• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Deportes, El Grado

“En inmigración se sorprendieron que viniéramos a jugar este campeonato”

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La sensación del Campeonato del Mundo de Parchís sin duda fue la presencia de una delegación procedente de Colombia que se desplazó desde el país andino expresamente para participar en esta cita bienal. Inspirándose en la competición de El Grado, que ha demostrado que no solo salta fronteras sino que también océanos, la cooperativa de profesionales de Colombia COOMEVA, que cuenta con 210.000 asociados, decidió organizar un campeonato de parqués (nombre que recibe este juego) por todo el país para fomentar este tipo de juego como propuesta lúdica para toda la familia. Con las reglas interpretadas por la Asociación de Amigos del Parchís de El Grado – Lo Grau, han desarrollado este verano partidas en 38 ciudades de Colombia en las que han participado 2066 personas.

Los colombianos recibieron una ovación. Foto JLP.Ayer, tras un largo viaje de 16 horas desde Bogota, el campeón colombiano Juan Carlos Serrato y el subcampeón Rafael Guevara vieron cumplido su sueño de sentarse ante el tablero de juego de El Grado. Y es que a diferencia con el campeonato de El Grado, las partidas colombianas eran individuales, por lo que el campeón y el subcampeón formaron en esta ocasión pareja. Sin apenas conocerse y con unas «estrategias básicas», la pareja colombiana llegaba con todas las ilusiones a El Grado. «La esperanza es llegar hasta la final», señalaba el campeón Juan Carlos Serrato. Por su parte, su compañero se mostraba muy satisfecho de poder haber llegado hasta este torneo mundial. «Es un gusto enorme poder haber venido a esta población. El Grado es un pueblo muy hermoso y estamos a la expectativa del campeonato, mirar de diblar lo mejor posible y poder pasar».

Los campeones de Colombia con los campeones de la última edición. Foto JLP.Pasadas las doce, comenzaron a batirse los cubiletes señal de que empezaban la primera ronda del campeonato del mundo. La pareja colombiana paso la primera ronda porque sus rivales no se presentaron y jugaron como entrenamiento una partida con otra pareja española. «De momento ya hemos pasado la primera ronda. Esto va bien», bromeaban.

Tras la comida, a las cinco de la tarde se reanudaban las siguientes eliminatorias. «Hemos hablado de las estrategias pero creo que todo dependerá de cómo se desarrolle el juego. En función del juego habrá que plantear las estrategias», apuntaba el campeón.

Los campeones colombianos. Foto JLP.Durante toda la jornada la delegación colombiana disfrutó del ambiente, se dejó fotografiar e hicieron nuevas amistades. Juan Carlos Serrato destacó el buen clima en el que se desarrolla esta competición. «El de El Grado es muy distinto al torneo de Colombia. Acá es como un tipo de feria, muy chévere, jovial, me ha parecido muy chévere muy bacano».

Tanto Serrato como Guevara se sentían afortunados por sólo pisar la plaza mayor de El Grado pero no olvidaban su papel de embajadores colombianos ni el aspecto lúdico de la cita. «El premio ya es estar aquí y ahora hay que dejar bien el buen nombre de Colombia, como siempre es alegre y jovial y poder hacer muchos amigos. Para nosotros esto son una grandes vacaciones».

El organizador del torneo colombiano Gerardo Restrejo viajó junto con el campeón y subcampeón del campeonato andino así como con una delegación de diez personas que no pasó desapercibida. Ataviados con uniforme blanco y verde y con los típicos sombreros cafeteros de Colombia, lucían la bandera tricolor de su país, la simpatía y la alegría por estar en «tierra amiga».

Los colombianos izaron la bandera del parchís. Foto JLP.Para la delegación colombiana su estancia en El Grado era «un verdadero gusto» tras haber completado «un viaje de 10 horas en avión desde Bogotá a Madrid y seis más desde la capital española hasta El Grado en automóvil. Es un recorrido grande así que a ver si podemos llegar lejos, hasta la final como mínimo». La larga distancia recorrida y el cansancio no era nada comparado con la «felicidad y alegría» de este grupo, que recordaba con sonrisas su llamativa llegada al aeropuerto de Barajas. «Nuestra presencia ha llamado la atención aquí en España cuando llegamos. Inclusive en el mismo departamento de Inmigración no sabían que se disputaba en este país un campeonato mundial de parchís», señalaba Gerardo Restrejo.

La delegación colombiana recibió los aplausos más emotivos en el desfile de «parchiseros» que tuvo lugar momentos antes del izado de la bandera, del cántico del himno al parchís y de la agitación al unísono de los cubiletes. «De entre todos los grupos hay uno que ha venido desde Colombia, donde se ha jugado un campeonato nacional. ¿Y sabéis cuál ha sido el premio para los ganadores? ¡Venir a jugar el Campeonato del Mundo a El Grado!», gritaba un pletórico Joaquín Paricio desde el estrado ante una multitud que ovacionaba al conjunto colombiano.

El presidente de la asociación colombiana Gerardo Restrejo agradecía este caluroso recibimiento: «La verdad es que se respira el ambiente del parchís o del parqués. Esto es todo animación y una verdadera fiesta. No sé si daremos la sorpresa o si ganaremos pero por lo menos hemos venido a participar, que es muy importante, de una manera fraternal y muy amigable».


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies