Huesca, Sociedad

El nuevo centro de recogida de animales de la Diputación de Huesca podrá acoger hasta 70 perros

El recinto estará formado por 46 módulos para los animales, un pequeño edificio de atención al público y otro principal, que se situará junto al almacén, de uso exclusivo para el personal trabajador o autorizado. En su interior albergará zonas especializadas como la enfermería, la sala de tratamientos veterinarios o la del post-operatorio.

Las nuevas instalaciones, que se construirán bajo criterios de bienestar animal, contarán con módulos de más 45 metros cuadrados de superficie tanto para perros medianos, como grandes y para los potencialmente peligrosos; y otros 2.000 metros cuadrados para su socialización y esparcimiento.

La Comisión de Desarrollo y Sostenibilidad de la Diputación Provincial de Huesca ha dado el visto bueno al proyecto básico de construcción del nuevo Centro de Recogida de Animales con un presupuesto estimado de 379.079 euros. En estos momentos, se está ultimando la cesión de una parte del terreno por parte del Ayuntamiento de Huesca, lo que supone el primer paso para dar comienzo a la construcción de este novedoso espacio, que superará los 4.000 metros cuadrados de superficie, y que estará ubicado en el núcleo urbano de Cuarte, concretamente en el camino que conduce a Lupiñén.

Este nuevo modelo de centro de protección animal que impulsa la Diputación Provincial de Huesca prima las zonas esparcimiento y de socialización animal y además proporcionará resguardo y cuidado a 70 canes frente a los 49 de capacidad de las instalaciones actuales. Así mismo, también se va a incrementar la capacidad de gestión de perros acogidos en la provincia, que pasará de los 550 a los 786 canes al año.

El responsable provincial de Desarrollo y Sostenibilidad, Roque Vicente, ha destacado sobre el proyecto, elaborado por la empresa Tecsides, que las nuevas instalaciones van en consonancia “con los avances en materia de protección animal y sostenibilidad. Cuando se construyó el centro actual, en los años 90, era adecuado, pero ya se estaban quedando obsoletas para las nuevas necesidades”.

La legislación de protección animal actual ya cuenta, entre otros aspectos, con la consolidación de las políticas de sacrificio cero, la promoción de las adopciones y tenencia responsable de animales, aspectos plenamente considerados en el proyecto del nuevo centro, ubicado en Cuarte.

 Módulos autosuficientes

En el momento de recogida y entrada, la clasificación de los animales atenderá a su tamaño, sus condiciones de llegada y características de la raza. Así, las nuevas instalaciones contarán con varios tipos de módulos diferenciados, según sean perros pequeños (de 0 a 10 kilos), medianos (de 11 a 25 kilos), grandes (de 26 a 44 kilos), de razas potencialmente peligrosas o madres con cachorros.

En concreto, habrá 7 módulos para perros grandes dispuestos por parejas. Cada uno contará con una caseta de unos 4 metros cuadrados construida con termoarcilla, con una cubierta aislante y con solera de hormigón para protegerles de las inclemencias del tiempo y como  zona de descanso. Para los de tamaño medio, que son la gran mayoría, se construirán hasta 20 módulos con su respectiva zona de reposo cubierta. Del mismo modo, 7 de los espacios modulares dobles serán para los animales de menor tamaño y 4 más albergarán a aquellas razas potencialmente más agresivas. También será posible alojar hasta 3 madres con cachorros y se habilitarán 5 módulos separados para posibles casos de cuarentena, equipados con calefacción para su mejor cuidado.

Cada uno de los compartimentos, además de cumplir con las medidas que la actual legislación exige a los núcleos zoológicos, serán espacios sobredimensionados y autosuficientes. Dispondrán de una zona de tierra de recreo que permita correr a sus huéspedes en cualquier momento del día. Su extensión será de hasta 45 metros cuadrados con el fin de evitar situaciones de estrés y mejorar el estado físico y psíquico de los animales.

Además de los patios individuales, en las instalaciones se habilitará una zona común de socialización y esparcimiento de 2.000 metros cuadrados, provista de suelo natural y poblada de árboles y matorrales, donde existirán tanto zonas sombrías como espacios protegidos del viento para su disfrute durante todo el año.

Estas mejoras se implementarán con la ejecución de las obras del próximo centro de recogida de animales de la Diputación Provincial de Huesca, que tiene previsto iniciarse en los próximos meses y cuyo proyecto se ha realizado con la vista puesta en garantizar el bienestar de los animales que estén acogidos en él.

 

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.