• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Barbastro, Opinión

Explorando el futuro

Por Daniel Vallés Turmo

“Termina hablando de tu futuro”, me comentó la persona a la que le había pedido consejo. Había acudido a ella porque había realizado una conferencia para la jornada anual de una asociación de antiguos alumnos hace unos años.

Este año me habían llamado a mí y me reuní con él con la pregunta “¿Qué harías diferente si tuvieras que volver a dar la conferencia?”. Y, verdaderamente, me fue bien la conversación.

Yo le había escuchado cuando hizo la intervención. Así que tenía una base para valorar su opinión. No voy hacer aquí “spoiler” (destripar los consejos facilitados) porque todavía no ha tenido lugar el acto.

Ya he hablado en otros artículos sobre la dificultad que tenemos los seres humanos para pronosticar el futuro por los sesgos que tenemos a nivel psicológico, intelectual y social.

Y mucho más describir nuestro futuro, porque no es lo mismo hablar del futuro que de nuestro futuro. No es más fácil hablar de modo generalista que de modo particular.

Ahora voy a describir algunos de estos parámetros que nos hacen que explorar el futuro nos sea dificultoso. Hablaré de dos conceptos: el lugar de percepción y el lugar de control.

El lugar de percepción trataría de dónde buscamos la información. Sería la línea que va desde la introversión a la extraversión. En el extremo de la introversión se produce el “pensamiento de grupo” que no facilita los cambios.

En en el extremo de la extraversión es el estar continuamente mirando hacia fuera. Lo prudente es el punto medio, mantener la cohesión interna, pero tener el periscopio abierto.

En el ejemplo personal que he puesto al principio, he abierto el periscopio para captar  algún aspecto relevante y, posteriormente, he centrado la percepción hacia la introversión.

El lugar de control (“focus” de control) se refiere al lugar donde se encuentra el agente causal de los hechos que nos acontecen. Y nos encontramos con dos lugares de control: interno o externo.

Cuando tenemos un predominio de lugar de control interno, buscamos las causas en nuestros actos; mientras que cuando ese lugar de control es externo, las causas las atribuimos a agentes externos.

¿Cómo influye este eje de coordenadas en el modo como exploramos el futuro?. En el cuadrante del lugar de percepción y control internos, se produce la parálisis, mientras que en el opuesto, percepción y control externos, la volatilidad.

En medio de estas posturas extremas, nos encontramos una gama de posibilidades que es donde nos encontramos la mayoría de las personas y las organizaciones en distintas proporciones.

Hay dos paradigmas que inconscientemente nos influencian históricamente. Así la frase atribuida a San Ignacio de Loyola: “En tiempo de desolación, no hacer mudanzas”. Aunque únicamente se refería a aspectos espirituales, la hemos asumido válida para otros aspectos de la vida. Claramente sería el cuadrante que antes hemos comentado de la parálisis.

Y la frase de Albert Einstein: “La crisis es la mejor bendición que le fue ocurrir a personas y países,porque la crisis trae progresos”. La crisis como oportunidad, en su máxima expresión sería el cuadrante que antes hemos comentado de la volatilidad.

Tal vez, los programas de pronóstico del tiempo tengan tanto interés por pensar que podemos predecir el futuro. Tras estos pronósticos nos encontramos con modelos matemáticos basados en distintos parámetros.

En el ámbito empresarial, la explotación del “big data” producido (en gran parte) por nuestra huella en Internet pretende crear pronósticos de consumo basados igualmente en modelos matemáticos e inteligencia artificial.

Finalmente, he añadido a la presentación un apartado titulado “explorando el futuro” para obligarme a hacer este ejercicio. No hablo de predicción, ni de deseos, sino de exploración.

Por aquello que lo más importante es buscar la orientación adecuada, más que el camino preciso. El camino es el medio y no el fin porque se adapta al entorno que nos toca atravesar.

 

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *