• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Azlor, Barbastro, Deportes, En portada

Recorrido por los senderos de Azlor

Montañeros de Aragón Barbastro.
Foto de familia en la Torre Farnagüelo. Azlor fue nuestro punto de encuentro para esta magnífica excursión de senderismo infantil, organizada por Montañeros de Aragón Barbastro, en colaboración con el Ayuntamiento de Azlor y la Comarca de Somontano. Desde allí salimos para recorrer un tramo de los senderos señalizados en su entorno.

El día amaneció nublado con amenaza de lluvia, pero el tiempo nos respetó, pudiendo completar la ruta con total normalidad y disfrutando de un excelente ambiente en una de las excursiones más participativas de esta temporada.

En Azlor nos espera el grupo de niños y padres que se incorporan también a esta ruta. Somos un numeroso grupo de cincuenta participantes entre niños de todas las edades, padres y monitores.

Salida de Azlor. Seguimos los paneles señalizadores de comienzo de ruta y salimos en direción norte. Siendo que el tiempo está inestable realizaremos en esta ocasión el recorrido corto.

Nos dirigimos por el camino bien marcado que nos conduce en primer lugar a los lavaderos moros. Interesante lugar, único de sus características, cuyo entorno se ha recuperado como zona de recreo. Son unos de los lavaderos rupestres excavados en la piedra arenisca mejor conservados que se conocen. Pili Lisa nos explica todos los detalles de este interesante lugar, están comunicados entre si con unos canalillos por donde circula el agua, aprovechamos para realizar aquí una parada de descanso y reponemos fuerzas con el almuerzo.

Lavaderos de los moros.Una vez abandonado este lugar, enseguida encontramos la Fuente de Labanera (siglo XVI), que responde al modelo habitual de construcciones de este siglo que encontramos en diferentes poblaciones, fue igualmente restaurada por la Comarca de Somontano, destacando la interesante rehabilitación realizada durante estos últimos años de los diferentes lugares de interés arquitectónicos, que ponen en valor el extenso patrimonio cultural que tenemos en el Somontano.

Continuamos camino, en algunos momentos el cielo se vuelve más gris pero confiamos en poder finalizar la ruta sin mojarnos, tenemos ya a nuestra vista la torre de Farnagüelo que asoma imponente en la loma y nos hace retroceder con la imaginación en el tiempo, recordándonos la existencia de un interesante pasado.

Caminos de Azlor.El color del paisaje ha cambiado tras las últimas lluvias que han dejado unas bonitas tonalidades de verdes, recuperando en parte la vegetación tras la pertinaz sequia del invierno.

La Torre de Farnagüelo, es lo que se conserva de los restos del antiguo castillo del mismo nombre, antiguamente lugar estratégico, torreón defensivo que vigilaba el paso desde el norte. También en la localidad hubo otro castillo, el de Azlor.
Subimos a la torre para hacernos la foto de grupo, con la vista de la población al fondo. Los más pequeños trepan con agilidad y se encaraman también a su parte más alta que tiene una altura considerable. Antes de abandonar este lugar, de nuevo Pili Lisa nos explica su historia, que los pequeños escuchan con asombro.

Fuente Labanera.Cerramos el círculo para regresar de nuevo a Azlor, hemos elegido en esta ocasión el recorrido más corto ante la previsión de lluvía, volvemos a la localidad para visitar la Iglesia de Ntra Sra. de las Victorias del siglo XVI, de gótico tardío. Subimos a la torre por la empinada escalera excavada en la roca, desde lo alto del campanario al que accedemos por una vertiginosa escalera metálica, divisamos una excepcional vista de la localidad.

Recorremos después sus calles, donde destacan algunos ejemplos de arquitectura tradicional del Somontano del siglo XVIII con arcos de ladrillo y aleros de madera. Nos esperan sus habitantes, con su alcaldesa Maribel de Pablo al frente, ofreciéndonos un aperitivo de despedida en la «Casa del Barón», edificio restaurado por el Ayuntamiento. El ambiente de camaradería reina en el grupo.

Volveremos en otra ocasión a Azlor para completar el recorrido más largo hasta el Embalse de la Fondota, que cierra y recoge las aguas del Barranco de la Clamor, siendo una presa de las más interesantes del Somontano, que data del siglo XVIII.

Hemos disfrutado en esta excursión con un ambiente excepcional, también del magnífico recorrido lleno de lugares de interés y bellos contrastes. Cultura, deporte y naturaleza al unísono, esperamos volver pronto.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *