• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Economía, Huesca

Los programas de desarrollo rural reciben un nuevo impulso de la Diputación Provincial con una inversión de 840.000 euros

Representantes de los centros de desarrollo rural con Cosculluela. Foto S.E.Un nuevo acuerdo entre el Presidente de la Diputación de Huesca, Antonio Cosculluela, y los máximos responsables de los grupos de acción local de la provincia favorecerá la ejecución de los programas de desarrollo rural en todo el territorio. En virtud del convenio firmado la Diputación asumirá los gastos de gestión y funcionamiento de cada uno de los seis grupos de acción local con una inversión global durante los próximos siete años de 840.000 euros, que servirá para financiar el gasto corriente generado por los proyectos que desde los centros de desarrollo se están poniendo en marcha para la mejora del patrimonio arquitectónico y medioambiental y de los servicios básicos para la población rural.

Este acuerdo se suma al firmado con las comarcas y los grupos de acción local el pasado mes de noviembre por el que se han destinado 20 millones de euros a las iniciativas Leader en la provincia hasta el 2015, dentro del programa de desarrollo rural de Aragón.

Cada uno de los centro de desarrollo son los encargados de gestionar las medidas y programas de desarrollo rural en su zona de influencia. Por ello, el Presidente de la Diputación de Huesca, Antonio Cosculluela, ha dicho que la Diputación destinará 120.000 euros a los grupos de acción local cada año iniciándose en este mismo ejercicio. Cosculluela se ha referido a este nuevo acuerdo como «un programa especial» que busca facilitar la gestión de los centros de desarrollo en un periodo en el que van a dar lugar a numerosos proyectos cuya financiación estaba cubierta por el anterior convenio.

Son seis los grupos de desarrollo rural Leader que trabajan en la provincia oscense: Cedesor (Sobrarbe-Ribagorza), Ceder-Somontano, Ceder-Monegros, Adecuara (Jacetania y Alto Gállego), Adesho (Hoya de Huesca) y Ceder-zona oriental (La Litera, Bajo Cinca, Cinca Medio). Antonio Escalona, Mariano Altemir, Lorena Canales, María del Carmen Martínez, Guillermo Palacín y Faustino Rami son, respectivamente, los presidentes de los centros de desarrollo de la provincia y que hoy han firmado los convenios con la Diputación Provincial. En el mismo acto han estado presentes la presidenta de la Red Aragonesa de Desarrollo Rural, Lourdes Arruebo, y el Presidente de la Comisión de Iniciativas Locales de la Diputación, José Torralba.

Antonio Cosculluela recuerda que desde la Diputación Provincial se puso en marcha el primer programa de dinamización del mundo rural cuando en estos territorios todavía nadie había oído hablar de iniciativas europeas de desarrollo. En el año 90 se inició la primera colaboración interinstitucional con el objetivo de acceder a la programación europea de desarrollo rural y en Huesca fue el Plan de Turismo Verde el que propició la implantación de la primera iniciativa comunitaria LEADER I y marcó el comienzo de una nueva concepción de la política de desarrollo rural, generando una economía alternativa en el medio rural a través de una red de alojamientos turísticos con un alto nivel de calidad.

La Diputación Provincial de Huesca tiene una larga experiencia en el desarrollo de iniciativas comunitarias como los programas LEADER o INTERREG. Desde el comienzo de la aplicación de estas propuestas, la Diputación ha participado en todas las convocatorias.

Un proyecto en cada municipio

En palabras del Presidente de la Diputación Provincial, los proyectos van a suponer «una importante inyección económica» que como afirma Antonio Cosculluela «alcanzarán a todo el territorio». Cosculluela ha explicado que los centros de desarrollo cubren todo el Alto Aragón y prácticamente «va a realizarse un proyecto en cada municipio».

Entre los proyectos que se están poniendo en marcha se contempla la puesta en valor del patrimonio popular ligado al ciclo del agua, una red de senderos del agua en el municipio de Bailo, la restauración de la Ermita de San Salvador de Panticosa o la instalación en la Ribagorza de un centro de interpretación sobre el patrimonio recuperado en los últimos años en la zona. Por su parte, en otros puntos del Alto Aragón se plantea suprimir las barreras arquitectónicas en los locales municipales, como es el caso de Salas Altas.

En la zona oriental de la provincia las acciones van encaminadas a convertir edificios históricos de localidades como Tamarite de Litera, Albelda, Osso de Cinca, Monzón o Ballobar en espacios de uso público y cultural.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *