• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Barbastro, Opinión

La entereza

Daniel Vallés Turmo

El sábado 18 de mayo asistí a la graduación en Derecho de mi sobrino Javier en la Universidad de Navarra. Me sorprendió el discurso final del decano que habló sobre la adversidad.

Nos dijo que todos estábamos preparados para los momentos buenos pero, sin embargo, poco se nos habla de “los malos tragos” que la vida nos va brindar como bebida.

Comentó una metáfora de tres alimentos que ponemos en una olla hirviendo (la adversidad) durante un tiempo. Así, una zanahoria, un huevo y una infusión de café instantáneo.

Al cabo de 15 minutos, rescatamos los alimentos y veremos que su estado es muy diferente. La zanahoria, que era muy fuerte, tras estar hervida se deshace con suma facilidad.

El huevo, que cuando lo introducimos en la olla era muy frágil, ha devenido un “huevo duro”. Y la infusión de café, se ha diluido en el agua, siendo una cosa misma con el agua.

El decano nos quiso llevar a la tercera opción, la entereza como disolución en el ámbito que nos toque vivir. La entereza como una vía para transcender a nosotros mismos.

No sé si lo graduados (incluido mi sobrino Javier) comprendieron lo que estaba diciendo. Sin duda era un mensaje para los padres. Ellos estaban pensando en la fiesta de la noche. Así, es la juventud.

El martes 21, yendo a tomar el café matutino, veo la esquela de Angelita Sin, viuda de Ignacio Bernad. Me sorprende porque hace pocos días que la había visto paseando.

Mi padre Pedro trabajó como pastor para su marido Ignacio, que murió en la temprana edad de los 52 años. Tenían una carnicería en la calle Monzón (hoy Joaquín Costa) que tenía una figura de un toro en la fachada.

Angelita tenía 46 años. Todo el mundo le decía que cerrara la carnicería. De hecho estuvo unos días cerrada, pero luego volvió a abrirla. El hijo pequeño apenas tenía 5 años. Tuvo la entereza para seguir adelante.

Sin duda esa lección sirvió para que ese nicho pequeño, Nacho, y una de las hermanas hoy sean emprendedores. Porque esa entereza se contagia en el entorno, aunque uno no sea consciente.

Mi madre le ayudaba a limpiar la carnicería. Recuerdo los buenos que eran los recortes de los finales de los chorizos y los salchichones que nos traía. En aquella época se comía mucho bocadillo y no existían los envasados ya cortados.

Mi madre, también, tuvo que tener entereza. Mi padre tuvo un accidente de circulación y dejó de trabajar a los 55 años, quedándole una paga muy pequeña. Así, que mi madre le toco ir a “hacer faenas”.

El caso de Angelita, mi madre Amparo, no son únicos. Hay muchas mujeres que ante la muerte o la enfermedad de su marido, les ha tocado “tener la entereza” para sacar la familia adelante.

Siguiendo la metáfora del decano, se han diluido para que su entorno crezca. Se han convertido en el substrato para dar vida a las personas que de ellas dependen, en vez de pensar en ellas mismas.

En el ámbito empresarial, ocurre algo parecido. Parece que tenemos que descartar el comportamiento de la zanahoria. Sin embargo, el estereotipo masculino es el del huevo duro, perdiendo la sensibilidad.

Tal vez, esa entereza haya podido servir durante muchos años pero, actualmente, donde la clave del éxito de una empresa está en la gestión de los recursos humanos, ya no es válida.

Toca diluirse con el problema de las personas que integran la empresa. Como aquel anuncio de un coche donde salía una imagen de Bruce Lee diciendo “be water”, como una metáfora de adaptación a la realidad.

Es algo, no quiero parecer machista, que siempre ha estado unido a la condición de ser madre, el diluirse con la familia. Tal vez sea hora que los hombres aprendamos de esta actitud.

O tal vez, todavía mejor, haya que crear un nuevo constructo que permita “llevar la entereza” manteniendo la integridad individual. Este es uno de los retos del momento histórico que nos ha tocado vivir.

 

Previous ArticleNext Article

1 Comment

  1. Tu madre, como la mía, como la de Nacho… tuvieron Fortaleza, que es una de las virtudes capitales del hombre desde la antigüedad. Copio de Wikipedia:

    Las virtudes cardinales en la Antigüedad

    La aretḗ (‘excelencia’) política de los griegos consistía en el cultivo de tres virtudes específicas:

    Andreia (‘valentía’ – ‘hombría’)
    Sofrosine (‘sensatez, moderación, mesura’)
    Dicaiosine (‘justicia’)
    Estas virtudes formaban al ciudadano relevante, útil y perfecto. Pero en La República, Platón añadió una cuarta, la prudencia. Sin darles el nombre específico de «virtudes cardinales», las describió como:

    Justicia (virtud fundante/preservante) – conózcase a sí mismo
    Prudencia (calculativo) – véase el todo
    Fortaleza (enérgico) – presérvese el todo
    Templanza (apetitivo) – sírvase el todo
    Platón describe la justicia como la virtud fundante y preservante porque solo cuando alguien comprenda la justicia puede conseguir las otras tres virtudes, y cuando alguien posee del todo las cuatro virtudes es la justicia lo que las mantiene todas juntas.

    Platón define cómo un individuo puede lograr estas virtudes: la prudencia viene del ejercicio de razón, la fortaleza de ejercer las emociones o el espíritu, la templanza de dejar que la razón anule los deseos, y desde estas la justicia viene, un estado en que cada elemento de la mente está de acuerdo con los otros.

    También se encuentran formuladas en Cicerón, en su tratado De officiis (es decir, «Sobre las obligaciones») y por el emperador filósofo Marco Aurelio en sus Meditaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *