• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Barbastro, Castejón del Puente, En portada, Monzón, Sociedad

Intensa jornada de romerías en Barbastro, Castejón del Puente y Monzón

Millares de montisonenses acudieron a La Alegría. JLP.Los vecinos de Barbastro y Berbegal abrieron ayer el periodo de romerías al santuario de El Pueyo. La tradicional romería de Lunes de Pascua contó con la presencia del obispo de Barbastro – Monzón, Alfonso Milián, canónigos, sacerdotes, los alcaldes y concejales de Barbastro y Berbegal, el presidente de la Comarca de Somontano y numerosos fieles que acudieron a venerar a la patrona de la ciudad del Vero. Además también estuvieron presentes otros alcaldes del Somontano como la edil de Peralta de Alcofea o el alcalde de Ilche.

Romería al Pueyo. JLP.La de ayer fue la primera romería para la orden argentina del Instituto del Verbo Encarnado que desde el 30 de agosto se encarga de la gestión del santuario tras tomar el relevo a la comunidad de misiones claretianos que han atendido al monasterio en las últimas tres décadas.

Al mediodía en el portal del Sol partía la procesión encabezada por las cruces de los términos de Barbastro y Berbegal. Tras ellos, los sacerdotes, autoridades y los vecinos de ambas poblaciones rezando durante el trayecto de ascenso al santuario. Una vez allí, como manda el ritual, la cruz de El Pueyo y los monjes del Verbo Encarnado salieron a recibir a los peregrinos y se produjo el denominado «beso de las tres cruces», que previamente habían sido bendecidas por el obispo Milián.

El beso de las cruces de El Pueyo, Berbegal y Barbastro. JLP.La iglesia estaba repleta de gente para asistir a la ceremonia eucarística presidida por el obispo acompañado por los sacerdotes de la diócesis y del Instituto del Verbo Encarnado.

Tras esta se procedió al reparto de pan bendecido y al ágape con el que se ponía fin a la jornada de romería.

Uno de los dos monjes que presentes en el santuario, el padre Carlos, se mostraba dispuesto a «aprender» el significado que esta romería tiene para la gente del Somontano. «Es una cosa nueva para nosotros y estamos dispuestos a aprender toda la tradición cristiana que se vive en Aragón. Venimos a esta tierra para aprender muchas cosas. Para nosotros la virgen nos llama mucho la atención porque mueve a muchos corazones que se acercan al santuario a buscar la paz de Dios».

Alfonso Milián ofició la eucaristía ante a las autoridades. JLP.Emocionado estaba el padre Juan, que durante 27 años ha sido el responsable del monasterio de El Pueyo con su orden los misioneros claretianos. «Me hace mucha ilusión estar aquí y gozo porque veo que continúa la romería. En la vida vamos cambiando todos. Estar aquí me trae muchos recuerdos y me viene a saludar mucha gente de la que ya ni me acuerdo. Han sido muchos años de trabajo para restaurar el templo, la carretera y hemos ido cumpliendo lo mejor que hemos sabido. Pero estoy contento porque no se ha dejado la actividad en El Pueyo», afirmaba.

Las cruces entran en el santuario, ante el lugar donde se apareció la virgen a Balandrán. JLP.Para el obispo, el día de la Virgen del Pueyo «para nosotros ver a nuestra madre supone una alegría enorme. De hecho estamos aquí con mucha gente, los canónicos, párrocos, las autoridades y a partir de ahora y en especial el mes de mayo el santuario estará muy concurrido».

El obispo Alfonso Milián tenía ayer una ilusión especial al celebrar este día puesto que era el primero de los nuevos monjes. «Tenemos un servicio muy bueno. Se están adaptando poco a poco. Están trabajando muy bien pero tiempo al tiempo. Como monjes que son lentos pero seguros y auguro un buen futuro», explicaba el obispo.

El padres Carlos bendice a las cruces. JLP.La nueva congregación ha estado estos días de Semana Santa en plena actividad ya que ha acogido unos ejercicios espirituales en los que han participado once novicios.

Para el alcalde de Barbastro la jornada de ayer constituye «un día de tradición en el que se inician las romerías al Pueyo» y valoraba la permanencia en el santuario de una nueva orden. «A lo largo de la historia de El Pueyo ha habido varias órdenes religiosas y ahora contamos una nueva y para la celebración de este día no tiene porque cambiar nada».

Su homólogo, el alcalde de Berbegal Miguel Ángel Puyuelo, indicaba que para sus vecinos «supone un orgullo mantener esta tradición de tiempo inmemorial y comenzar el peregrinaje de este magnífico y espectacular emplazamiento del Somontano».

Fieles de Berbegal y Barbastro acudieron al Pueyo. JLP.A partir de ahora se abre el periodo de romerías durante esta primavera al santuario de El Pueyo. A lo largo de las próximas semanas acudirán al santuario unas cuarenta poblaciones de las comarcas de Somontano y La Hoya, siguiendo una centenaria tradición que el caso de Antillón se remonta a hace más de 800 años. La siguiente población será Morilla, localidad natal del pastor Balandrán, enterrado en El Pueyo y a quien se le apareció la virgen según cuenta la tradición a comienzos del siglo XII.

La Bella en Castejón del Puente

Los vecinos de Castejón del Puente también rindieron pleitesía a su patrona, la virgen de La Bella, acudiendo como manda la tradición en procesión desde la plaza mayor del pueblo hasta la restaurada ermita. La procesión partió del casco urbano a las doce para una vez en la restaurada ermita celebrar la eucaristía y una jornada de convivencia en las inmediaciones del templo.

La Alegría en Monzón

Los romeros con la Alegría al fondo. JLP.Millares de montisonenses y vecinos de otras poblaciones del Cinca Medio como Pueyo de Santa Cruz salieron ayer por la mañana al camino que lleva al tozal de Las Cellas donde se levanta la emblemática ermita de la Alegría, muy venerada por los habitantes de la ciudad del Cinca.

Esta romería popular goza de gran predicamento tanto en los fieles como en los no creyentes y cada Lunes de Pascua es para los montisonenses una jornada festiva, para visitar a la virgen, departir con los convecinos y comer al aire libre.

Reparto de longaniza, pan y torta. JLP.Cada año además desde el Ayuntamiento de Monzón y desde la concejalía de Festejos en particular se están llevando a cabo acciones lúdicas que contribuyen a dar mayor empaque a esta romería.

Así el año pasado se animó a la gente a recorrer a pie el camino desde las pistas de atletismo hasta la ermita. Este año el llamamiento superó las expectativas puesto que se repartieron 1.800 carnés, medallas y pañuelos verdes, entre los romeros que decidieron acercarse hasta el templo a pie, más del doble que el año pasado.

Numerosos fieles visitaron a la virgen de la Alegría. JLP.Sin duda la buena climatología animó a los vecinos a recorrer el camino a pie, aspecto que agradeció notablemente la policía local puesto que no se formaron embotellamientos en las zonas habilitadas para aparcamientos. Los romeros impedidos y los de mayor edad optaron por los transportes públicos, autobuses y taxis habilitados por el Ayuntamiento.

Hubo gente que realizó la romería como en los viejos tiempos, a caballo, y un grupo de corredores populares optaron por ascender hasta el templo corriendo.

La Peña Trifulca repartió huevos fritos con longaniza. JLP.El camino se abrió a las ocho de la mañana y sobre las nueve ya llegaban los primeros romeros a la ermita para cumplir con la virgen, saludarla y besar su medallón. A esa hora tenía lugar la primera misa, a la que le siguió la del mediodía y la de las seis de la tarde.

El camerín de la virgen fue un hervor de gente, lo mismo que la explanada de la cruz donde la peña Trifulca repartió 500 huevos fritos, acompañados con chorizo y longaniza.

Aires Monegrinos puso la nota musical. JLP.Por su parte los voluntarios del Patronato Municipal de Festejos repartían pan, torta, longaniza y vino, así como los pañuelos y gorras verdes de la Alegría sólo para los que hubieran realizado el camino a pie.

Personas de todas las edades y creencias disfrutaron de la soleada mañana esparcidos en las inmediaciones de la ermita, almorzando, echando mano de la bota de vino, mientras la rondalla de Sariñena Aires Monegrinos con Paco Lasierra ‘El Chato’ animaba el ambiente con sus jotas.

Reparto de pañuelos y carnes entre los romeros. JLP.Si largas fueron las colas para ver y besar a la virgen, no menos fue la espera para conseguir uno de los más de mil pinchos que repartió el restaurante La Cáscara de Monzón.

Para completar la jornada festiva, llegó un espectáculo aéreo. Por primera vez en esta romería, un grupo de aviones sobrevolaron la ermita lanzando humaradas de colores, que pusieron la nota vistosa a un día de celebración.

Javier Vilarrubí, presidente del Patronato Municipal de Festejos, estaba «muy contento» con la respuesta de «los miles de romeros que han acudido» y con el desarrollo de la jornada». «La virgen nos ha ayudado, al igual que los Camino de la Alegría. JLP.colaboradores, la policía y la brigada de protección civil, el restaurante La Cáscara y todos los romeros que han tenido un comportamiento ejemplar. Ha sido una jornada de civismo de la que podemos estar muy satisfechos», explicaba.

Para este montisonense la festividad de la Alegría «se vive con muchísima intensidad, por lo que hay que estar a la altura de las circunstancias, poniendo colorido para que la gente se anime a caminar como lo ha hecho».

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *