato interesante que aporta la OIT es que el exceso de trabajo afecta a aproximadamente de la población. Una carga de trabajo elevada no solo se muestra mediante muchas horas en el curro, sino a través de la vigilancia constante al teléfono móvil o el correo electrónico, que puede afectar a la salud mental.

La era digital ha abierto un nuevo abanico de implicaciones negativas para el bienestar del empleado. El trabajo de millones de personas obliga a permanecer conectado a internet y redes sociales las 24 horas del día, impidiendo así el descanso y la desconexión.

Desde muchos gobiernos y empresas se intenta poner freno a esta situación pero se echa en falta mayor implicación por parte de todos los agentes implicados, especialmente el sector empresarial.

En otro orden de factores, la prevención de riesgos laborales sí está bien insertada en la legislación laboral, al menos sobre el papel, y son numerosas empresas las que se dedican a este sector, como es el caso de semusad.es.

El trabajo autónomo y la imposibilidad de conectar

Otro fenómeno a tener en cuenta es el del teletrabajo. En una sociedad como la actual que camina hacia el teletrabajo, esta forma de empleo se considera una vía para maximizar la producción e incidir positivamente en la protección del medio ambiente reduciendo millones de desplazamientos diarios hasta los centros de trabajo.

No obstante, trabajar desde casa puede convertirse también en un arma de doble filo. Con respecto a los riesgos laborales, se reduce el peligro de sufrir accidentes de tráfico y entran en juego dinámicas como la flexibilidad de horarios. Sin embargo, el teletrabajo lleva asociado consigo también una serie de riesgos como ser incapaces de separar la vida personal de la vida laboral, convirtiendo esta labor en algo cada vez más complejo.

Empresas, sindicatos y gobiernos están obligados a invertir en seguridad y aportar condiciones de trabajo seguras para los trabajadores, y ya no solo en los trabajos físicos o aquellos que requieren desplazamientos físicos, sino también en las nuevas formas de empleo

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *