• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Barbastro, En portada, Naturaleza

Colores que vamos perdiendo en el Somontano de Barbastro y el veneno que mata

El uso indiscriminado y masivo de los herbicidas químicos está haciendo desaparecer pequeñas flores que antes acompañaban los lindes de los cultivos. Algunas son las que ilustran este artículo, especies que todavía podemos ver por el Somontano, pero que cada vez son más escasas
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Volvíamos de observar helechos que crecen en las ofitas de Estopinán, cuando José Vicente, mirando los cultivos que bordean la carretera comentó: -¿No tienes la sensación de que cada vez hay menos colores en el campo? -Sí -le contesté- la memoria me guarda campos con colores más variados, más ricos en tonalidades. Hace tiempo que no veo algunas plantas que antes podía encontrar con mayor facilidad.
Es un hecho. El uso indiscriminado y masivo de los herbicidas químicos está haciendo desaparecer pequeñas flores que antes acompañaban los lindes de los cultivos.
Iberis pinnata
Iberis pinnata

Hace unos años encontré en internet un documento elaborado  por una asociación de botánicos francófonos «Tela botánica» que alertaba de las especies vegetales que habían desaparecido en muchos departamentos franceses. La lista era preocupante.

En la revista Quercus, otro investigador Javier Puente Cabeza escribió  en 1997 un artículo sobre
«malas hierbas de secano en peligro de extinción».

Miro mis anotaciones, y comparo mis listas con las de Francia y las de Javier Puente. Hay muchas coincidencias. Algunas son las que ilustran este artículo, especies que todavía podemos ver por el Somontano, pero que cada vez son más escasas.

Silene muscipula
Silene muscipula

Habrá quien relativice estas desapariciones, o incluso las achaque al cambio de los tiempos y al pago que, dicen,  hay que pagar por la modernidad, la productividad y el confort.

Para estas personas contaré aquí la noticia aparecida hace pocos días en la que se da cuenta de la sentencia de un tribunal de California (EEUU) a favor de una familia intoxicada por un herbicida muy popular, el «Roundup«, tan popular que aquí le ponemos el  españolizado nombre de «rundun«.

Tan utilizado es este producto que a cualquier agricultor, jardinero u hortelano que le pregunten por la manera de eliminar una mala hierba, la contestación es siempre la misma: –una buena rociada de «rundun» y solucionado-.

Adonis aestivalis
Adonis aestivalis

El tribunal da por probado que el uso de este fitosanitario es altamente tóxico para el ser humano (además de su altísima toxicidad para el medio ambiente)  hasta el punto de que fue el responsable de la formación de cáncer en los demandantes y condena a la empresa Monsanto a indemnizarlos con una millonaria suma.

Es la segunda vez que se condena a esta empresa por este fitosanitario, y parece ser que no va a ser la última. Roundup es la marca comercial, pero como sucede en estos casos la clave del asunto está en el componente de este producto: el glifosato.

Consolida pubescens
Consolida pubescens

Grupos ecologístas y defensores de la agricultura ecológica llevan años intentando que la Unión Europea prohíba el uso del glifosato, tanto por el daño que produce a los que lo manipulan como el que produce en el medio ambiente. La última noticia, nefasta, es que se ha prorrogado el uso de este herbicida como mínimo hasta 2022. Y mientras tanto, la lista de desapariciones va creciendo.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies