• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Barbastro, Opinión

Escolapios de Barbastro

Por Daniel Vallés Turmo

Al entrar a la iglesia me pasó como a Marcel Proust, que me vinieron de golpe recuerdos de hace 35 años. Realmente nada había cambiado desde que fui monaguillo hasta 1979. Me dicen que ya no se va a volver a celebrar misas públicas.

Vengo para dar una charla el Día del Ex Alumno. Preparar la presentación ya me hizo volver a recordar aquella infancia pasada en aquel colegio centenario creado hace 252 años en el año 1677.

La iglesia con sus altares, la sacristía con sus cuartos y un enorme armario y el lavatorio. El antiguo paso a Casa Zapatilla (donde hoy está la UNED) desde el alto del altar donde vivía Valentina con su escalera palaciega y podía escuchar la misa desde su casa,…

Hace 2 años hubo una exposición para celebrar la conmemoración del 400 aniversario de las Escuelas Pías y 250 años del primer colegio en España, el de Barbastro.

Recuerdo que los padres escolapios venían con tres hojas en italiano para convencer a los ayuntamientos y a los benefactores para la fundación. En Barbastro hubo competencia con los jesuitas, siendo los Escolapios quienes finalmente lograron fundar el colegio.

En aquella época Barbastro tenía muchas órdenes religiosas, que hoy van desapareciendo paulatinamente por la falta de vocaciones y el envejecimiento de los sacerdotes y monjas.

Doy la charla sobre “Explorar el futuro sin miedo”, Finalizo con un mensaje de espíritu Calasancio. “A veces el destino no es de nuestro agrado por mucho esfuerzo que hayamos hecho. El propio Calasanz lo vivió cuando lo echaron de General de las Escuelas Pías. A veces, no hay que evadir el compromiso. El jesuita Ignacio Ellacuría volvió a El Salvador en 1989 sabiendo lo que posiblemente iba a pasar. Pero no quería dejar a los suyos. Tanto el filósofo Javier Zubiri como su discípulo Ignacio Ellacuría (colaborador en la redacción de su maestro y heredero de su obra) creían en la metahistoria (formamos parte de un proyecto mayor). Y cuando ya no podemos actuar, como dijo recientemente el Pedro Casaldáliga, nuestra presencia es suficiente.”

Pero, mientra preparaba la charla, igualmente observaba mi ciudad. Así, me di cuenta que en las tiendas de electrodomésticos, junto a los calefactores y radiadores se vendían botas de agua caliente a 6 euros.

Me sorprendió. No las había visto desde los años 70 cuando en las casas apenas había calefacciones y era habitual el uso de las botellas y botas de agua caliente para calentar las camas de unas habitaciones heladas.

Tras mi charla, se nombró socio de honor al barbastrense magistrado emérito del Tribunal Supremo, Enrique Cancer Lalanne. Habló sobre su carrera profesional. Me interesó cómo el Gobierno de España se preocupó por formar magistrados en derecho constitucional antes que llegara la monarquía parlamentaria.

En el vino español posterior, pude hablar con muchos ex alumnos que habían sido internos. Fui consciente de la labor de formación que hizo esta institución para muchos niños de los pueblos. Labor que, posteriormente, hizo el Seminario.

La mayoría de los asistentes eran personas mayores. Hablando con alguno estaban preocupados por la economía. Les comenté que había visto vender de nuevo botas de agua caliente.

Parece que ese dato no les preocupaba, sino los activos monetarios y acciones. Mi opinión fue positiva porque todos los miedos tenían una solución que se llama China, y no va a dejar matar “la gallina de los huevos de oro”.

Ya no había sacerdotes escolapios en el colegio. La comunidad se ha trasladado a Peralta de la Sal. Pero se veía una comunidad docente joven con ilusión y con visión hacia el futuro.

Estaban muy ilusionados por el reciente premio otorgado por el Gobierno de Aragón a la Excelencia Empresarial, dentro de un proceso de calidad total basado en el sistema EFQM.

La asamblea aprobó que todos los ex-alumnos pudieran ser socios sin pagar la cuota hasta los 25 años. Me pareció muy positivo para rejuvenecer la asociación y mirar hacia el futuro con ilusión.

Y sobre todo, dar valor a una institución que durante tantos años ha formado a decenas de generaciones posibilitando el desarrollo de esta parte de la provincia.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *