• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Barbastro, Sociedad

El Instituto del Verbo Encarnado releva a los misiones Claretianos en el monasterio de El Pueyo de Barbastro

Mañana será un día histórico para el monasterio de El Pueyo de Barbastro. Uno de los rincones más emblemáticos de la comarca de Somontano y por extensión de la diócesis Barbastro – Monzón verá en la tarde de este domingo cómo se lleva a cabo el relevo de los misioneros claretianos por los monjes del Instituto del Verbo Encarnado, entidad religiosa que procede de Argentina y que cuenta con presencia internacional.

Los claretianos dejan El Pueyo. Foto JLP.Para llevar a cabo este relevo, la diócesis de Barbastro – Monzón celebrará una misa a las 18:00 h. en la explanada del santuario y que estará presidida por el obispo Alfonso Milián quien en su homilía agradecerá la labor realizada por la comunidad claretiana durante 47 años en el santuario y dará la bienvenida a la nueva congregación.

Se espera que la misa de este domingo sea multitudinaria -de hecho en lugar de realizarla en el templo se ha escogido una zona exterior- dado que la virgen del Pueyo es la patrona de la diócesis y hasta este santuario peregrinan más de cuarenta poblaciones de las comarcas del Somontano y de La Hoya de Huesca. El obispo Milián ha invitado a los sacerdotes y laicos de esta diócesis y de la de Huesca a que acudan a esta celebración, así como se ha cursado invitación también a todos los alcaldes de los pueblos que procesan devoción a la virgen de El Pueyo.

Monasterio de El Pueyo. Foto JLP.Ante la masiva afluencia, se ha establecido un dispositivo de Protección Civil y la Asociación de Amigos de El Pueyo ha habilitado un servicio de autobuses que partirá desde la plaza del Sol, a las faldas del santuario. La circulación hasta el templo desde dicha plaza estará prohibida.

El Padre Provincial de los Claretianos en abril de 2008 comunicó al obispo Milián «de forma irrevocable» que los tres sacerdotes dejaban el monasterio de El Pueyo para trasladarse a la residencia e iglesia que la misma orden tiene en la calle Conde de la ciudad del Vero. La decisión estaba motivada por la escasez de vocaciones que esta orden tenía. Según explica Milián, esta noticia le produjo «una preocupación muy grande porque no era fácil encontrar en estos momentos una comunidad religiosa que se hiciera cargo». «Me encomendé a la virgen y le pedí: Concédenos Madre unos dignos servidores tuyos. Fui preguntando a obispos y personas que pudieran conocer algo y al final encontré a los religiosos del Verbo Encarnado», explica Milián.

Alfonso Milián. Foto JLP.Se trata de una Fundación que nació hace veinticinco años en Argentina, que tiene su sede en Italia y se ha extendido por varios países. Los contactos con esta fundación fueron muy favorables desde el primer momento y es que cabe apuntar que su fundador estuvo en la beatificación en Roma de los 51 mártires claretianos, fusilados en la Guerra Civil en Barbastro.

Tras dos visitas a Barbastro y varios correos electrónicos, las negociaciones del obispo Milián con esta Fundación han dado sus frutos. Así dos sacerdotes del Instituto del Verbo Encarnado se harán cargo desde mañana del monasterio de El Pueyo, abriendo así una nueva etapa y garantizando el servicio sacerdotal a las procesiones que durante siglos se llevan a cabo en este santuario.

Dos nuevos curas

En otro orden de cosas, la vista a Colombia del obispo de Barbastro – Monzón ha dado sus frutos ya que después de recorrer varias diócesis del país andino y entrevistarse con prelados y sacerdotes, Alfonso Milián ha logrado el compromiso de dos sacerdotes que engrosarán las filas de la diócesis altoaragonesa. Milián afrontó recientemente un viaje hasta Colombia para terminar de concretar las conversaciones mantenidas por correo electrónico con varios sacerdotes que habían mostrado su interés por ejercer su labor pastoral en los núcleos rurales del Alto Aragón ante la carencia de vocaciones españolas.

Estos dos nuevos sacerdotes se incorporarán a la diócesis de Barbastro – Monzón en un plazo de «cinco o seis meses» como precisó Milián, una vez que se hayan tramitado toda la burocracia administrativa.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *