• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Barbastro, Opinión

La escasa dotación de profesionales del Hospital de Barbastro en comparación al de San Jorge en Huesca

Por Carlos Allué

He venido insistiendo en otros artículos en las graves carencias del Hospital de Barbastro. Me refiero a las listas de espera que solo hacen que aumentar  e incluso a las consultas con los médicos especialistas.

La zona oriental de nuestra provincia ha empezado, desde hace años, a ser maltratada sanitariamente. En otros aspectos también, pero  ello será objeto de próximas colaboraciones en este medio.

El área de asistencia de nuestro hospital cubre la atención a unas 110.000 personas, según recientes declaraciones de la Gerencia del Salud, con ocasión de conmemorarse el 35 aniversario de su creación.

Si esto es así- que lo es- la cuenta es clara: la mitad  de los habitantes de la provincia de Huesca, vienen siendo asistidos por el Hospital de Barbastro, pues según recientes datos, la demografía de la provincia apenas supera los 219.000 personas.

Tampoco es un secreto que la mayor parte del PIB de la provincia se localiza en su zona oriental.

El segundo hospital que cubre el territorio y a un número similar de personas,  atendidas  por hospital de Barbastro,  es el de San Jorge en Huesca,  con la ayuda complementaria del de  Jaca.

Estoy dando cifras del SALUD- la red pública de asistencia sanitaria- pues Huesca ciudad, por la naturaleza de su empleo, dispone  además de otros hospitales que atienden a numerosos funcionarios, al tener contratados éstos su asistencia sanitaria con mutuas privadas  como Muface o Adeslas.

Atendidos estos datos, resulta escandalosa la comparativa, en cuanto a la dotación numérica, de los profesionales que forman la plantilla en ambos hospitales.

He podido acceder estos días a los documentos que relacionan las plantillas  en el  hospital de San Jorge  y en el de Barbastro.

No voy a detallar la dotación numérica de fisioterapeutas, celadores, técnicos de laboratorio y otro tipo personal necesario para  la gestión de cualquier unidad sanitaria, donde la desproporción en líneas generales igualmente existe.  Me ceñiré a lo más esencial y necesario, cuál es la dotación de médicos/as y enfermeros/as.

Si San Jorge cuenta con 270 enfermeros/as, Barbastro dispone únicamente de 194. En cuanto a médicos/as la desproporción es similar:  202  por 133 en el Hospital de Barbastro.

Nadie discute que muy probablemente las plantillas del Hospital de San Jorge, resulten las necesarias para la prestación del adecuado servicio sanitario. Lo que sí es seguro, a la vista de estas cifras, es que las plantillas de profesionales en el Hospital de Barbastro, son claramente insuficientes.

Pero lo que más llama la atención  hasta ahora, a mi juicio, ha sido el silencio de todos los  políticos  de nuestra zona oriental, y en especial de nuestros alcaldes y concejales. No incluyo en los mismos a los recientemente elegidos. El tiempo dirá de la sensibilidad de dichos ediles para con sus administrados.

A la vista de los datos,  resulta  necesario que, desde ahora mismo, sea  la sociedad   quién  comience a desarrollar un movimiento cívico que acabe de una vez por todas con este agravio comparativo.  La reciente experiencia en Barbastro, en otro orden de cosas, como fue el Foro 21, demuestra su eficacia  para sacarnos  de la parálisis  ante determinadas situaciones y que, aunque tenue, aún nos queda pulso. No estamos condenados a vivir en las recetas del pan y circo  que nos tienen diseñadas y se nos vienen administrando para distraernos. Va siendo hora de tomar conciencia y  preocuparnos de nuestras auténticas necesidades.

 

 

 

 

 

 

 

 

Previous ArticleNext Article

1 Comment

  1. Buen y acertado artículo Carlos. Por poner un ejemplo: en el hospital de San Jorge hace más de veinte años que está creada y ocupada la plaza de terapeuta ocupacional, cada día más necesaria y demandada para personas mayores, niños y personas con capacidades diferentes. En el hospital de Barbastro ni está ni se la espera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *