• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Cultura, Monzón

Gran acogida de la novela ‘Palmeras en la nieve’ de Luz Gabás en su Monzón natal

Raras veces se puede ver rebosante el amplio salón de actos de la Casa de la Cultura de Monzón. Pero en la tarde del lunes, la montisonense de nacimiento y benasquesa de adopción, Luz Gabás, consiguió concitar la atención de alrededor de 150 personas que asistieron a presenciar uno de las primeras presentaciones de su novela ‘Palmeras en la nieve’ editada por Temas de Hoy y que está siendo una de las sensaciones literarias del momento.

La autora durante la firma de ejemplares. JLP.Gabás es hija de colonos altoaragoneses que se desplazaron en busca de un mejor porvenir a la isla de Fernando Poo en Guinea Ecuatorial en la época colonial que ligaba a este país a España.

En su novela, la profesora y alcaldesa de Benasque, relata la historia de tantos benasqueses que viajaron a Guinea y trabajaron en Fernando Poo, recreando las condiciones de este proceso colonizador, el mundo en este valle pirenaico, las relaciones humanas entre españoles y africanos, colonos y colonizados. Además de historia, también hay «amor y pasión. Es una novela caliente», como explicó la autora, en su presentación en la que estuvo arropada además de por numerosos amigos y vecinos, por la alcaldesa Rosa María Lanau, el escritor montisonense Daniel Vilalta, y Enrique Casasnovas, editor local que tuvo en sus manos el primer manuscrito de la autora.
El salón de actos estuvo abarrotado. JLP.Gabás aseguró sentirse emocionada por la presentación de la novela en su ciudad natal: «Me hace más ilusión y para mí es más importante que las presentaciones que haré en las capitales».

La obra va por la tercera edición y la productora Antena 3 Films adquirió los derechos de la misma antes de que se llegara a publicar como novela. No sé sabe si acabará siendo película o serie, pero Gabás aseguró que luchará para que se ruede en el valle de Benasque.

La novela también se va a distribuir en Italia y en EE.UU.
Gabás aseguró vivir en un «sueño» tras un largo trabajo de cinco años en el que culminó una novela de 500 páginas que presentó a varias editoriales aragonesas sin obtener ninguna respuesta a cambio. El interés llegó de Milenio, una modesta editorial de Lérida, con quien la autora firmó un acuerdo. Pero el azar quiso que una semana antes de publicarse, recibiera una llamada de Planeta comentándole que la editorial estaba interesada por editarla. Planeta compró los derechos a Milenio y pidió a Gabás que ampliara su novela, que tenía 500 páginas, para desarrollar la parte colonial de la historia, desconocida para el gran público. «De las 500 páginas se pasó a 900 pero al final llegó la dolorosa poda hasta dejarla a 700», explicó.

Lanau, Gabás y Vilalta. JLP.La publicación por Temas de Hoy, perteneciente a Planeta, le ha dado «credibilidad, porque estuve cinco años trabajando en la novela y parece que no me creía nadie porque nunca se publicaba». «Yo estaba feliz cuando me iba a publicar la editorial de Lérida pero estoy satisfecha de que haya sido una editorial más grande. Estoy orgullosa de poder hablar de Benasque, Cerler y Monzón por todos los medios a donde voy», afirmó.

La autora puso énfasis en su intervención en rescatar «el pasado oculto» del periodo colonizador en Guinea. «Los hijos de coloniales recibimos una herencia compartida. Había un pasado cerrado, oculto que tenía muchas ganas de salir y ahora están saliendo muchos testimonios y anécdotas sobre la revisión de los coloniales», afirmó.

La autora conversa con los lectores. JLP.Con una idea clara sobre lo que son las colonizaciones, «donde unos dominan y otros son dominados», ‘Palmeras en la nieve’ no es una novela de denuncia social. «Yo no puedo juzgar desde un país democrático y una situación de privilegio. He trazado unos personajes muy perfilados y prefiero que el lector saque sus conclusiones y decida con qué ideología se identifica más», apuntó. Asimismo insistió en que esta novela pretende ser un homenaje a tantas personas que fueron en busca de un futuro mejor, y también quiere rescatar del olvido una colonización poco conocida. «Esta novela es un compromiso de lo que hicimos durante tanto años de ocupación blanca de la isla. Pero también hay un compromiso con la otra parte, con los otros, con lo desconocido, con los que a veces nos provoca rechazo. Y creo que personas ecuatoguineanas se han sorprendido de cómo se pudo pasar de una relación tan intima de entre ambos países al olvido más absoluto. No hay ni malos ni buenos, sólo trabajo duro. La gente iba a trabajar a partirse la espalda y se pegaban meses sin ver a nadie y otros fueron al casino, mi padre fue a buscar dinero, como los guineanos.

Lamenta que en España no se conozca la historia más reciente de las colonias en África. «Sabemos mucho de la dictadura de Hitler y de Stalin, pero cuando los españoles dejamos Guinea llegó el dictador Macías y fue un autentico genocidio. Fueron once años terribles tras marchar los españoles de la isla y eso no ha trascendido. En España todo lo que tenía que ver con Guinea se declaró materia reservada y hay muchas historias por saber y por escribir del lado español y africano y si esta novela sirve para abrir esa puerta y recoger los testimonios de las personas que quedan y que son mayores yo ya me daría por satisfecha».

Gabás terminó la charla con el público ahora va a tomarse unos años de descanso y que espera seguir escribiendo «pero como una obligación moral, porque me salga de dentro como ha sido esta novela, no como una obligación laboral».

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *