En portada, Santa María de Dulcis, Sociedad

La ermita de Santa María de Dulcis recupera su esplendor de antaño

Las banderas de los pueblos reciben a los romeros. JLP.Vecinos de siete poblaciones del eje del Vero -Buera, Huerta de Vero, Colungo, Asque, Alquézar, Radiquero y San Pelegrín- acudieron el sábado con sus banderas y cruces a la tradicional romería a la ermita de Dulcis en una jornada festiva pero sobre todo memorable puesto que tras un largo periodo de reformas de quince años por fin el santuario de Santa María lucía en todo su esplendor.

La consejera de Cultura del Gobierno de Aragón, Maria Victoria Broto, participó en esta romería que servía para inaugurar las últimas obras llevadas a cabo que han consolidado la estructura del templo del siglo XVII y especialmente han restaurado las yeserías de estilo mudéjar aragonés Banderas de las siete poblaciones. JLP.declaradas como Bien de Interés Cultural por la DGA desde 2002. Junto a Broto estuvieron presentes el obispo de la diócesis de Barbastro – Monzón, el vicario general de la diócesis de Huesca, a la que pertenece la ermita, el presidente de la DPH, el delegado del Gobierno de Aragón, el presidente de la Comarca de Somontano y los alcaldes de la zona.

La romería comenzó desde las inmediaciones de la ermita con la procesión de los romeros tras las cruces y las banderas de los siete pueblos. Tras la celebración eucarística y el acto inaugural, llegó la jornada de comida campestre y las actuaciones folclóricas.

Alfonso Milián oficio la misa. JLP.Además de la consolidación de muros y restauración de yeserías, gracias a estas obras se ha dotado de iluminación del interior del templo. La fase final de esta restauración ha ascendido a 180.000 euros a los que hay que añadir los 45.000 euros donados por aportación popular.

Las actuaciones se complementarán con la reforma de la fuente y la colocación de una campana donada que se instalará en una estructura exterior al templo.

Las yeserías restauradas. JLP.La ermita de Dulcis es una de las más emblemáticas y con mayor devoción del Somontano. Además goza de un gran valor patrimonial que ahora se puede volver a ver tras su reforma. Los interesados en visitarla deben solicitar su llave en el domicilio sito en la calle Mayor, 1 de Buera.
La ermita de Santa María de Dulcis está emplazada sobre otro templo anterior, del siglo XIII, del que no quedan restos. El actual edificio data de mediados del siglo XVII y cuenta con una interesante decoración interior, realizada en yeso, de bóvedas y cúpulas aragonesas, en las que perviven aún influencias mudéjares.

Los romeros disfrutaron del buen tiempo. JLP.La ermita tuvo una primera actuación de restauración, a cargo del Ayuntamiento y la Parroquia, en la cúpula y los muros del presbiterio, trabajos que se llevaron a cabo supervisados por el Servicio de Conservación y Restauración del Patrimonio Cultural. Luego, mediante un convenio de colaboración entre el Gobierno de Aragón, la Parroquia y el Ayuntamiento, de 6 de mayo de 2009, se ha acometido la segunda parte de la restauración interior, por un importe de 189.000 euros, de los cuales 151.200 corresponden al Gobierno de Aragón y 18.900 a cada una de las otras dos instituciones. Estos trabajos han consistido en el sellado de grietas de bóvedas y muros, la eliminación de las Cientos de romeros asistieron a la romería. JLP.diferentes capas de pintura que recubrían la decoración de las bóvedas de la nave, capillas y sacristía, y restauración de todas las yeserías que las decoran. También en la restauración del pavimento original de cerámica, de todas las carpinterías en puertas, colocación de alabastros en ventana y óculo, favoreciendo la ventilación de la iglesia, e instalación de iluminación en nave y presbiterio.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.