• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Alto Aragón, Huesca

IU denuncia al subdelegado del Gobierno la represión policial en Jaca durante la visita de los Príncipes

A: D. Ramón Zapatero
Subdelegado de Gobierno en la provincia de Huesca
Huesca a 10 de febrero de 2010
Muy señor mío:

Me dirijo a usted con preocupación ante los lamentables hechos acontecidos en el día de ayer en la ciudad de Jaca durante la visita del Príncipe de Asturias.

Un grupo de ciudadanos y ciudadanas, entre los que se encontraban militantes de nuestra organización, fue agredido por presuntos miembros de las fuerzas de seguridad del Estado. Y digo presuntos dado que, a pesar de afirmar ser policías, actuaron de paisano y se negaron en todo momento a acreditar dicha condición. No obstante da verosimilitud a su condición de agentes el hecho de que policías uniformados situados en las proximidades no actuaran durante el incidente.

Estas personas abordaron al grupo que se manifestaba a favor de la reforma de la Constitución en el sentido del cambio por una jefatura del Estado republicana y les arrebataron por la fuerza las banderas que portaban. Al serles recriminado su comportamiento y requerirles que se identificaran por parte de un militante de Izquierda Unida, se acercó al grupo otra persona, que parecía tener el mando, la cual amenazó a nuestro compañero con una multa gubernativa y procedió a anotar el número de DNI de algunos de los presentes.

Banderas republicanas en Jaca. Foto S.E.En primer lugar queremos dejar claro que la bandera tricolor que portaban los manifestantes, oficialmente fue adoptada por decreto del 27 de abril de 1931 de la Presidencia del Gobierno Provisional de la República. El 6 de mayo de 1931 fue descrita con carácter general para el ejército. Posteriormente este cambio fue institucionalizado en el primer artículo de la Constitución aprobada el 9 de diciembre de 1931 por las Cortes Constituyentes. Por tanto dicha enseña forma parte de la historia de España.

La bandera republicana, de color rojo, amarillo y morado, es desde Abril de 1939 la bandera de toda la izquierda que en España se oponía a la dictadura franquista, y quienes ahora la usamos y defendemos estamos honrando la memoria de los hombres y mujeres que desde aquel mes hasta hoy, defendieron y defienden los derechos humanos y una democracia política y social.

Se trata de un símbolo que representa un periodo democrático de la historia española y de ninguna manera es ilegal o inconstitucional. De hecho en el año 2003, el ayuntamiento de Madrid sufrió una condena por un hecho similar. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ya dio la razón a IU y se la quitó al ayuntamiento de Madrid, basándose en los artículos constitucionales que citamos abajo, con motivo de la retirada de una bandera republicana por parte de agentes de la Policía Local.
Le rogamos que abra una investigación que determine si los actuantes eran realmente agentes de la autoridad. En ese caso consideramos los hechos un abuso de autoridad y un uso deleznable de la fuerza pública. Esta acción vulnera los artículos 14, 16.1 y 20.1 de la Constitución Española. Así mismo deben ser restituidas las enseñas confiscadas de forma ilegal.

En dichos artículos se garantiza, entre otros aspectos, «la libertad ideológica», así como el derecho a «expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción».

En mayo de 2006 la concejala de IU, Teresa Fernández, entregó al Príncipe una carta en la que pedía una investigación de hechos similares a los acontecidos en Jaca y que se depuraran responsabilidades. Según Radio Nacional, los Príncipes contestaron que están «como siempre a favor de la libertad de expresión».

El 30 de septiembre de 2006 la Guardia Civil devolvió la bandera republicana que fue retirada por dos agentes del Instituto Armado de la sede local de IU en Medina Sidonia (Cádiz) y abrió una investigación interna para depurar responsabilidades.

Desde izquierda unida del altoaragón esperamos que se depuren las responsabilidades sobre los hechos relatados y que se tomen medidas para que actuaciones tan lamentables, que en nada benefician la imagen de los cuerpos y fuerzas de la seguridad del Estado y la confianza en los mismos de amplios sectores de la ciudadanía, no se vuelvan a repetir.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *