• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Alto Aragón, Binéfar, Opinión

La jarana de las Elecciones

Por Héctor Castro Ariño
El pasado domingo, 10 de noviembre de 2019, los españoles acudimos a las urnas para votar en unas nuevas Elecciones Generales, las segundas en el presente año y, las cuartas, desde diciembre de 2015.
 
La participación en los comicios del domingo ha bajado con respecto a los del pasado mes de abril, lo que demuestra un hastío creciente en nuestra sociedad así como un reproche hacia unos dirigentes políticos que no hicieron los deberes.
 
Pero unas elecciones también nos dejan una cara anecdótica que merece la pena revisar. Y es que, por ejemplo, en Sevilla un grupo de votantes acudió ataviado con los trajes de los protagonistas de la saga de “La Guerra de las Galaxias”. Pasaban algunos minutos de las 11 de la mañana cuando un grupo de fans de Star Wars entró en el colegio Juan Ramón Jiménez de la capital hispalense. Los diferentes integrantes del grupo iban vestidos igual que sus héroes galácticos. Hubo incluso varios que llevaban máscara, pues iban caracterizados como miembros de la Guardia Roja del Canciller Supremo. Eso sí, en el momento de votar y, para poder ser identificados, se quitaron la careta.
 
El que también acudió disfrazado, aunque en este caso de oso, fue el presidente de una Mesa electoral en un pueblo de Soria. Y es que José Luis Lamela, un jornalero de 38 años, manifestó que esa era su manera de protestar por tener que presidir una Mesa electoral en Ciudad de Osma.
 
Otro presidente de Mesa que dio que hablar fue un vecino del barrio orensano de O Couto, que se personó sin la documentación pertinente porque, según dijo, “se la había comido el perro”. Y es que el hombre aseguró que “cuando llegó a casa el miércoles el correo certificado se lo había comido el perro” y que “tenía el DNI medio roto”.
 
Lo que sí es muy preocupante es lo que protagonizó un vecino de El Poblenou del Delta (Tarragona), que acudió a votar con un revólver cargado (y con el número de serie borrado) en un bolsillo y una navaja en otra faltriquera. Un agente de la Policía Local de Amposta se percató del hecho antes de que esta persona, que fue detenida, entrara en el colegio electoral.
 
Y para acabar con un buen sabor de boca podríamos hablar de récords. Y es que los ocho vecinos del pueblo riojano de Villarroya votaron en 32 segundos y 25 centésimas, batiendo su mejor registro (42 segundos en los comicios de 2015). Huelga decir que los vecinos de esta población estaban organizados y colocados ya en fila momentos antes de las nueve de la mañana. El presidente de la Mesa electoral de Villarroya, Roberto Pérez, tal y como recogió la Agencia de noticias Efe, manifestó que esta marca “es un orgullo para nosotros y es importante que todos nos llevemos bien porque si uno se hubiera quedado en la cama, nos hace la puñeta”. El alcalde de la localidad, Salvador Pérez, señaló que “haber logrado un nuevo récord es una satisfacción y un orgullo”.
 
Así pues, dejando de lado las cuestiones políticas, las convocatorias electorales también dejan siempre un vestigio repleto de anécdotas.
Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *