Barbastro, Contraportada, Naturaleza

Achillea millefolium «milenrama»

rocayflor.blogspot.com.es
En un talud junto a la pista que sube desde Barbastro hacia el santuario de El Pueyo me he encontrado esta alegre hierba. He pasado centenares de veces por este camino y nunca la había visto. Observo que está en lugar donde se han removido tierras y que las dimensiones del talud han variado con las obras. Junto a esta planta veo que hay Moricandia arvensis  y algún ejemplar de caléndula en su variedad cultivar.
Achillea millefolium
Achillea millefolium

Achillea millefolium es una hierba común en la montaña. Allí la vemos frecuentemente, aunque de flores blancas o levemente rosadas. La que aquí tenemos es de tonos más intensos y capítulos más grandes. Me atrevo a concluir que  se trata de una planta que procede de algún huerto o jardín, y que fortuitamente ha llegado a este lugar. Su futuro… incierto.

En el huerto recibiría cuidados que garantizan su supervivencia. Aquí, veremos si en el futuro aguanta los extremos de nuestro clima, especialmente el caluroso verano.
La milenrama es una planta comestible y medicinal. En el exterior sirve como cicatrizante, pero consumida, sus  componentes tóxicos  obligan a usarla con cautela. Me parece más interesante su uso como protectora de los huertos. Es una planta que sirve de alimento a un tipo de moscas, los sírfidos, que se asemejan por los colores del abdomen a una pequeña avispa. Esta mosca la utiliza como nutricia para sus larvas. Larvas y adultos son efectivos depredadores de los pulgones que tanto atormentan a los hortelanos. Me interesan estas alianzas que se establecen en los huertos y jardines.
Achillea millefolium
Achillea millefolium

Afortunadamente, cada vez es más frecuente encontrar personas que prefieren gestionar estos espacios con una visión global, ecológica. No es una estrategia nueva. Ya en los huertos de los monasterios medievales se utilizaba la milenrama con este fin. Pero en nuestra sociedad hemos pasado ( y todavía está muy presente) una etapa de utilización de los medios químicos sintéticos como vía rápida para atajar plagas y molestias. Hoy ya sabemos que, a medio plazo, el uso de estas sustancias ajenas a la ecología del huerto añaden más costes  que  beneficios y alteran la dinámica de ese espacio de naturaleza domesticada que es el huerto o jardín. Como decía, cada vez  son más los que se suman a esta manera de gestión del huerto, donde especies vegetales y animales se contemplan como un todo que interactúa y en el que se buscan aliados para obtener el mayor beneficio sin dañar el ecosistema del huerto. Implica mayor sensibilidad, más atención, más conocimiento. Implica aceptar un peaje a la naturaleza, pero al mismo tiempo nos aporta la convicción de actuar con responsabilidad por nuestra salud y la de nuestro entorno.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.