• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Barbastro, Bodega

La D.O. Somontano cumple 25 años

Vendimia en los viñedos del Somontano. Foto José Luis Pano.Pocos imaginarían, cuando en 1984 la zona del Somontano conseguía ser una Denominación de Origen, que el tradicional cultivo de la vid se convertiría en un motor del desarrollo para la comarca y su vino, un producto de gran calidad con una marca de prestigio reconocida en el extranjero.

Entonces, la comarca sólo contaba con las bodegas de carácter familiar, Fábregas, Lalanne, Borruel y Monclús más la Cooperativa de Somontano de Sobrarbe (Bodega Pirineos) surgida en los años 60 y que fue la locomotora para conseguir la D.O. Somontano. Veinticinco años después, la D.O. altoaragonesa está formada por 32 bodegas y hay expectativas de ampliar este número a 35 en los próximos años, es una de las tres denominaciones más valoradas del país y sus vinos se comercializan por todo el mundo, siendo el mejor embajador de esta zona.

Sus orígenes pasaron por un cambio radical de mentalidad entre los viticultores: había que reestructurar el viñedo tradicional y cambiar los modos de elaboración, adaptando las nuevas tecnologías, para conseguir unos vinos de calidad. Al poco tiempo llegarían dos refuerzos fundamentales como Viñas del Vero y Enate que se convirtieron junto a Bodega Pirineos en los pilares de la D.O. Este modelo de compaginar bodegas pequeñas y de carácter familiar con grandes empresas vitivinícolas sigue vigente hoy.

Biel y Aliaga visitaron recientemente la bodega Laus. Foto JLP.Mariano Beroz, actual presidente de la D.O. Somontano, fue uno de los viticultores que ha visto y ha participado activamente en toda esta evolución. Para Beroz «nadie pensaba en el futuro cuando salió la D.O. Pensábamos en cómo ir mejorando la rentabilidad de la Cooperativa para hacer viables nuestras explotaciones para comer y beber del vino».
De estos 25 años, Beroz destaca «la cantidad de personas que han pasado por las bodegas y el esfuerzo que se aportó en la década de los 90, donde nos encontramos con vinos de calidad, un viñedo con variedades, con adaptación optima al territorio y con un gran potencial enológico, y con capital humano y tecnológico. En esa década encontramos una coyuntura económica muy buena y un gran crecimiento a raíz de la explosión comercial del vino».

Embotelladora de Bodega Pirineos, una de las pioneras. Foto JLP.En esos años se produce el «boom» vitivinícola y la D.O pasa de tener 2.000 hectáreas de viñedo a 4.700 y es cuando llegan nuevas empresas bajo el paraguas Somontano.
En la actualidad, la crisis también afecta al sector del vino. Pero Beroz, confía en salir con «esfuerzo» de la actual coyuntura: «Tenemos alguna dificultad por colocar en el mercado toda nuestra producción de una superficie que se ha más que doblado en los últimos diez años. Eso genera tensión con los excedentes que esperamos que sean coyunturales. Habrá que sufrir y vender más. De hecho este año al igual que otros hemos crecido un 5% en ventas, pero tenemos una gran producción que generará situaciones complicadas en bodegas y viticultores».

Muestra Gastronómica del Festival Vino Somontano. Foto JLP.Por otro lado, Somontano es pionero en Aragón en sumarse al enoturismo, convertir las bodegas en espacios visitados por el turista y ofrecerles cursos de catas dentro de la Ruta Vino de Somontano que forma parte de la ruta nacional del vino. A ello hay que añadir que este verano se celebrará otro aniversario, el décimo de los Festivales de Vino Somontano que junto a la Muestra Gastronómica atraerá a Barbastro a millares de amantes de la música y la enología.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *