• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Alto Aragón, Opinión

La seguridad de nuestras Fuerzas de Seguridad

Por Héctor Castro Ariño

El pasado 14 de julio la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) emitió un comunicado de prensa en el que exigía al Ministerio del Interior una mayor dotación presupuestaria en chalecos antibalas y material de autodefensa “para protegerse de delincuentes cada vez más peligrosos”. Asimismo, en la misma nota, el sindicato de guardias civiles exigía al Gobierno que no fuera “rácano” con la seguridad de la Benemérita. La AEGC también señalaba que las dotaciones en autodefensa de las Policías Autonómicas y Locales son mejores que las de los agentes de la Guardia Civil. El comunicado continúa recordando que los guardias civiles llevan “toda la vida sufriendo esta sinrazón” y que los agentes en prácticas se sienten “abochornados” al comprobar cómo, en muchas ocasiones, tienen que compartir con otros guardias chalecos antibalas “que no son de su talla, con el enorme perjuicio de seguridad que ello conlleva”. En el comunicado del sindicato se recalca en varias ocasiones que los chalecos antibalas “son fundamentales” porque “salvan vidas”.

La verdad es que la AEGC tiene toda la razón en cuanto a este asunto. Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado siempre han reclamado mayor inversión en las dotaciones de autodefensa. Tanto Guardia Civil como Policía Nacional han denunciado secularmente que no tienen suficientes chalecos antibalas, entre otras cosas. Luego se exige la mayor profesionalidad a las Policías; celeridad; diligencia; resolución; etc. Recordemos que, aunque su trabajo es vocacional, los agentes policiales necesitan estar dotados de las mejores condiciones materiales de que puedan disponer, pues se juegan la vida día a día por salvar la de sus conciudadanos.

Este es un problema político con fácil solución, solo es cuestión de voluntad. Pero los diferentes Gobiernos y, en este caso no importan que las siglas sean de uno u otro signo, nunca han entrado de lleno en el asunto. Han podido más los complejos y el miedo a ser tildados de no sé qué, que implicarse de lleno en unas reivindicaciones totalmente justas. Y eso por no hablar de las brechas salariales existentes entre los diferentes Cuerpos de Policía.

Sin embargo, ¿saben ustedes los cientos de miles de euros que las Cortes Generales de nuestro país se gastarán en este mes de agosto en sobresueldos para senadores y diputados? De todos es sabido que el mes de agosto es inhábil en el calendario parlamentario y que la actividad en los Hemiciclos es mínima durante estos 31 días. Es natural y lógico que sus señorías cobren su sueldo también en este mes vacacional pero, ¿por qué tienen que cobrar asimismo unos pluses complementarios por formar parte de unas comisiones parlamentarias que en este mes de agosto no van a tener prácticamente ninguna actividad?

De todos es sabido las ingentes cantidades de dinero que los diferentes Gobiernos se gastan en estudios de lo más variopinto, publicidad institucional diversa, profusos análisis e investigaciones del CIS… No obstante es imperiosa la necesidad de dotar de la mejor autoseguridad a aquellas mujeres y hombres que ponen en riesgo su vida para salvaguardar la nuestra. De igual modo que es necesario que los médicos dispongan del mejor instrumental para atendernos. Y es que hay profesiones en las que toda inversión es poca.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *