• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Alto Aragón, Colungo

El dispositivo de búsqueda concluye la tercera jornada sin rastro de la senderista belga desaparecida en Colungo

Amanece en la pequeña población de Colungo con una agradable sensación térmica. La lluvia caída en la noche y una suave brisa dan una tregua a las duras jornadas de calor del domingo y lunes, protagonizadas por elevadas temperaturas.

Un guardia civil divisa el monte de Colungo. Foto JLP.Sobre las ocho de la mañana un grupo de vecinos de Colungo se encaminan hacia la senda del Portal de La Cunarda, una pista que une Bárcabo con el despoblado Suelves, próximo a Naval. A unos 500 metros donde la senderista belga fue vista por última vez por su familia se ha fijado el centro de operaciones de un dispositivo de búsqueda en el que participan unas 25 personas entre vecinos del pueblo, agentes forestales de Sodemasa del Parque de la Sierra y Cañones de Guara y agentes del cuerpo de montaña de la Guardia Civil de Huesca, Jaca, Benasque, Panticosa y Boltaña. A ellos se ha unido Francisco Castaño, vecino de La Puebla de Castro, de Protección Civil de Lérida y experto en la búsqueda y rescate de personas desaparecidas con dos de sus perros adiestrados. Además se ha contado con dos perros más de la guardia civil que tampoco encontraron rastro de la desaparecida.

A las nueve, voluntarios y forestales de Sodemasa de Panzano (que dieron el relevo a los de Alquézar) mantienen una reunión con los agentes de la Guardia Civil, encargados de coordinar la búsqueda. Plano en mano es la hora del reparto de tareas, de formar grupos y de comenzar, de nuevo a peinar la zona. Los conocedores de la zona, los pastores y cazadores acompañan a agentes de la guardia civil hasta las zonas más complicadas como pueden ser los barrancos de Palomeras, Tacho o de Fornocal. «Son sitios inexpugnables que hacen de frontera natural y a los que sólo se puede llegar con cuerdas o desde el helicóptero», afirman fuentes del dispositivo de búsqueda.

Búsqueda con perros. Foto JLP.Según los expertos las primeras 48 horas son decisivas para encontrar con vida a una persona desaparecida, en la medida que el tiempo transcurre las posibilidades se hacen más remotas. El caso de la senderista francesa Teresa perdida en Ordesa, que aguantó con vida once días, es muy comentado en esta búsqueda pero no sirve de ejemplo. «Ordesa es distinto a esta zona. Las temperaturas son más bajas y aunque las sendas pueden tener maleza y ser más estrechas hay agua y el barranco puede dar cobijo a una persona. Pero aquí no hay agua, estamos rodeados de monte bajo y el calor es muy duro», explican las mismas fuentes.

En ese sentido, la búsqueda ha sido muy exhaustiva tras conocer la noticia de la desaparición y se ha peinado palmo a palmo toda la senda de La Cunarda, los márgenes y alrededores, zonas donde sólo se encuentran carrascas, aliagas, romero y piedras. Con la ayuda de los helicópteros y de expertos en la zona se sondeo en varias ocasiones los barrancos de Pilones, Tachos, Sarratanas, Las Palomeras, Ramillar y el Fornocal. También se han registrado todas las casetas de monte, baguadas con abundante vegetación, las pistas, cortafuegos y los caminos que llevan a Suelves o Bárcabo sin éxito. El radio comprendido ayer ya alcanzaba aproximadamente los cinco kilómetros de radio a la redonda de un territorio revisado palmo a palmo. «Desde el helicóptero se podía coger las hierbas», explicaban fuerzas del operativo con una imagen que ilustra hasta que punto está llegando esta búsqueda.

Búsqueda con helicópteros. Foto JLP.El marido de la desaparecida y sus dos hijos también han participado en las labores de búsqueda. «El lunes estaban muy afectados por lo sucedido pero parece que hoy -por ayer- iban encajando los hechos aunque están desechos y nos agradecen como pueden la búsqueda», explicaba uno de los vecinos de Colungo.

Al mediodía se realizó una parada para almorzar y unos momentos de descanso para reponer fuerzas, comentar las zonas registradas y planear la siguiente batida.

Sobre las dos de la tarde se dio por concluida la primera sesión y agentes, forestales y voluntarios se desplazaron a Colungo para comer y reanudar la búsqueda por la tarde hasta las 20 h., en la que se suspendió hasta la mañana siguiente. Los operativos de búsqueda volvieron a visitar las zonas anteriormente rastreadas y recorrer los caminos por donde quizá pudo extraviarse la senderista.

Los guardias civiles consultan el plano. Foto JLP.El dispositivo de búsqueda contó en esta ocasión con la presencia por la mañana de un helicóptero del Gobierno de Aragón y por la tarde del helicóptero de la Guardia Civil que por la mañana había acudido a otro rescate en Jaca y Teruel.

Un posible desvanecimiento

Las únicas pistas que se tiene de la mujer es que llevaba calzado de montaña, pantalón corto y una camiseta roja. Mientras realizaba la ruta comunicó a su familia que se encontraba indispuesta, su marido le comunicó el itinerario a seguir, una senda que llevaba a la pista y de ahí a la carretera del pueblo. Ese mismo punto es donde se ha hecho más hincapié sin éxito.

Despertación mediática por la desaparición. Foto JLP.La guardia civil baraja la hipótesis de que la senderista hubiera sufrido un desvanecimiento debido al fuerte calor, de hasta 40º, que imperó el domingo y el lunes y a que se encontraba sin agua. Por ello se está buscando en cada recoveco del monte de Colungo, incluso en las zonas de paso más complicadas. «Ésta es una zona muy difícil si te sales de la senda y si no la conoces ya nos sales», afirma Fernando con escepticismo, un veterano ganadero de Colungo que ha participado en las tres jornadas de búsqueda, en la tarde noche del domingo, el lunes y ayer, y que ha guiado a la guardia civil hasta lugares prácticamente imposibles de atravesar.

Videntes

Los días de espera han desatado las especulaciones y la imaginación de vecinos y personas ajenas a este hecho. «En el pueblo no se habla de otra cosa», explica José, un jubilado de la localidad. Además, al igual que han ocurrido en otros casos similares, la noticia ha llegado a oídos de una vidente que comunicó a una persona allegada al personal que realiza la búsqueda «que la mujer se encontraba en un barranco, con una pierna rota y mirando a la carretera». «Eso es algo que podemos decir cualquiera, pero en cualquier caso hemos rastreado todos los barrancos y no hemos encontrado nada», concluían agentes y voluntarios.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *