• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Alto Aragón, Hoz-Costean

Los vecinos de dos casas de Hoz de Barbastro viven con corriente de 150 voltios

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El sol marca la vida cotidiana y las tareas domésticas de los habitantes de las casas Torre Boira y Mesón de Hoz. Estas dos casas centenarias, donde viven dos matrimonios de avanzada edad y ocasionalmente sus hijos, son las únicas de la localidad somontanesa de Hoz de Barbastro que todavía cuentan con una corriente eléctrica de 150 voltios, cuando el resto de los vecinos tiene sus instalaciones eléctricas a 220 voltios.

Las dos familias que viven en este extrarradio de Hoz se han acostumbrado a este tipo de vida propio de otro siglo, pero lamentan con cierta resignación no poder disponer de las comodidades propias de la corriente eléctrica de 220, una circunstancia que hace que la vida dentro del hogar sea precaria. Maria José Sanz es hija Torre Boira. Actualmente vive en Zaragoza, donde trabaja, pero los fines de semana y días festivos acude a su hogar natal para pasar su tiempo libre con sus padres. Maria José explica las dificultades que encuentra en Hoz: «Cuando enciendes dos bombillas la intensidad va bajando hasta que te quedas casi sin ver. La corriente de 125 no da ni para electrodomésticos, ni calefacción, ni lavadora ni nevera. Sólo va la televisión que tiene un consumo mínimo».

Tareas tan habituales como planchar y ver, a la vez, la televisión son prácticamente imposibles en estas casas donde enchufar dos electrodomésticos al mismo tiempo genera un descenso en la potencia eléctrica. En estas condiciones, los vecinos de estas casas deben de hacer uso «del butano y de un motor para la lavar en lavadora», explica Saturnina Ciprés, del Mesón de Hoz. «Su ritmo de vida pasa por acostarse pronto y levantarse pronto por la mañana. Van con el sol», matiza Maria José.

Maria José Sanz denuncia que en el siglo XXI «y en el primer Mundo se de esta situación que es tercermundista. Tantas ayudas que se dan al Tercer Mundo y a situaciones catastróficas fuera de España pues también podrían atender este problema que lo tenemos aquí».

Otro de los problemas que afectaban a la calidad de vida en esta zona rural, se solucionó hace tres años cuando el Ayuntamiento habilitó un conducto que garantizaba el suministro de agua potable y que permitirá también llevar agua hasta unas granjas próximas.

Maria José Sanz considera que los vecinos de estas dos casas «aunque demos muy pocos votos», tienen el mismo derecho que el resto de la población de Hoz «a tener luz a 220 porque pagamos los mismos impuestos igual que el resto». «Allí viven mis padres que son unos ancianos que no tienen ni calefacción ni lavadora. Y ellos no quieren dejar de vivir allí. Yo creo que las instituciones, el Ayuntamiento y todos deberían solucionar esta situación», apunta Sanz.

Por su parte, el alcalde, Juan José Millaruelo, indica que el Ayuntamiento ya realizó un desembolso al adquirir parte del material para construir las torretas que permitirían traer la luz hasta estas casas pero ha recalcado que la responsabilidad es de la compañía eléctrica Endesa que se encarga del suministro eléctrico a esta localidad. No obstante, el alcalde ha garantizado que a lo largo de este año se construirá la torre que permitirá llevar la corriente de 220 voltios hasta estas dos casas.


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies