Monzón, Opinión

En medio de la tragedia en que vivimos, unos comentarios sobre la señora Nadia Calviño

Por Carlos Allué

Pedro, Pedro Sanchez, aparte de un mentiroso compulsivo es un hombre sin contenido alguno. La que sí tiene contenido en su gabinete, pero no precisamente para el bien, es la señora Nadia Calviño, ministra de economía: una liberal ortodoxa, representante de los intereses de la UE y de nuestro Ibex 35.

A ella debemos que, al contrario de lo resuelto y aplicado en Francia por el presidente Macron (un hombre de derechas) los alquileres en esta crisis que sufrimos no puedan aplazarse o suspenderse. Igualmente sucede con todos nuestros tributos y autoliquidaciones de la Agencia Tributaria. El monstruo recaudador llamado Hacienda Pública, no perdona. No te podrás desplazar de tu domicilio, te resultará muy difícil llevarle documentación a tu gestor, carecerás de ingresos probablemente a la luz de lo que está sucediendo, pero no te escaparás de nuestro Leviatán, que cobra, nos cobra dinero a todos ( sobre todo a las capas medias y bajas de la sociedad) para gastárselo en una prescindible clase política, cada vez mas numerosa, y en subvencionar- directa o indirectamente- a constructoras y oligopolios.

De los alquileres ha dicho la tal Nadia, que se opone a la medida porque se perjudicarían a muchas personas que viven de las rentas. Es decir, ha aplaudido nuestro sistema que lleva años permitiendo que la vivienda sea un bien de inversión y especulación, del cual un tejido social que no produce nada cobre y viva de las rentas de alquiler. Y los precios de estas rentas, todos los vemos, por las nubes gracias a que el estado lleva casi 30 año o más sin construir viviendas sociales.

Quizá esta señora esté también detrás de la falta de material sanitario que, incluso en estos momentos nos aqueja, y de las carencias de todo tipo en los hospitales, pues algunos tenemos datos de que habiendo apuntado varios ingenieros de la administración el ocupar o intervenir determinadas industrias nacionales que, con una pequeña transformación, podrían fabricar con cierta celeridad respiradores, la ortodoxia liberal del gobierno se negó inmediatamente. No fuera que nos tomarán por un estado soviético.

Ahora nos explicamos que a estas fechas sigamos sin tests analíticos para detectar a los positivos frente al virus, lo que aislándolos nos hubiera evitado la expansión de la pandemia. Sabemos también de que varios laboratorios nacionales se ofrecieron a proporcionarlos sin gran costo. Sólo ahora, al parecer, ante el escándalo y expansión de la pandemia, se anunció ayer (22 de marzo) que se iban adquirir 670.000 kits analíticos del extranjero y que en unos días estarían entre nosotros.

Y por último, la señora también debe estar detrás de que, todavía a esta fecha, no se hayan cerrado determinadas ciudades que son un foco infeccioso y paralizado todas aquellas industrias y actividades que no resultan esenciales, como hicieron los chinos con buenos resultados, y están copiando ya en Italia.

Hoy mismo (día 23 de marzo) cuando en rueda de prensa le han preguntado al sr. Sanchez por qué no se habían paralizado todos los sectores de nuestra economía, salvo los esenciales, como es habitual en él, ha contestado algo así como » uvas traigo». Es decir, no ha contestado después de mucho bla, bla, bla.

La señora Nadia Calviño, directora de la marioneta Pedro Sánchez, con su ortodoxia liberal, seguro que es patrocinadora de la medida.

Mientras tanto, nuestras queridas clase sociales alta y media alta, tan cívicas y solidarias ellas (con la naturales y lógicas excepciones) abarrotando las carreteras a la salidas de las ciudades para pasar el fin de semana en sus segundas, terceras o cuartas residencias.

En resumen : primero ellos, luego sus amigos y padrinos del ibex y la UE, y finalmente, pero muy finalmente el pueblo.

Como siempre.

Cuando esto acabe a ver si de una vez aprendemos la lección y las hormigas nos libramos de tanta cigarra.

PD.- Mientras a nuestros «aliado» EEUU ni está ni se le espera, a España llega material sanitario de China. En Italia no sólo llega el de China, también el de Rusia y los médicos cubanos, recibidos con aplausos por la población.

Laquenosvieneencima@blogspot.com

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.